1

958 vistas

Mayo 28, 2019 21:47 hrs.

Por Comunicado de prensa › guerrerohabla.com

Derechos Humanos Internacional › México



28 mayo, 2019

El papa Francisco en un momento de la entrevista que tuvo con la periodista Valentina Alazraki (Foto de Noticieros Televisa)

MÉXICO.- El papa Francisco aconsejó al gobierno de Andrés Manuel López Obrador que para combatir el aumento de la violencia en el país hay que establecer pactos políticos incluso ’con quien piensa diferente’, en alusión a las otras fuerzas partidistas.

Hay que ser creativos en la política, señaló. ’A veces no queda más remedio que el compromiso: de pactar con ciertas situaciones hasta que se aclaren las otras. Pacten por el bien de México’.

En entrevista exclusiva con la periodista Valentina Alazraki, el Papa descartó que se hagan tratos con la delincuencia organizada.

’Me suena mal… Es como si yo, para ayudar a la evangelización de un país, pactara con el diablo. Hay pactos que no se pueden hacer. El pacto político debe hacerse por el bien del país’.

’Realmente el diablo le tiene bronca a México’, señaló.

Los migrantes, un tema delicado
Durante la entrevista se abordó también el asunto de los migrantes y las declaraciones del presidente estadounidense, Donald Trump, sobre este problema internacional.

’Es una prioridad en el mundo… Para repatriar hace falta un diálogo en el país de origen y no simplemente levantar un muro o cerrar las puertas de la casa’, indicó.

Al preguntar la periodista qué le diría a Trump si lo tuviera enfrente y sin cámaras de por medio, el papa Francisco refirió que ’quien construye muros termina prisionero de los muros que construye. Se puede defender el territorio perfectamente con un puente’.


Otros tópicos de la entrevista
En el encuentro con Valentina Alazraki, el Papa también opinó sobre el abuso por parte de los clérigos, el aborto y los feminicidios.

P: Papa Francisco, antes que nada, gracias. Sabemos que el presidente Andrés Manuel López Obrador lo invitó a México, tengo entendido de que no irá…

R: Por el momento no…

P: Pero le ha dicho que con gusto le recibiría…

R: Es verdad. Por el momento tengo que ir a otros lados donde no he ido. Pero me gustaría volver a México, es inolvidable, México.

P: En su viaje a México, usted tocó los puntos neurálgicos del país, ¿no? Estuvo en la frontera norte y celebró esa misa memorable frente al muro. Desafortunadamente, Papa Francisco, en estos cuatro años la situación no ha mejorado nada… Se sigue hablando de construir más muro, incluso de cerrar la frontera. Hemos visto imágenes desgarradoras de niños separados de sus familias, de sus papás, no sé si usted ha visto esas fotos, esos vídeos, son impresionantes. Me parece algo terrible y que no es digno de nuestros tiempos…

R: Sí. No sé qué sucede cuando entra esta nueva cultura de defender territorios haciendo muros. Ya conocimos uno, el de Berlín, que bastantes dolores de cabeza nos trajo y bastante sufrimiento… Pero parece que lo que hace el hombre es lo que no hacen los animales, ¿no?

R: El hombre es el único animal que cae dos veces en el mismo hoyo. Volvemos a lo mismo, levantar muros como si esa fuera la defensa, ¿no? Cuando la defensa es el diálogo, el crecimiento, la acogida y la educación, la integración, o el sano límite del ’no se puede más’, pero humano…

R: En esto no me refiero solo al límite de México, hablo de todas las barreras que hay. Me referí así, en una entrevista no hace mucho, a lo que hay en Ceuta y Melilla es terrible, con las concertinas. Después el gobierno las mando a sacar, ¿no?… pero es cruel, es cruel.

R: Separar a los chicos de los padres va contra el derecho natural, y esos cristianos… no lo pueden ser tampoco. Es cruel. Se cae en la crueldad más grande. ¿Para defender qué? El territorio, la economía del país o vaya a saber qué. Pero son esquemas de pensamiento que se vuelcan al quehacer político, y hacen una política de ese tipo. Es muy triste.

P: Si en lugar de estar yo aquí, que usted me conoce, estuviera sentado el presidente Trump, y no hubiera cámaras, ¿qué le diría?

R: Lo mismo, porque esto lo digo en público, ¡eh! Lo he dicho en público. También dije en público que quien construye muros termina prisionero de los muros que construye… En vez quien construye puentes fraterniza, da la mano, aunque se quede del otro lado… Pero hay diálogo. Y se puede defender el territorio perfectamente con un puente… no necesariamente con un muro. Hablo de puentes políticos, de puentes culturales, ¿no es cierto? No vamos a hacer un puente en todas las fronteras, es imposible.

P: Usted también estuvo en la frontera sur de México, y es donde ahora hay una emergencia humanitaria, una crisis humanitaria fuertísima que están denunciando todos los días los obispos de México, sobre todo los que se encuentran en ese territorio. Ya no se dan abasto los centros de acogida, las obras de la Iglesia. Hemos visto estas caravanas de centroamericanos pasando por México hacia el norte, ahora llegan muchos cubanos y… Papa Francisco, ahora están llegando africanos, a México. Entonces, a parte de la emergencia, de la crisis humanitaria, se corre el peligro que, como aquí, empiecen olas de xenofobia, porque es una guerra entre pobres, ¿me entiende? Los mexicanos pobres se ven invadidos digamos… entonces, ¿qué le hace pensar esa situación?

R: En el quehacer político mundial hay algo que no funciona… Hay algo que no funciona, y en el fondo creo que la base es el maltrato ambiental y el maltrato económico. Del maltrato ambiental podemos hablar después. El maltrato económico… Cada vez hay menos ricos, qué bueno, ¡no! Menos ricos con la mayoría de la fortuna del mundo. Y cada vez hay más pobres con menos de lo mínimo para vivir… Toda la fortuna está concentrada en grupos bastante pequeños en relación con los otros… Y los pobres son más. Entonces, claro, los pobres buscan fronteras, salidas, horizontes nuevos.

R: Creo que ese es el origen, el desgaste económico. Que ya no es económico, es financiero… Ya salimos del mundo de la economía, estamos en el mundo de las finanzas. Donde las finanzas son gaseosas. Un poco como acá los italianos… la cadena de san Antonio, ¿no? Que uno da, da, y uno cree que tiene 20 mil y termina teniendo 500. Es decir, lo concreto de la fortuna en un mundo de finanzas es mínimo… Lo demás es fantasía, es gas.

R: En este mundo de las finanzas es donde se dan estas injusticias sociales. En cambio, una economía de mercado así, ortodoxa, no funciona… Pero una economía social de mercado -como San Juan Pablo II la propuso- funciona, dialogando, funciona, pero ya se salió de la economía de mercado, de las finanzas… Una economista famosa me dijo que intentó hacer un dialogo entre economía, humanismo y espiritualidad, y le fue bien… Quiso hacer lo mismo entre finanzas, humanismo y espiritualidad y no le funcionó por eso gaseoso y abstracto que tiene la finanza.

P: Que hacen los mexicanos en el medio, porque claro, algunos tienen que salirse ellos del país, ahora ellos tienen que recibir a los que están peor…

R: Es un problema mundial, vea África, Asia mismo. Es un problema mundial con este desequilibrio que ya lo señalaban los papas anteriores, este desequilibrio económico-financiero… Pocos ricos relativamente con toda la plata, y muchos pobres sin lo necesario.

P: El tema de la violencia. Ud. lo tocó, lo vivió, lo supo obviamente en estos años y cuando estuvo en México, pero tampoco se ha resuelto. El 2018 fue un año terrible con 40,000 muertos… En los primeros tres meses de este año los datos últimos hablan de más de 8,400 personas muertas; es decir, cada día en México mueren 90 personas. Al final de este día en el que estamos hablando, habrá 90 personas muertas… Los desaparecidos ya no se cuentan. Los papás que buscan a sus hijos. Desaparecidos. Las fosas comunes… Es una situación muy, muy dramática. ¿Qué puede hacer un gobierno, la sociedad civil, la Iglesia misma, para resolver este problema?

R: A un gobierno no sé qué medidas concretas le aconsejaría, porque eso es un quehacer de la política, de la política creativa. Sean creativos en la política, una política de diálogo, de desarrollo. Del compromiso. A veces no queda más remedio que el compromiso, de pactar con ciertas situaciones hasta que se aclaren las otras, ¿no es cierto?

P: ¿Pactar con quiénes?

R: Con otros que no la piensan como nosotros. Si los gestores de la política de un país se pelean entre ellos, sufre el país. Pacten por el bien del país. Buscar salidas políticas que yo no las sé decir porque no soy político… No tengo ese oficio. Pero la política es creativa. No nos olvidemos que es una de las formas más altas de la caridad, del amor, del amor social, pero cuando la política es tirar para cada lado, entonces ahí se crea una situación de violencia ya en el mismo seno del quehacer político.

P: Y los que dicen que hay que pactar con los responsables del narcotráfico para encontrar una salida, ¿usted cómo siente ese tema?

R: A mí me suena mal. Es como si yo, para ayudar a la evangelización de un país, pactara con el diablo… hay pactos que no se pueden hacer. El pacto político debe hacerse por el bien del país.

P: Por la reconciliación también de todo el país…

R: Reconciliación, una palabra ya muy usada y que nadie entiende porque se ha gastado demasiado, ¿no? Pero el acuerdo político… El acuerdo político es menos fuerte ¿no? El acuerdo entre los diversos partidos políticos, entre los diversos sectores de la sociedad, la Iglesia también… es ayudando. Es lo que hace falta: convocatoria de acuerdos para resolver los graves problemas de un país.

P: Hace cuatro años me llamó la atención porque dijo que México era un país castigado por el diablo porque estaba la Virgen de Guadalupe. Mientras usted estuvo frente de la Virgen de Guadalupe en la Basílica largo rato, ¿que se dijeron?

R: Sí, realmente el diablo le tiene bronca a México… Es verdad. Cuando los mismos mártires nuestros, ¿no? Las persecuciones a los cristianos que son persecuciones que en otros países de América no se dieron con tanta virulencia, ¿por qué en México? Algo pasó ahí. Hay como una especial… esto no es teología. Hablo, habla el hombre de pueblo: como si el diablo le tuviera bronca a México, ¿no? Porque si no, no se explican tantas cosas… Por otro, lado México es un país de todo, es frontera en el sentido que es un paso de la América Latina hacia América del Norte ¿no? Eso también influye mucho, cierto.

P: El tema de los jóvenes… Usted también en su viaje a México lo tocó, estuvo con ellos. Ahora sé que a través de Scholas, la fundación que usted creó en Argentina para rescatar a los jóvenes a través del arte, el deporte, de la cultura, digamos así, esta cultura del encuentro ¿no? Usted está particionado también en un programa del gobierno de México sobre jóvenes. Ha habido video conferencias, usted ha hablado con jóvenes de México que le han contado sus problemas ¿no? Desde el Bullying a la violencia, lo que padecen… ¿Qué impresión saca de esta juventud mexicana?

R: No es muy distinta de la juventud mundial. Tiene sus inquietudes, su deseo de ir adelante, sus condicionamientos, sus más y sus menos, pero en general, la juventud, si no entra en una ideología, es la misma en todo el mundo… Ahora, ideologizada es otra cosa ¿no? La juventud corre el riesgo de –si ya no lo hizo- de perder las raíces.

R: Yo siempre aconsejo a los jóvenes que hablen con los viejos, ¿no? Y a los viejos que hablen con los jóvenes, porque… un árbol no puede crecer si le cortamos las raíces. Tampoco puede crecer si se quedan las raíces ¿no? Esto refiriéndome a un conservadurismo. Ir a las raíces… Dialogar con las raíces. Recibir de las raíces la cultura. Entonces crezco, florezco y doy fruto… Y engendro y… va adelante. Ese diálogo entre los ancianos y los jóvenes para mi es capital en esta coyuntura.

R: Me impresionó mucho el último libro de Bauman que fue escrito en italiano y lo escribió con su asistente, que es italiano… Y murió mientras estaban haciendo el último capítulo, lo terminó el asistente… El título es ’Nati liquidi’, nacidos líquidos, sin consistencia… La traducción alemana pone como título ’Die Entwurzelten’, sin raíces… Ser líquido implica no tener raíces. Los alemanes le pescaron el mensaje del libro. Eso es muy importante hoy. Ir a las raíces. Lo cual no es ideología conservadora, no. Tomar las raíces normales, las raíces de tu casa, las raíces de tu patria, de tu ciudad, de tu historia, de tu pueblo… de… mil cosas. Pero tus raíces…

P: Nuestros programas sirven ¿no? Todo lo que hace Scholas ayuda, ayuda construyendo, de jóvenes construyendo, ayuda, ayuda…

R: Ayuda, sobre todo al diálogo… y los jóvenes tienen buena voluntad… los jóvenes no están corrompidos. Están debilitados. Por la falta de raíces. Por otro lado, hay un derecho del que nadie habla. El derecho de los viejos. El derecho de los viejos es soñar, y decir que es mi vida… da fruto, y la entrego en el diálogo, entonces se rearman los viejos y no están encerrados en un geriátrico sin saber qué hacer. Yo tuve experiencia de llevar jóvenes al geriátrico. Iban de mala gana. A tocar la guitarra. Y después no querían salir. Porque empezaban a cantar y el viejo le decía ‘vos sabés este y aquello’, y los viejos empezaron a soñar y los jóvenes, ósea ese encuentro hoy es necesario. Yo diría es urgente. Es urgente para que los jóvenes se fortalezcan…

P: Papa Francisco, hablando de violencia hay un tema al que yo me estoy, digamos, entregando mucho, la violencia contra las mujeres. Los feminicidios. Esta cadenita me la dio una mujer que le mataron su marido en frente de ella, que estaba embarazada. Esta es una camisa que me han pedido que le entregue. Es de una mujer que mataron frente a su hijo… El caso contrario. Y me han pedido que se la entregue para que usted la tenga y piense en todas estas mujeres víctimas de violencia, en México y en el mundo… Se llamaba Rocío…

R: Rocío… Acá hay una vida truncada, una historia acabada por la violencia, la injusticia por el dolor…

P: ¿Sabe qué pasa? Que se habla de estadísticas, pero esta se llama Rocío, esta se llama Grecia, esta se llama Miroslava, en fin, son nombres… Son nombres, personas de carne y hueso, y no se entiende por qué se está generando esta violencia de género contra la mujer cada día en Italia, en España, en el mundo entero. En México… no son estadísticas, son mujeres… Usted por qué cree que hay este odio, este odio, no sé, hacia la mujer que lleva a tantos feminicidios…

R: Yo no sabría dar una explicación sociológica hoy… Si me atrevo a decir que todavía la mujer está en segundo lugar… en segundo lugar. En un viaje aéreo les conté lo que se dice, como empezaron las joyas de las mujeres. ¿Se acuerdan? Bueno… Desde aquella época prehistórica si es verdad o no, veremos… la mujer está ahí. Y eso en el imaginario colectivo.

R: Si acaso la mujer logra puestos importantes, de influjos importantes, los conocemos, casos de mujeres geniales. Pero en el imaginario colectivo, ’¡uy, mira, vos una mujer llegó!, ¡llegó a ser un premio Nobel! Gran casualidad’. Eso mismo… Ud. vea el genio literario cómo se expresa en estas cosas. Y esta en segundo lugar, ¿no? y del segundo lugar a ser objeto de esclavitud basta ver… por Termini, por las calles de Roma ¿no es cierto? Y son mujeres en Europa, la culta Roma. Son mujeres esclavas. Esclavas. Pues son para eso… Y bueno, de ahí a matarlas…

R: Cuando visité a un centro de chicas rescatadas en el Año de la Misericordia, una tenía cortada la oreja porque no había traído lo necesario. Ellos tienen un control especial sobre los clientes, entonces… Si la chica no cumple, le pegan o la castigan como a esta otra… Esclavas. Acabo de leer el libro de Nadia Murad, ’L’ultima ragazza’, cuando estuvo acá me lo regaló en italiano. Si usted no lo leyó se lo aconsejo… Ahí está, en una cultura especial, pero está concentrado lo que todo el mundo piensa de la mujer.

R: El mundo sin la mujer no funciona. No por porque es la que trae los hijos, dejemos la procreación de lado… Una casa sin la mujer no funciona. Hay una palabra que está por caerse del diccionario, porque todo el mundo le tiene miedo: ternura. Es patrimonio de la mujer. Ahora, de ahí al feminicidio, a la esclavitud, hay un paso. ¿Cuál es el odio?, yo no lo sabría explicar. Quizás algún antropólogo lo pueda hacer más. Y cómo se crea, ¿matar mujeres es una aventura? No lo sé explicar. Pero que evidentemente siga en segundo lugar, y ahora la expresión de sorpresa cuando una mujer es exitosa lo indica.

P: Usted también ha tenido experiencia en América Latina. Ahora estoy escribiendo este libro que se va a llamar ’Grecia y la otras’, que es justamente estas mujeres de alguna manera víctimas de violencia, de alguna manera u otra, y he quedado -siempre lo he sido- y he quedado admirada por la valentía de la mujeres mexicanas y latinoamericanas. Hacen todo. Las mamás… y muchas veces son mamás abuelas que cuidan a sus hijos, llevan adelante todo, porque los maridos, o los han matado o son alcohólicos, o tienen problemas y son unas heroínas. Yo lo veo así…

R: Mire, la mujer siempre apuesta a cubrir la debilidad, a salvar la vida… siempre apuesta a eso. Hay una figura que yo la tengo muy grabada ¿no? Cuando llego a la cárcel, la fila de las madres o esposas esperando para entrar a ver a sus hijos o sus esposos presos. Y todas las humillaciones que tienen que pasar para llegar. Están en la calle. Pasan los colectivos, la gente las ve. No les interesa. Mi amor está ahí adentro.

P: Son un gran valor…

R: Geniales, y luchadoras, ¿no? El caso del Paraguay siempre lo repito. Ustedes son las mujeres más gloriosas de América porque quedaron 8 a 1 después de esa guerra tan injusta, y se dedicaron a defender la patria, la cultura, la fe y la lengua… Sin prostituirse y teniendo hijos como se pudiera. Genial.

P.- Ha empezado el sexto año de pontificado, y creo que bueno, no es una novedad para usted, pienso que este año ha sido quizás el más difícil de su pontificado.

R.- Empezó en enero.

P.- Ha habido muchos escándalos, ha habido quizás algunos errores, ha habido silencios, ha habido ataques crecientes por parte de grupos incluso católicos y fieles que no están de acuerdo con su toma de posición sobre diferentes temas. Hasta le han acusado de ser hereje, han pedido su renuncia, en fin: no ha faltado nada. Usted gozaba de una popularidad extremadamente grande con los medios. Usted no sé si lo sabe, pero ¿sabe cómo le llamábamos durante años? ’Teflón’ porque se le resbalaba todo. Sabe, desde cualquier cosa que usted hiciera, a lo mejor, no tan correcta, pero los medios le perdonaban todo, cosa que no vimos con su predecesor, el papa Benedicto, que cualquier cosa que hiciera se le iban en contra, ¿no? Ahora esta luna de miel con los medios siento que se ha acabado un poco. Yo quisiera, si fuera posible, que usted me dijera si se ha percatado de este cambio, de estas dificultades, ¿cómo las ha vivido usted?

R.- Tú me hablas de los medios: la palabra luna de miel me resulta demasiado dulce.

P.- Pero así se decía, ¿no?

R.- Acuérdese que mi primera expresión cuando llegué a la rueda de prensa en el avión: ‘al foso de los leones’…

P.- Eso se lo dije yo, si tenía miedo de venir a las jaulas de los leones…

R.- Con los medios me siento bien, creo que solamente una o dos ocasiones en estos seis años tuve que, con mucho respeto, parar a alguno que corrigió la pregunta, no, respecto a las enfermedades africanas y otra, no me acuerdo qué fue… Pero yo me siento cómodo, le digo la verdad. El foso de los leones, pero cómodo y voy muy suelto de cuerpo, ¿no? Y en general las preguntas son respetuosas. Evidentemente que al haber problemas más agudos, las preguntas pueden ser más difíciles de responder para mí, pero eso no quiere decir que me sienta distanciado de los medios, no, eso lo puede decir, yo me siento cómodo con ustedes. Y les agradezco porque tienen paciencia. Además, les tengo compasión, en el buen sentido de la palabra. Un viaje, apretados así, como ‘piojo en costura’… Yo los admiro por eso. Me siento cómodo y el saludarlos no es un gesto diplomático, lo siento de corazón que se merecen al menos que uno les salude y les pregunte cómo están.

P.- Eso es muy apreciado.

R.- Pero me sale del corazón. Así que, yo no tengo esa impresión que se hayan alejado, no. Me siento bien.

Puede consulta aquí el resto de la entrevista.

Valetina Alazraki es corresponsal del Vaticano para Noticieros Televisa desde 1974 (45 años en el encargo). En febrero de 2016 el papa Francisco visitó por primera vez tierras mexicanas.- Con información de ’Vatican News’

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor