El jugo que te puede volver diabético


Contiene excesiva azúcar, daña el metabolismo y en su mayoría de ingredientes se encuentran aditivos y conservadores químicos.

| Redacción | Desde Emmanuel Ameth Noticias
El jugo que te puede volver diabético

Temas clave / Salud Salud

Ciudad

Diciembre 04, 2018 12:33 hrs.
Ciudad Nacional › México Ciudad de México
Redacción › Emmanuel Ameth Noticias

160 vistas

El Jumex Frutzzo naranjada mineralizada (botella con 600 mililitros) contiene 17 gramos (g) de azúcares añadidos o el equivalente a 4 cucharadas cafeteras de azúcar en una porción de 200 mililitros (ml). Sin embargo, la botella contiene 12 cucharadas, cubriendo el 204% sobrepasa la recomendación de azúcar para todo un día.

Este producto contiene tanto endulzantes calóricos (jarabe de maíz) como no calóricos (aspartame y acesulfame K). Esto hace que esta bebida ya con un ALTO contenido de azúcares sea todavía más dulce, acostumbrando los paladares a este sabor y dulzor intenso.

La evidencia científica indica que el consumo de bebidas azucaradas está asociado a enfermedades tales como caríes dental, hígado graso, síndrome metabólico y diabetes.1 La mejor fuente de azúcar natural la vamos a obtener del consumo diario de frutas frescas, que también son buena fuente de fibra, vitaminas y minerales.


Contiene 14 ingredientes, de los cuales el segundo es jarabe de maíz de alta fructosa, además de contener edulcorantes sintéticos, como aspartame y acesulfame K.

El resto de los ingredientes son conservadores químicos para extender la vida de anaquel del producto.

Agua carbonatada, jarabe de maíz de alta fructosa, jugo de naranja 5%, (celdilla o gajo 0.09%), emulsión sabor naranja, ácido cítrico, benzoato de sodio, hexametafosfato de sodio, sorbato de potasio, aspartame-acesulfame (17mg/100g), metabisulfito de sodio, vitamina B6 (piridoxina), vitamina B12 (cobalamina), edetato sódico de hierro, gluconato de zinc.

El Aditivo es jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF). Es uno de los aditivos más usados por la industria debido a su intenso sabor dulce y su bajo costo de producción.

Su consumo prolongado puede contribuir al desarrollo de síndrome metabólico, que es un conjunto de alteraciones metabólicas que incluyen: obesidad, aumento en los niveles de glucosa, colesterol y triglicéridos sanguíneos, así como hipertensión arterial. Todos estos factores de riesgo para desarrollar enfermedad cardiovascular y diabetes.2

Sorbato de potasio. Se utiliza como conservador en los alimentos, ya que inhibe el crecimiento del moho y no deja un sabor amargo ni afecta el sabor del producto.

Se debe mencionar que se realizó un estudio sobre algunos efectos secundarios que puede causar el consumo de este elemento, como toxicidad para células blancas de la sangre o la mutación y actividad que daña el ADN en interacción con la vitamina C.3 Además de que ocasionalmente puede causar urticaria, así como erupciones e irritación en piel y ojos.

Aspartame-Acesulfame de potasio. Edulcorantes no calóricos que tienen un poder endulzante 200 veces mayor al azúcar sin aportar calorías.

Se empieza a estudiar más los efectos de estos edulcorantes no calóricos y se está observando que pueden modificar la captación y el control de la glucosa sanguínea, alterar el microbioma intestinal (disbiosis) e incluso pueden llegar a interferir en mecanismos de acción de medicamentos antihiperglucemiantes en pacientes con diabetes.4

El etiquetado muestra una publicidad engañosa, en la lista de ingredientes se muestra que el contenido de gajos de fruta es mínimo, casi nulo.

Además, el etiquetado GDA es sumamente engañoso, ya que no sólo usa un valor de azúcar muy por encima de la recomendación máxima de la Organización Mundial de la Salud (OMS),5 sino que además muestra la información en una porción de 200 ml, que equivale a un tercio de la botella.

Esta información por lo tanto no permite identificar que este producto, pese a tener sustitutos de azúcar, tiene un ALTO contenido de azúcar.

El etiquetado debe ser una herramienta que oriente y ayude al consumidor a tomar mejores decisiones libres de conflictos de intereses y que impacte de manera positiva en la salud de la población.

Además el producto no cuenta con leyendas precautorias, como: ’El consumo total del producto excede la ingesta de azúcar libre recomendada al día’6 y/o ’Contiene sorbato de potasio que puede causar algunos efectos adversos a la salud’.
Consultar en El Poder del Consumidor


Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor