1

1,597 vistas

Agosto 11, 2019 10:57 hrs.

alfredo contreras prado › diarioalmomento.com

Policiaca Nacional › México Estado de México


Chicoloapan, Mex. -Ante el agobio y terror en que viven pobladores de este municipio motivado por las organizaciones delictivas que azotan a esta localidad.
Un lector envió a una misiva a conocido medio digital en donde expone en esa carta el grave fenómeno de la delincuencia delictiva que tal pareciera reta ya abiertamente a las autoridades de gobierno y policíacas que han estado y están en turno y por lo que estas dejan entrever, esas autoridades se ven atadas de manos por no poder o no saber que hacer para cuándo menos intentar disminuir los altos índices de atracos con violencia, secuestros, drogadicción, asaltos al transporte público, violaciones entre otros.
En su misiva el lector que aquí en Chicoloapan estuvo en las filas de la policía municipal, dice que conoció de cerca la espiral de violencia cotidiana en el rumbo, en especial en Santa Rosa, que ahora por razones de índole particular, vive en Chicago, Estados Unidos, y desde allá apunta su beneplácito de leer materiales como este en donde se da cuenta de cómo se las gastan las ratas desalmadas y asesinas.
Coincide el lector, en destacar que este asunto de la inseguridad pública se intensificó cuando empezaron a poblarse las Unidades Habitacionales, revela, inclusive, que la sesgada aplicación de la normatividad jurídica en cuanto a los Derechos Humanos ha sido un lastre para erradicar el actuar de las ratas porque, lamentablemente, es común que esa herramienta legal favorece a los ladrones, y de manera paradójica está en contra de los representantes de la fuerza pública, los policías, quienes a menudo son ellos los que resultan afectados por hacer su trabajo, y también por el daño físico que les suceda a los rateros en el proceso de su captura.
El lector reafirma su orgullo por haber pertenecido a la policía del entonces Distrito federal. Y además apunta: ’… yo viví en Santa Rosa, Chicoloapan, y sé cómo se mueve toda esa porquería llamada impunidad. Hay que resaltar que la delincuencia se disparó al 200% cuando se empezó a poblar por las Unidades Habitacionales’.
Luego de alabar al medio digital al cual le recibió su misiva, dice ’tuve que pedir asilo político en Estados Unidos por lo mismo de la situación de terror provocada por delincuencia organizada que se vive en Chicoloapan.
Y es que ciertamente el decir de la población es que la violencia cotidiana es uno de los principales fenómenos que a plena luz del día o noche tienen que enfrentar la sociedad de este lugar a esa plaga de malvivientes.
Drogadictos y malosos se pasean desde temprano hora se apostan en las esquinas en las esquinas en espera de víctimas, y también merodean el vecindario de Came y Ara en bicicletas y motocicletas.
Numerosos vecinos tienen historias similares. Estamos en el proceso de hacer labor común en contra de las ratas.
Comentan ciudadanos que muchos en el vecindario están por la tendencia de armar vigilantes ciudadanos y sin piedad atrapar a las ratas, lincharles, matarlos y erradicar la presencia de las ratas asesinas, y de raterillos de poca monta, concluyen.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor