1

1,498 vistas

Marzo 28, 2019 14:00 hrs.

Redacción › Megaopinion

Política Nacional › México Campeche


Planes de vuelo de la aeronave propiedad del gobierno del estado de Campeche dejan ver la evidencia del desvío de recursos en beneficio de amigos y familiares del actual mandatario Alejandro ’Alito’ Moreno, quien además ha hecho públicas sus aspiraciones de dirigir al Partido Revolucionario Institucional, partido que ya de por sí es asociado a la corrupción y que situaciones como esta no le permiten quitarse dicho estigma.

En esos planes de vuelo oficiales, se documentan los constantes viajes personales y de placer que Alejandro Arceo, su esposa Daisy Calderón y Amira Arceo Azar realizan hacia Cancún, Mérida, Villahermosa y Ciudad del Carmen, como si de su avión privado se tratara.

Esta situación, se adhiere a otros casos de desvío de recursos públicos ya evidenciados con anterioridad, donde a decir de la misma Auditoría Superior de la Federación en su Informe General de resultados de la Cuenta Pública de dicha entidad, en 2017 se reportaron anomalías por el orden de 354.4 millones de pesos. Para ese tema, el gobierno estatal salió a desmentirlo hace unos días, sin embargo, hay elementos o evidencias que señalan un desvío de recursos que alcanzan los 234 millones de pesos del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud (FASSA) en ese mismo año en el gasto federalizado programable.

Según el dictamen de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), la administración de Alejandro Moreno ’mal ejerció’ 117.2 millones del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud, de igual forma, dio mal uso a 140 millones de pesos correspondientes al Impuesto Sobre la Renta (ISR), que en su oportunidad no pagó al Servicio de Administración Tributaria (SAT); dichos recursos, se establece que fueron usados para liquidar sueldos en el Instituto de la Salud de Campeche (Indesalud) y para cubrir cuotas patronales del Issstecam (Instituto de Seguridad Social para los Trabajadores del Estado de Campeche).

Así mismo, el gobierno de Campeche habría desviado ese mismo año cerca de 158 millones de pesos de los recursos del Programa de Fortalecimiento Financiero (Fortafin), por hacer aportaciones a las universidades autónomas del Carmen y de Campeche y al Seguro Popular, y 21.7 millones de pesos del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y el Gasto Operativo (FONE), por pagar indebidamente salarios a trabajadores de la Seduc y comisionados a su servicio y del SNTE.

Si bien en su defensa, el gobierno estatal, a través de la Contraloría dijo que no fueron desviados, sino aplicados en distintos rubros, se establece que esto también es considerado como desvío de recursos al tratarse de dinero etiquetado con uso previamente registrados y especificados desde su origen para un fin determinado y utilizados en otro que no corresponde.

VER NOTA COMPLETA