cuatro periodistas asesinados en México en 2018


Organizaciones internacionales que defienden la libertad de prensa ya se encuentran verificando y documentando el caso de Huerta, asesinado a balazos al salir de su domicilio en Tabasco


fotografia: cuarto oscuro

| Excelsior / Notimex | Desde La Nota Noticias
 cuatro periodistas asesinados en México en 2018

Temas clave / Periodistas

Policiaca

Mayo 15, 2018 14:33 hrs.
Policiaca Nacional › México Ciudad de México
Excelsior / Notimex › La Nota Noticias

577 vistas

CIUDAD DE MÉXICO.

Una vez más las balas intentan silenciar a la verdad. En Tabasco, el periodista Juan Carlos Huerta fue asesinado, y una vez más la conmoción, la frustración, el enojo, se hacen presentes en la sociedad mexicana.

México es uno de los países más peligrosos para ejercer del periodismo, con más de 100 comunicadores asesinados desde 2000.

Los asesinatos de periodistas no paran.

Pero lo peor es que la mayor parte de los crímenes permanece impune.

El gremio periodístico de México se conmocionó este martes con el asesinato del reportero Juan Carlos Huerta, un nombre más que se suma a la sangrienta lista de tres comunicadores ya ultimados en 2018.

Organizaciones internacionales que defienden la libertad de prensa ya se encuentran verificando y documentando el caso de Huerta, asesinado a balazos cuando salía de su domicilio en Tabasco.

Estos son los otros tres comunicadores que han sido asesinados en lo que va de 2018:

1. Carlos Domínguez

Asesinado el 13 de enero cuando viajaba en automóvil con una nuera y dos de sus nietos menores de edad, en la convulsionada ciudad de Nuevo Laredo, Tamaulipas (noreste), fronteriza con Estados Unidos.

Fue apuñalado más de 20 veces, según fuentes policiales.

Trabajaba en El Diario de Nuevo Laredo un par de meses antes de morir y hasta el final publicó con regularidad una columna política en el portal Horizonte de Matamoros.

En la última denunciaba la violencia de cara a las elecciones del 1 de julio en su región, golpeada por el narcotráfico.

La fiscalía local ofreció dos millones de pesos (unos 106.000 dólares) por información relevante sobre el asesino y en marzo anunció que seis sospechosos fueron detenidos.

2. Leslie Ann Pamela Montenegro del Real

Conocida en las redes sociales por su personaje "Nana Pelucas", fue asesinada el 5 de febrero por hombres armados que irrumpieron en un restaurante de su propiedad, en el turístico puerto de Acapulco, Guerrero (sur).

La bloguera publicaba videos satíricos en YouTube en los que, disfrazada con una peluca y gafas, cuestionaba a políticos locales y denunciaba casos de corrupción.

Según la fiscalía local, un cártel narcotraficante estaría detrás del asesinato de la bloguera, quien aparentemente manejó "información privilegiada de los grupos delictivos" dedicados a la venta de droga y extorsión en Acapulco.

Pero también se investiga una amenaza de muerte contra Montenegro por parte de un funcionario del gobierno de Acapulco, que estaría vinculado al mismo cártel.



3. Leobardo Vázquez Atzin

Asesinado a balazos la noche del 21 de marzo frente a su casa en Veracruz, estado del este con fuerte presencia del crimen organizado y el más peligroso del país para ejercer el periodismo.

Según un reporte policial, la esposa de Vázquez se encontraba dentro de su casa cuando escuchó varias disparos a un costado de su domicilio, donde tenía un puesto de tacos. El cadáver se encontraba el suelo, sin pista de los agresores.

Vázquez trabajó para el periódico Opinión de Poza Rica hasta finales del año pasado, y hasta antes de su muerte administraba el sitio Enlace Informativo Regional, en Facebook.

Vázquez fue el primer periodista asesinado en Veracruz en lo que va de 2018. El año pasado, fueron asesinados cuatro periodistas en este estado.

Durante el mandato del exgobernador de Veracruz Javier Duarte (2012-2016), ahora encarcelado por corrupción, fueron asesinados al menos 20 periodistas en Veracruz y otros cinco permanecen desaparecidos, según la organización Artículo 19.

4.- Juan Carlos Huerta

El gobierno de Tabasco informó que fue asesinado esta mañana el comunicador y concesionario de radio, Juan Carlos Huerta Gutiérrez, cuando salía de su domicilio.

El gobernador Arturo Núñez Jiménez, indicó que las instituciones ya investigan el hecho y fueron cerrados los accesos de Villahermosa, al haberse identificado un auto en el que habrían huido los autores materiales.

En entrevista, expuso que se desconoce el móvil del crimen, pero de acuerdo a la Secretaría de Seguridad Pública, no fue el robo, ’parece ser que llegaron a ejecutarlo’.

Mencionó que se trataba de un comunicador líder en su especialidad, así como su amigo personal.

Añadió que se reforzarán las medidas de seguridad en todo el estado y, en especial, en Villahermosa.



De acuerdo con Reporteros sin Fronteras, en 2017 Siria continuó siendo –como en los últimos seis años– el país más mortífero del mundo para los periodistas; este año fueron asesinados 12 reporteros en el país. México lo sigue de cerca: 11 periodistas fueron asesinados en el país, todos de manera intencional. Así, al igual que el año pasado, México es el país en paz más peligroso del mundo para los reporteros.

En este país, donde imperan los cárteles del narcotráfico, los periodistas que abordan temas como el crimen organizado o la corrupción de los políticos, sufren casi de manera sistemática amenazas, agresiones y pueden ser ejecutados a sangre fría. El 15 de mayo pasado el asesinato de Javier Valdez Cárdenas en la ciudad de Culiacán, en el estado de Sinaloa, provocó una ola de indignación en el país.

Este curtido periodista de 50 años de edad, que colaboraba con la AFP y con medios de comunicación locales como La Jornada y Ríodoce, se especializaba en el tema del narcotráfico. En su último libro, titulado Narcoperiodismo: La prensa en medio del crimen y la denuncia, abordaba el calvario de los periodistas mexicanos que intentan informar sobre las acciones de estos grupos ultraviolentos, a pesar del peligro.

Al igual que Javier, en 2017 otros 10 periodistas mexicanos pagaron con su vida su trabajo informativo. La mayoría de estos crímenes permanecen impunes en México. La impunidad se explica por la corrupción generalizada que reina en el país, patente sobre todo a escala local, ámbito en el que los miembros del gobierno a veces están coludidos con los cárteles.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor