El gobernador del Estado de Hidalgo Homar Fayat, derramo unas lagrimas al contemplar lo que sucede en el Estado que gobierna


Se dejaban oír al trasladar a gente que sufría las quemaduras en mas del 40 por ciento de sus cuerpos

El gobernador del Estado de Hidalgo Homar Fayat, derramo unas lagrimas al contemplar lo que sucede en el Estado que gobierna

Temas clave / Desastre

Desastres

Enero 21, 2019 20:15 hrs.
Desastres Estados › México Hidalgo
Ismael Euroza › diarioalmomento.com

2,760 vistas

TLAHUELILPAN.-Hidalgo- El gobernador del Estado de Hidalgo Homar Fayat, derramo unas lagrimas al contemplar lo que sucede en el Estado que gobierna, el ulular de las ambulancias se dejaban oír al trasladar a gente que sufría las quemaduras en mas del 40 por ciento de sus cuerpos, mientras que en el lugar ya había cadáveres irreconocibles por las quemaduras que sufrieron al tratar de llenar sus bidones de gasolina de una toma clandestina de donde salia chorros de hidrocarburo, que hizo explosión, mientras que el gobierno instaló cerca del lugar del siniestro el Comité Nacional de Emergencia.

Tlahuelilpan fue el lugar que se convirtió en el infierno al hacer explosión un ducto de Pemex que fue mal horadado, cientos de habitantes fueron invitados por gente desconocida para que llenaran sus bidones de gasolina ya que daba la impresión de ser un rió de este liquido, pero al registrarse la explosión ese lugar se convirtió en un infierno llovían llamas del cielo ya que la gasolina salía en alta presión.

Por lo menos este hecho dejó más de 20 muertos y lo doble de heridos, alguien convocó a la población para que llenara sus bidones y contenedores pero dos horas después se dejó escuchar una fuerte explosión convertida en fuego que abrazó a cientos de personas que se encontraban en el lugar, gente retirada del lugar tomaron vídeos de lo ocurrido, al lugar se presentaron los cuerpos de emergencia para poder taponear el ducto por donde salia la gasolina.

Este crimen masivo lo deben de cargar en su conciencia el cártel de huechicoleros que se aferran a seguir viviendo de la gasolina hurtada, actúan a pesar de que el el Ejército y la Marina están en constante vigilancia sobre estos ductos.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor