1

1,809 vistas

Febrero 04, 2019 16:05 hrs.

PijamaSurf › Emmanuel Ameth Noticias

Entretenimiento Internacional › México


Entre los momentos emblemáticos de la historia del rock, sin duda uno que quedó grabado en la memoria colectiva fue aquel en el que una de las bandas más importantes del género, The Beatles, ofreció una actuación sui generis nada menos que en una azotea de Londres.

Esa especie de ’audición’ espontánea ocurrió el 3 de enero de 1969 en el número 3 de la calle Savile Row, en el centro de Londres, donde se localizaba el edificio de Appel Records, la casa productora donde la banda grababa el álbum Let It Be. Por alguna razón el grupo consideró que la azotea del lugar era un buen sitio para realizar las interpretaciones de canciones como "Get Back’, "I’ve Got A Feeling" o "Don’t Let Me Down" (uno de sus éxitos más conocidos), una decisión inusual, fiel a su espíritu disruptivo, que además le dio al momento cierto toque inolvidable.

Cabe mencionar que el suceso tuvo al menos dos circunstancias anecdóticas. La primera, que la policía londinense acudió al lugar para detener el performance en la azotea, pues el sonido provocado sobrepasaba los límites permitidos de ruido. La segunda, que al ocurrir esto, John Lennon se despidió del pequeño público que se había reunido en los edificios aledaños para escuchar a The Beatles con estas palabras: "Quisiera agradecerles en nombre de la agrupación y de nosotros mismos… espero que hayamos pasado la audición".


VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor