1

1,185 vistas

Septiembre 19, 2019 12:21 hrs.

Alejandro Cea › diarioalmomento.com

Entretenimiento Nacional › México Ciudad de México


¡VIVA MÉXICO! expresa nuestra voluntad de vida plena para nuestro país, Gritamos porque sí, porque estamos contentos, porque los demás lo hacen. Ese nuestro grito favorito para los días patrios es muy importante. Es el antagónico del ¡Muera! ¡Fuera!

Recordemos: la vida es capacidad de relación. Un ser vive al integrarse consigo mismo y con su entorno. Muere al desconectarse, al dividirse. Esto vale para todos los seres vivos, en particular para los seres humanos.

Los romanos anunciaban la muerte diciendo: ’Inter homines desinere’: Ya no está entre los hombres. El muerto no respira ni come; no mira, no oye. No puede conocer. No ama. Para él los demás no existen. Aunque esté rodeado de miles de dolientes, nada está más solo que un cadáver.

Por lo contrario, la vida es abrirse, desbordarse. La vida se entrega en un trabajo, a la familia, a los hijos. Vivir esencialmente es estar junto con los otros. Porque la vida es donación los héroes y santos son ejemplos de vida pues la dieron, la perdieron por los demás. Curiosa paradoja, a diferencia de lo ocurrido con los bienes materiales, la vida entre más se da, más se enriquece.

Las naciones tienen vida si se integran, si sus miembros se relacionan. También pueden decaer y hasta morir. Hoy sufrimos divisiones que crecientemente se profundizan. Esstamos en el extremo que una opinión a favor o en contra de la situación política lleva a la inmediata descalificación y hasta el conflicto. De ahí que el significado actual del ¡Viva México! adquiere gran importancia. Significa que nos urge revivir lazos, establecer puentes.

Para los ciudadanos, para los de a pie el ¡Viva México! nos obliga a dejar el aislamiento, evitar la separación. La anécdota, el chiste, el chisme, el insulto aíslan, alejan, destruyen. Son buena excusa para no participar. Optar por la vida de la sociedad exige lo contrario: conocer, reflexionar, evitar lo inútil y dar unos primeros pasos en la acción.

Nada daña tanto a la democracia como el monopolio del poder. De ahí la urgencia para quienes no están a favor del gobierno. de participar. La oposición da vida a México: lo hace fuerte porque integra a todos en pos del bien común. La vida es equilibrio: sin oposición la vida se marchita.

Tomar en serio nuestro ¡Viva México! significa cambiar en algo nuestras costumbres, nuestras formas de gastar y de usar el tiempo, para aunque sea en lo mínimo acercarnos a quien nos necesita. Una sociedad tan desigual deja de estar viva. La igualdad es un ideal que se alcanza con el dar, con el apoyar. Lo contrario es morir, todos, de separación y rencor, como está ocurriendo. Esa es la ley de la vida, ese es el consejo evangélico: para vivir es necesario dar.

Para quien gobierna gritar ¡Viva México! debe significar convocar a todos para con todos construir. Sino lo hace, si insulta – como ha ocurrido - y divide ayudará a debilitar, a enfermar, a matar a este México al que todo le debemos. No olvidemos: los gobiernos cambian únicamente cuando la sociedad está relacionada, integrada: es fuerte. Y el gobierno y sus seguidores se fortalecen en lo suyo si encuentran ciudadanos ignorantes y egoístas cuya única participación es el insulto.

Decir ¡Viva México! obliga a participar en los asuntos públicos. Leer para conocer lo que ocurre, proponer, exigir, acercarnos y actuar. Decir ¡México: fuera, México: muera! consiste en mantenernos aislados, negar cualquier bondad al otro, repetir tonterías. Mantener la ignorancia es el inicio de la muerte.

A México muchos viajeros lo han apreciado como un país lleno de vida. Es decir un país de familias y comunidades fuertes, de creencias, de cultura, de orgullo de pertenencia. Nos corresponde, desde donde estemos, recuperar a ese México que lo pueden matar quienes polarizan, atacan, ignoran y siguen, eso sí, cuidando de su poder o de lo propio como lo único sagrado que merece respeto. Díganlo sino los que sacan sus dineros y sus familias, díganlo los que insultan al resto desde su nuevo poder burocrático.

En estos y los próximos días el México vivo nos necesita a todos. Hay tiempos en que la vida pública exige la presencia inteligente y con fortaleza sino se quiere ver destruída la propia vida privada. Creo que este es el caso.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor