1

10,308 vistas

Diciembre 13, 2018 21:51 hrs.

Por Salomón García Gálvez › guerrerohabla.com

Periodismo Estados › México Guerrero


Ante el inusitado crecimiento de guardias de autodefensa en municipios de la costa grande, como Petatlàn y Tecpan de Galeana, al gobierno estatal y federal, no le queda otra opción que intensificar el diálogo y la negociación para arribar a acuerdos que permitan pacificar los focos rojos. No conviene un baño de sangre, a ninguna de las partes en conflicto.

No es un secreto: En las regiones donde la gente ha formado guardias civiles –o policías comunitarios-, el móvil es el narcotráfico; el traslado –trasiego- y movilización de productos alucinantes. Ello ocurre en costa grande, tierra caliente, zona centro y baja montaña. Por eso no baja la espiral violenta.

El gobernador Héctor Astudillo Flores, ha sido prudente, sensato, responsable, a grado tal que prefiere el diálogo intenso y la negociación con organizaciones como la UPOEG, CRAC y FUSDEG. No se va exponer que más policías sean agredidos y, en el peor de los casos, muertos; el saldo de policías asesinados por la delincuencia es alto.

El gobierno estatal ni el federal ha claudicado ante la espiral de la violencia; se ve plena responsabilidad, para no exponer a militares, marinos, policías federales y estatales. Ellos -fuerza del Estado- actúan tras labores de inteligencia, contra el crimen.

Patética es la fotografía publicitada el pasado martes 11, donde se ven a decenas de policías tirados en el piso -boca abajo- y desarmados por miembros de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG). Los patos ahora le disparan a las escopetas.

Ante los hechos ocurridos en los últimos días en costa grande donde han ocurrido ataques y enfrentamientos entre ’policías comunitarios’ o ’guardias civiles’, el gobernador Héctor Astudillo Flores, ha mantenido estrecho contacto con el gobierno federal que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador, de quien ha recibido amplio apoyo para bajar la espiral violenta.

Sin embargo, a través de las redes sociales de manera irresponsable, cibernautas critican y hasta atacan al gobernador Astudillo Flores. Quieren que el mandatario ordene enfrentar a policías contra guardias civiles y narcotraficantes. Imaginemos un baño de sangre donde habría muertos, heridos con sus gravísimas consecuencias. No se vale.

Para implantar la seguridad en Guerrero, también es importante la participación del Congreso; la seguridad no es solo responsabilidad del Poder Ejecutivo que encabeza Héctor Astudillo Flores, sino del gobierno federal que dirige AMLO.

El presidente AMLO, debe mostrar que está dispuesto a bajar la espiral violenta, no sólo en Guerrero sino en todo el país, más allá de la rabiosa campaña y linchamiento hacia

magistrados de la SCJN, que ganan insultantes salarios (estratosféricos).

En Guerrero y otros estados, los magistrados del Poder Judicial ganan más que el presidente AMLO, pero además han convertido esas instancias en ínsulas de poder donde el nepotismo y prácticas repudiables son comunes. Todo eso debe acabar.

El presidente AMLO debe extirpar ese cáncer, pero sin persecuciones ni linchamientos públicos; o represiones para satisfacer al populacho, como si se tratara de circo romano.

CAPACEG: PALMA CARRO, EXPERTO EN AGUA.

Sin agua no hay vida. Parece que la Tierra es el único planeta que tiene agua. El globo terráqueo está cubierto en su mayor parte del vital líquido, mediante el cual los seres humanos tenemos vida.

El gobernador Héctor Astudillo Flores NO se equivocó al nombrar como Director de la Comisión de Agua Potable y Saneamiento del Estado de Guerrero (CAPASEG) al Ingeniero Arturo Palma Carro, todo un experto en aguas, quien preside una organización a nivel nacional.

Cada habitante en México –informó Palma Carro- tiene derecho a 4 mil 300 metros cúbicos de agua por año. La cobertura de agua en el país es del 86 por ciento, dependiendo de la zona habitacional.

El problema no es llevar el agua donde se necesita -extraerla del subsuelo, ríos, lagunas y más fuentes-, sino las altas tarifas de la CFE para distribuirla, como es el caso de

Chilpancingo, donde por bombeo del vital líquido la paraestatal cobra más de cuatro millones de pesos mensuales a la Capach -por consumo eléctrico-.

Experto en manejo de aguas, Palma Carro, reconoce que el ex presidente Enrique Peña Nieto sí le cumplió a Chilpancingo, al abastecerles a más de 15 colonias, donde viven miles de ciudadanos.

El hecho de que gran parte de Chilpancingo carezca de agua tiene explicación: La población creció mucho. Es más la demanda del vital líquido que el presupuesto con que se cuenta para abastecimiento.

Para dotar de agua a la Chilpancingo, se necesitarían 12 millones de pesos mensuales; pero también reparar el sistema de distribución, el equipo obsoleto, hacer reparaciones a redes y equipo, aunque ya está automatizado el sistema Acahuizotla.

La CAPASEG que dirige Palma Carro, intensifica trabajos en todo el estado, para que la mayoría de los guerrerenses –más de tres millones de habitantes- tengan en sus hogares el vital líquido.

Y como dijimos líneas arriba: Sin agua no hay vida; no quisiéramos pensarlo, pero la tercera guerra mundial podría ser por la disputa del el agua entre países. Ojalá nos equivoquemos.

MORENA: ANTONIO HELGUERA, COORDINADOR.

En el Congreso Local los diputados de Morena, llegaron a buen arreglo: Eligieron al legislador por Iguala de la

Independencia, Antonio Helguera Jiménez, como su Coordinado; por consecuencia, es Presidente de la Junta de Coordinación Política (Jocopo). Como Vicecoordinador fue nominado el diputado, Arturo Martínez Núñez.

La designación del legislador Helguera Jiménez como Coordinador de la fracción de Morena en el Congreso, se da en el contexto de su relación directa con el presidente AMLO.

Helguera Jiménez, ha ocupado cargos en la administración pública y privada; es fundador de Morena en la zona norte y Consejero Nacional; representa al Distrito 22 con cabecera en Iguala… Punto. salomong11@yahoo.com.mx

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor