1

2,558 vistas

Mayo 31, 2019 15:21 hrs.

Sin Embargo › Emmanuel Ameth Noticias

Economía Nacional › México Ciudad de México


El anuncio del Presidente Donald Trump de imponer aranceles a todas las importaciones mexicanas repercutió prácticamente en toda la economía de Estados Unidos, haciendo caer las acciones de empresas que fabrican vehículos, operan trenes o venden algo importado. La medida, que entraría en vigor el 10 de junio, también afectará a los consumidores estadounidenses, quienes se llevarán la peor parte.

El diario The New York Times publicó se mostró crítico con la medida del Presidente de Estados Unidos. En su editorial expresó que una vez más, en lugar de actuar estratégicamente, Trump está atacando y los estadounidenses sentirán el dolor.

’El señor Trump persiste en la falsedad de que los socios comerciales de Estados Unidos pagan las tarifas. La verdad es que México no pagaría estas tarifas más de lo que está pagando por la construcción de un muro fronterizo. La evidencia es clara: las tarifas del señor Trump son impuestos que pagan los estadounidenses’, publicó el New York Times sobre la tarifa que comenzaría a 5 por ciento el 10 de junio y aumentaría gradualmente a 25 por ciento en octubre.

IMPACTO PARA LAS EMPRESAS

La agencia estadounidense de noticias AP consideró que si los aranceles entran en vigor los estadounidenses lo van a sentir en sus bolsillos.

“Ya sean los aguacates para los tacos o el guacamole o una nueva camioneta Chevrolet Blazer, si los aranceles entran en vigor, los estadounidenses lo van a sentir en sus bolsillos”, destacó la agencia en un cable firmado por Michelle Chapman.

Las acciones de General Motors, que importa a Estados Unidos más vehículos que ninguna otra automotriz estadounidense, cayeron más de 4 por ciento el viernes por la mañana.

Itay Michaeli, de Citi Investment Research, dijo en una nota a los clientes que GM está relativamente más expuesta que Ford porque tiene un mayor nivel de producción en México para vehículos de alto margen como pickups y crossovers y mayor contenido proveniente del país.

“Para GM estimamos que un arancel de 5 por ciento tendría un impacto anual de varios cientos millones de dólares en sus ingresos”, escribió el analista.

Una opción que tiene GM –y que otras automotrices no tienen– es que la empresa traslade temporalmente su producción de pickups y Equinox de México a Canadá, agregó Michaeli.

Las acciones de Ford Motor Co. bajaron 3.7 por ciento. Los proveedores de autopartes con exposición a México también están bajo presión. Los títulos de American Axle & Manufacturing Inc. bajaban casi 5.1 por ciento.

Los títulos de Kansas City Southern, que opera un corredor comercial del sistema de trenes mexicano y posee una vía entre Ciudad de México y Laredo, Texas, bajaban casi 6 por ciento. Casi la mitad de sus ganancias anuales provienen de México. Otros operadores de trenes también se veían impactados, entre ellos Union Pacific Corp., que descendía 2.7 por ciento, y CSX Corp., con casi 2 por ciento.

Las acciones de la cadena de restaurantes de comida mexicana Chipotle también bajaban.

CONSUMIDORES DE EU, LOS MÁS AFECTADOS

El diario Bloomberg destacó que en el tema de los aranceles hay una cosa clara: los consumidores estadounidenses se llevarán la peor parte.

De acuerdo con sus datos, cerca de 53 mil millones de dólares del valor añadido en exportaciones mexicanas se origina en Estados Unidos, lo que equivale a más o menos un séptimo del valor total de los envíos mexicanos al exterior. Por otro lado, unos 14 mil millones de dólares del valor agregado en exportaciones estadounidenses provienen de su vecino del sur.

Buena parte de este dinero, detalló Bloomberg, se concentra en industrias de alto valor cercanas a la frontera. México da cuenta de alrededor de un cuarto de las exportaciones estadounidenses de maquinaria, artefactos electrónicos y plásticos y en torno a un quinto de su petróleo y automóviles.

“Piense en los autos. Las piezas vienen de distintas partes del mundo, incluido Estados Unidos, antes de ser ensambladas en un vehículo. Un asiento y un cinturón de seguridad pueden venir de un proveedor mexicano, mientras que una válvula especial para aire acondicionado puede ser de origen chino y otros componentes de Alemania. Tales cadenas de suministro no solo han reducido los costos sino que también han elevado la calidad de los productos para los compradores de automóviles estadounidenses”, ejemplificó el medio.

Bloomberg indicó que por cada vehículo que un estadounidense compra en su país, un tercio del valor es creado por piezas y trabajadores mexicanos. “De todas las importaciones mexicanas de productos intermediarios, cerca del 60 por ciento abandona nuevamente el país como exportación”.

Los aranceles, refirió, van a acabar con estas cadenas de suministro al subir el precio de cada pieza y producto.

“Muchos de los costos de la fabricación transfronteriza están escondidos y por lo tanto son incalculables. Los precios de las importaciones no reflejan los productos intermediarios por lo que es difícil rastrearlos a través de datos comerciales. Estos costos ocultos no se volverán aparentes inmediatamente”, destacó.

El medio especializado en negocios recordó que mayores precios producto de aranceles ya le han costado a los importadores y consumidores estadounidenses unos 70 mil millones de dólares. Eso ha contrarrestado el aumento de ganancias para productores estadounidenses por la guerra comercial.

Aquí está el detalle, puntualizó Bloomberg: “una porción significativa de los productos que importa Estados Unidos tienen piezas estadounidenses. La proporción es más o menos de entre 40 y 50 por ciento para vehículos motorizados exportados desde México a EU. Los aranceles se vuelven más costosos para el país que los aplica cuando las importaciones tienen más contenido local, según muestra un investigación reciente. Eso porque las cuotas repercuten a nivel local y afectan a los proveedores”.

Los precios de los automóviles ya están al alza en Estados Unidos, según datos de Bloomberg, y los compradores van a economizar más. “Casi un tercio de las importaciones estadounidenses de vehículos en términos de valor provienen de México. Las cuotas a importaciones de productos petroleros subirán más el costo de conducir”.

Los aranceles de Trump pueden también reducir las opciones para los consumidores si logran que México busque comerciar con otros socios como la Unión Europea. El país mantiene 11 tratados de libre comercio que involucran a 46 naciones. Un acuerdo renegociado con la UE debiera facilitar el movimiento sin cuotas de todos los productos.

“Que las guerras comerciales sean fáciles de ganar puede depender de quién paga el precio. En este caso, parece mayormente que serán los consumidores estadounidenses”, advirtió Bloomberg.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor