Desaparece el pluralismo; inicia legislatura con mayoría morenista


La coalición Juntos Haremos Historia logró 69 escaños en el Senado y 307 curules en la Cámara de Diputados

Desaparece el pluralismo; inicia legislatura con mayoría morenista

Temas clave / Diputados

Política

Septiembre 01, 2018 18:34 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
Leticia Robles de la Rosa › diarioalmomento.com

5,483 vistas

CIUDAD DE MÉXICO.

Por voluntad mayoritaria de los ciudadanos, este 1 de septiembre terminaron 18 años de pluralismo político en el Congreso de la Unión, para regresar a la mayoría absoluta de la fuerza política que llevó al triunfo a un Presidente de la República, y que México vivió durante 83 años de vida legislativa.

Comenzó así un Poder Legislativo que enfrenta de entrada seis retos. Demostrar que su mayoría absoluta no es igual a la aplanadora priista. Comprobar con hechos que valió la pena avalar la suma de irregularidades que permitieron la existencia inédita de una bancada oficial de un partido político que no existe, el ingreso de suplentes en lugar de titulares plurinominales, la presencia de personajes polémicos que enfrentaron procesos judiciales y un insólito senador que al mismo tiempo es gobernador.

El tercer reto es demostrar que está justificado en el trabajo que, a pesar de tener paridad de género, los hombres se quedaron con el control de los órganos de gobierno de ambas Cámaras del Congreso. El cuarto es mostrar a los mexicanos que la baja preparación académica de sus 628 integrantes –500 diputados y 128 senadores– no pegará en la calidad del trabajo legislativo; el quinto, que el promedio de 50% de integrantes que jamás han legislado aprenderán pronto a hacer leyes y a razonar en la lógica jurídica del Poder Legislativo.

Y el sexto reto es mostrar que la política de austeridad que impondrá Morena en el Congreso de la Unión le bastará para recuperar la devaluada imagen de los legisladores federales, colocados en el último lugar de reconocimiento ciudadano.

Un Congreso de la Unión que instaló su asamblea previa en medio de la polémica, porque mientras los 247 diputados federales de Morena gritaron en el pleno de San Lázaro que ’es un honor estar con Obrador’, para mostrar su sumisión a las decisiones del Ejecutivo Federal que comenzará a trabajar el 1 de diciembre, en el Senado, la presidenta de la Mesa de decanos, Ifigenia Martínez, también dejó en claro que la mayoría está ahí por la fuerza de López Obrador y el trabajo de esta Cámara se sujetará a la agenda de su gobierno.

Hoy comienza el trabajo de los legisladores federales que por la voluntad de 30 millones de electores serán mayoritariamente incondicionales del Ejecutivo Federal a partir del 1 de diciembre, igual que los priistas lo fueron desde el primer Congreso de la Unión posterior a la Constitución de 1917, formado en marzo de ese año, hasta el 1 de septiembre del año 2000, cuando la fuerza ciudadana sacó de la Presidencia de la República al PRI.

La muerte de la mayoría absoluta del PRI en la Cámara de Diputados se registró en 1997, cuando toda la oposición en pleno se juntó para ostentar la mayoría absoluta plural sobre el PRI, que por primera ocasión no logró ni 250 diputados.

Ese escenario no es factible ahora. Si bien Morena tiene 247 diputados federales, la oposición no ostenta la mayoría absoluta, ya que sus aliados políticos, PT, tiene 29 integrantes y Encuentro Social cuenta con 31, lo que implica que en total, la causa política de López Obrador tiene 307 legisladores; es decir, la mayoría absoluta, mientras la oposición efectiva está reducida de facto.

En el Senado, el pluralismo político llegó en el año 2000 y a partir de este sábado se terminó. Morena ya sumó 59 integrantes, más cinco de Encuentro Social y cinco del PT, para hacer un total de 69 senadores afines al próximo gobierno federal, por lo que tiene la mayoría absoluta.

Y aunque la regla constitucional establece que se requiere del voto de las dos terceras partes para cambiar la Constitución, precisa que son las dos terceras partes de los presentes, lo que implica que a cada intento de Morena por modificar la Carta Magna, en temas que no coincida, la oposición tendrá que obligar a todos sus integrantes a no faltar a la sesión, pues de lo contrario, Morena y sus aliados lograrán el cambio.

Así, el tiempo en que el pluralismo venció al priismo y modificó incluso la estructura interna de poder del Congreso de la Unión llegó a su fin. En los hechos, renace la Gran Comisión que existió con el PRI, porque una sola fuerza política tiene el control de los órganos de poder, aunque en esta ocasión sean dos hombres quienes los representen.

La dinámica de diálogo constante, la vinculación que durante 18 años evolucionó para relacionar a los legisladores con las organizaciones sociales en la construcción de leyes y reformas constitucionales, corre el riesgo de quedar sepultada ante la advertencia de Morena de que usará su mayoría constitucional y legítima para imponer su visión, cuando los intereses del país estén en riesgo.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor