¡Qué conste... son reflexiones!

"Seamos realistas, pidamos lo imposible"

Sócrates A. Campos Lemus

"Seamos realistas, pidamos lo imposible"

Temas clave / Columnistas

Política

Mayo 07, 2018 20:02 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
Sócrates A. Campos Lemus › diarioalmomento.com

524 vistas

Es curioso que a los cincuenta años del movimiento estudiantil de 1968, todavía, muchos de los ’dirigentes’ que extrañamente aparecieron de la nada o que ocultos por los pitazos que les daban sus ’asesores’ nos vengan a decir que el MOVIMIENTO ESTUDIANTIL POPULAR DE 1968 ,tenía una dirigencia ,y esta era una dirigencia ordenada y militante salida de una sola institución: la UNAM, sin duda sus aportes y sobre todo el tener entre sus maestros a funcionarios importantes y destacados profesionales, unos que estaban al lado de los estudiantes y otros que eran los puentes de negociación y que llevaban las noticias al gobierno, donde prestaban sus servicios o bien se apuntaban para asesorar a los chavos calientes, tuvieron una función destacada, sobre todo en el campo intelectual, ellos, leían mucho más que los pobres y jodidos estudiantes del POLITÉCNICO Y DE LA NORMAL que más que leer y elucubrar sobre el movimiento, lo hacían en las calles, en las escuelas, en las reuniones de la plazoletas donde explicaban lo que hacíamos y el porqué de nuestra molestia y acción, muchos pero muchos no entendían lo que los exquisitos y librescos comunistas, hablaban de la revolución y de cómo se debería conducir una revuelta con este sentido, los más, nos refugiamos en las logias AJEF, donde muchos maestros de la revolución y guerra civil española nos comentaban los desmadres de unos y de otros y, al final de cuentas, lo que queríamos es que se nos resolviera el PLIEGO PETITORIO DE SEIS PUNTOS: LA DESAPARICIÓN DEL CUERPO DE GRANADEROS, LA DESTITUCIÓN DE LOS JEFES DE LA POLICÍA Cueto y Mendiola, la libertad de los compañeros detenidos, la indemnización a los estudiantes y familiares heridos y muertos, la LIBERTAD DE LOS PRESOS POLÍTICOS Y LA DEROGACIÓN DE LOS ARTÍCULOS 145 Y 145 BIS DEL CÓDIGO PENAL QUE ESTABLECÍA EL DELITO DE DISOLUCIÓN SOCIAl. Y eso, no era una revolución…

Lo del diálogo publico SALIÓ EL DÍA 27 DE SEPTIEMBRE DE UN DISCURSO que hicieron varios compañeros comisionados para el tema, entre ellos, Guevara Niebla, Raúl Álvarez Garín y otros más, lo leería un compañero de la escuela Wilfrido Massieu al que se le fue la voz en la marcha y al final, en una manifestación multitudinaria de gran vigor, con los altavoces en las calles y en el Zócalo, se determinó que lo leyera Fernando Hernández Zárate y en el mismo texto se sostenía que solicitábamos el DIÁLOGO PUBLICO EN EL ESTADIO UNIVERSITARIO O EN EL PALACIO DE BELLAS ARTES y la gente estaba muy vibrante ya que anteriormente había subido, por la propuesta de algún maestro, una madre que le decía, entre otras cosas a Gustavo Díaz Ordaz: ’AQUÍ ESTAMOS LAS MADRES MEXICANAS PARA SEGUIR PARIENDO HIJOS, AUNQUE NOS LOS MATES’ y con esa libertad y consignas, la gentes acelerada se agrupaba a las puertas de palacio y golpeaba, y los gritos de que el dialogo se realizara en el Zócalo, Zócalo, ahí viendo desde el techo del camión donde estábamos, tomé la determinación de pedir la votación para que se calmaran los ánimos, como ocurrió , para que después en el seno del Consejo Nacional de Huelga explicáramos lo sucedido y solicitáramos a los representantes estudiantes de los comités de lucha que se aclarara el tema y así, algunos pensaban que saldría a los balcones de Palacio, Díaz Ordaz, y a un grupo de estudiantes de derecho encabezados por sus representantes, decidieron colocar tiendas de campaña con la consigna de que no se moverían hasta que se diera respuesta al Diálogo Público, y ya sabemos la reacción de la represión política que utilizaba esos elementos para mostrarnos como intransigentes y se diera como respuesta la violencia de parte del gobierno, la ocupación de las instalaciones en la UNAM y el IPN y la Normal y se extendiera esa represión a los estados donde los jóvenes apoyaban al movimiento.

Nosotros no entendíamos que en aquellos tiempos, el poder y los políticos en el poder, no entendían ni aceptaban EL DÍALOGO PÚBLICO, ellos, imponían y lo hacían con todo el control de los medios de comunicación que estaban a su servicio y manipulaban la información para dividir a los grupos de representantes ya que unos, tenían, sin duda, el asesoramiento de maestros y funcionarios que eran operadores del poder y es por ello que los operadores de las negociaciones se manifestaron desde la universidad prestándose la casa del Rector para las primeras pláticas, donde al final de cuentas nos engañaron y asesinaron, y no como una acción de provocación de los jóvenes, sino como la reacción directa de los políticos en el poder, y de esto, hay mucho que hablar…

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor