En las Nubes

De los reconocimientos. La verdad histórica

Carlos Ravelo Galindo

 De los reconocimientos. La verdad histórica

Entretenimiento

Octubre 14, 2018 22:01 hrs.
Entretenimiento Nacional › México Ciudad de México
Carlos Ravelo Galindo › diarioalmomento.com

5,690 vistas

Esta vez, don José Antonio Aspiros Villagómez inicia con el epígrafe ‘Lo que piensen de ti los demás, no es cosa tuya, tomado en 2015 de una de las columnas ‘En las Nubes’ del colega y amigo Carlos Ravelo y Galindo’, porque es el único capitulo testimonial del autor, donde se permite narrar su paso de 30 años por esa institución y sus vínculos posteriores, él. Lo que ahí se menciona, de cuándo Notimex cumplió 25 años (1993), ha sido la temática y está resumido aquí a partir de que el director de la agencia, Rubén Álvarez Mendiola, integró a Aspiros Villagómez al comité organizador del XXV aniversario de esta. Y está narrado en primera persona: ’Junto con Alejandra Viveros tenía que hacer 25 crónicas -una por año desde la fundación de la agencia- para un libro conmemorativo, muy ilustrado, que contendría las principales noticias de cada año (…) y las discutimos en las juntas que hubo con el director para revisar los avances. ’Alejandra se fue como corresponsal a Canadá y me quedé solo con la encomienda, pero por diversos contratiempos (…) y un desfase entre la fecha del aniversario y los plazos requeridos por el proceso editorial, el volumen titulado 25 años en la información fue presentado hasta el año siguiente, el 7 de octubre en la Casa Universitaria del Libro (colonia Roma), y tuvo un comentarista importante: el doctor José Narro Robles, quien entonces era subsecretario de Gobernación.
’Narro elogió el trabajo (’un material gráfico y una crónica realmente estupendos’), lamentó que no estuviera consignada en sus páginas la noticia de la erradicación de la poliomielitis, y felicitó al autor de los textos sin saber quién era, por lo que enseguida Rubén Álvarez se refirió a la participación que tuvimos varios en la elaboración de la obra.
’Hubo una concurrida asistencia y en un momento creímos que sería suspendida la ceremonia, pues se produjo un apagón que duró mucho tiempo. Es una coincidencia curiosa que 23 años después, el 5 de octubre de 2017, en la vecina colonia Juárez también hubiera un apagón cuando leía mi ponencia de ingreso a la Academia Nacional de Historia y Geografía, y que también trataba sobre Notimex y las agencias de noticias en general.
’Alguno de los asistentes al acto de 1994 me expresó su creencia de que el autor de las crónicas era José Joaquín Blanco -a quien sentaron en el presídium junto con Narro, Álvarez Mendiola y el fotógrafo y editor Francisco Mata-, ya que su nombre aparece con letras grandes pero sólo como autor de la ’introducción’, basada en mis textos. Mi crédito en cambio está en la página legal como parte del equipo, a cargo de la ’investigación hemerográfica y redacción’. Este dato no pasó desapercibido para el acucioso periodista Humberto Musacchio, quien en su columna La República de las Letras me citó como autor, si bien equivocó el segundo apellido y puso Villegas.
’Para ese libro sólo escribí sobre lo ocurrido entre 1968 y 2003 -el periodo planeado desde un principio-, de manera que acerca del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, el asesinato del candidato presidencial Luis Donaldo Colosio y la postulación de Ernesto Zedillo, sólo hubo fotografías. Me hubiera gustado escribir por mi cuenta y con estilo similar las crónicas de los 25 años siguientes hasta 2018 (se habría llamado Del 68 al XXI) y hasta comencé a documentarme, pero me faltó un proyecto firme para ello.
’En el coctel posterior a la ceremonia algunos compañeros me pidieron una dedicatoria en su ejemplar, mientras que el director me entregó uno de los pocos libros que se hicieron en pasta dura, con esta leyenda manuscrita: ’Bueno, mi Toño: ¿qué te puedo decir si tú sufriste (y gozaste) este libro? Con mi afecto y agradecimiento sinceros. Rubén’.
’…en la etapa de Rubén Álvarez tuve diversidad de quehaceres, pero también un duro revés: en febrero de 1994, debido a una de las varias crisis financieras en la historia de la agencia (…) hubo un recorte de personal en perjuicio de unos 120 trabajadores, entre ellos Norma, mi esposa, a quien puso en la lista su jefe Jesús Guevara y no cambió su decisión ni porque Héctor Gama (coordinador del Consejo Editorial) intercedió por ella para integrarla a alguna de las áreas bajo su control.
’Como respuesta, Norma quiso devolver al director dos reconocimientos que le había entregado en 1993, uno por ’su disposición al trabajo y la eficacia del mismo el pasado viernes 14 de mayo, para la cobertura de la información relacionada con los dos temblores que sacudieron a la ciudad de México’, y otro durante la cena del 25 aniversario ’por su desempeño de 15 años’ en esa empresa, pero la convencí de que no lo hiciera.’ Ella continuó su desempeño profesional en la agencia OEM-Informex, de la Organización Editorial Mexicana’.
Una síntesis de la vida ejemplar de un comunicador vertical, justo, honesto y del diario acontecer interno que periódicos y agencias del gobierno en el trato a sus colaboradores..
Así es esto de ser periodista.
craveloygalindo@gmail.com



Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor