1

2,308 vistas

Septiembre 25, 2019 21:55 hrs.

Jorge Herrera Valenzuela › diarioalmomento.com

Política Nacional › México Ciudad de México


Ni modo. No quería comentar sobre los tópicos de actualidad, pero las circunstancias y el gusanito de ser muy fijado en determinados detalles, me conducen nuevamente a ese sendero. Francamente las cosas cada vez son más complejas y los sucesos nos confunden o nos indignan. Al iniciarse la llamada Cuarta Transformación el aplauso nacional se escuchó porque iba a combatirse a dos lacras: la corrupción y la impunidad. No hubo una sola voz en contra, pero, el pero que nunca falta, terminarán los primeros doce meses del sexenio y solamente un multiproceso penal y una presunta responsable en prisión.
Bueno, eso no es todo. Un desconocido historiador y obscuro académico, siendo director general del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones Mexicanas, calificó de ’jóvenes valientes’ a los autores del asesinato, cometido hace 46 años, en la persona del empresario regiomontano Eugenio Garza Sada. El funcionario le renunció al Presidente de México, ’no a la derecha fascista’. Ya manchó el historial del respetado Instituto que fundó un grupo de distinguidos mexicanos, encabezados por el maestro Salvador Azuela Rivera. Por eso mismo no cito el nombre del renunciante, para no manchar este espacio.
Hemos escuchado en forma reiterada al presidente de origen tabasqueño que ya no hay guerra contra los narcos, así como el llamado para que piensen en sus mamacitas, que no sean tan violentos, que lo hagan por llevar las cosas en paz. La respuesta de los delincuentes ha sido, es y será, asesinando a más rivales, a los que les compiten por el control de territorio para operar. Los gobernadores, como el de Michoacán, demandan la intervención de la Fiscalía General de la República (por cierto, de nada sirve que le hayan cambiado la denominación a la PGR) al registrarse multihomicidios en restaurantes, en bares y en la vía pública, porque todas son acciones de los narcos que no tienen mamacita a quien respetar.
LA CEREMONIA EN LOS PINOS
En una ceremonia que se realizó el domingo pasado en la exresidencia presidencial de Los Pinos, fue entregado el Premio Nacional Carlos Montemayor a familiares de miembros del Grupo Popular Guerrillero que la madrugada del 23 de septiembre de 1965 tomó por asalto el cuartel militar de Ciudad Madera, Chihuahua. También se entregó un reconocimiento a una de las integrantes de la Liga Comunista 23 de Septiembre, organización político-militar creada en 1973 y a la que pusieron ese nombre para recordar a los trece guerrilleros que realizaron el ataque.
Patricia de la Garza Montaño, presidenta del Comité Organizador del Premio Nacional Carlos Montemayor, expresó en el acto celebrado en el salón Adolfo López Mateos que los profesores, estudiantes y campesinos que murieron en Ciudad Madera, ’eran jóvenes valientes que tenían el compromiso de rescatar las tierras de Chihuahua’. Por su parte Martha Alicia Camacho Loaiza sobreviviente de la Liga y que dijo fue torturada por militares y vio como daban muerte a su esposo, expresó: ’si fuimos valientes. Yo creo que así era, porque nosotros teníamos que hacer presión al gobierno por algunos temas específicos, por ejemplo la libertad a los presos políticos’.
Martha Alicia también afirmó, que durante los años 70, los de la llamada ’Guerra Sucia’, ’ocurrieron crímenes no sólo contra estudiantes, sino contra campesinos que exigían respeto a sus tierras y murieron por órdenes de empresarios y latifundistas, (a) los cuales no se investigaron’. Ella tenía 21 años cuando la detuvieron y fue llevada a la Novena Zona Militar y aseguró que fue liberada, tras ser torturada, mediante 300 mil pesos de rescate, cantidad entregada a agentes de la DFS (Dirección Federal de Seguridad). A su esposo José Manuel Alapizco Lizárraga lo asesinaron y desaparecieron el cuerpo. Martha Alicia dio a luz, en esos días, en condiciones infrahumanas, según manifestó.
El pasado lunes en el Centro Cultural Tlatelolco la titular de Gobernación, ministra en retiro Olga Sánchez Cordero, declaró ’a nombre del Estado Mexicano les ofrezco una disculpa pública por las transgresiones a sus derechos en el marco de las violaciones graves, generalizadas y sistemáticas a derechos humanos ocurridos en un contexto de violencia política del pasado’. En Monterey, Nuevo León, la promotora cultural Yolanda Santos de Hoyos formuló una pregunta: ’Qué tipo de ejemplo estamos dando a la juventud, cuando se premia la violencia?’
En el asalto al cuartel de Ciudad Madera murieron el teniente Marcelino Rigoberto Aguilar, dos sargentos, un cabo y dos soldados rasos, más 10 heridos. Perdieron la vida los guerrilleros el líder Arturo Gámiz García y su hermano Emilio junto con 8 de sus compañeros. El grupo lo integraban 13 jóvenes entre profesores, estudiantes y campesinos, siendo Raúl Florencio Lugo Hernández y Francisco Ornelas Gómez los dos que el domingo pasado recibieron el reconocimiento del gobierno federal.
Finalmente comento que el premio nacional entregado lleva el nombre de Carlos Sotomayor, escritor de los movimientos sociales y autor del libro ’Las armas del alba’ que fue base del guion de la película ’Las Armas’ dirigida por José Luis Urquieta, en 2013. Carlos falleció en febrero de 2010.
jherrerav@live.com.mx

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor