1

1,714 vistas

Diciembre 14, 2018 11:11 hrs.

Sócrates A. Campos Lemus › diarioalmomento.com

Política Nacional › México Ciudad de México


Hace unas horas nos vamos enterando de que se han retirado, hasta el momento, a 1400 escoltas, que pagábamos los mexicanos para cuidar de que no tocaran a los grandes empresarios que tienen la suficiente riqueza para pagar para cuidarse, pero no, usaban sus influencias para que los funcionarios de seguridad les proporcionaran esos ’chogumas’ (chofer, guarura y mayate) a los ricos ricos para que se sintieran importantes de tal suerte que sabemos de muchos juniors para divertirse hacían pelar a sus escoltas entre sí para ver quiénes eran mejores, pues para vomitar y sería necesario que independientemente de que AMLO sea tan generoso y los perdone, que nos consulte si los jodidos les queremos perdonar o cobrarles lo que gastamos en su protección; además de abusones cobardes, como si no pudieran andar solos…

Hace unos momento comentando con mi hija Karisma sobre varios temas y preguntándole de que cosas o sobre qué cosas se ocupan los jóvenes, ella me contó una breve historia que acababa de leer: ’Resulta que alguna jovencita tomaba un café en Starbooks, sentada, dejando pasar el tiempo y leyendo algo que le interesaba, el café es carísimo en esos sitios, comenta, y es lógico un vaso normal sale como en cuarenta pesos y el kilo de café no pasa de doscientos pesos, pero son lugares cómodos y de moda. En eso estaba cuando entró un señor acompañado de su pequeña hija, él, todavía traía el maquillaje de payasito de calle y la chica se formó para pedir un café con algo de leche. El padre payasito cargaba la mochila de la escuela de la niña y con gran afecto y cariño sacaba los cuadernos para que él le fuera apoyando en su tarea, él no tomaba nada, se veía que no traían dinero para ello, pero el lugar cómodo les servía para hacer sus deberes. En un momento el padre payasito se levantó para ir al baño y, en un descuido de la pequeña derramó el café y al regresar , la chica estaba llorando por la pérdida de su café y el padre payasito la consolaba y busca entre sus ropas algo de dinero para tratar de comprar otro costosísimo café. La amiga cuenta que ella no traía dinero y no podría darse el lujo de comprarle un café, pero de pronto, otro chico, se presentó y vio que tomaba la niña y trajo dos vasos de café, alegrando la cara del padre payasito y de la niña, pero además les trajo una rebanada de pastel y el hombre, el padre payasito llorando solamente le hizo un globo con forma de jirafa y se lo dio, llegó otra gente y le dio unos billetes y otro y otro, todos se habían dado cuenta de cómo el padre payasito hacia el enorme esfuerzo de apoyar a su hijita y todos apoyaron, por eso, cuando escucho que los jóvenes son insensibles, solamente me río, porque eso nos muestra que en cualquier momento real, los jóvenes de mi generación no solamente nos perdemos entre los teléfonos y las redes, también observamos lo que pasa a nuestro entorno y cuando sentimos que debemos apoyar, pues apoyamos y ya. Por si lo dudan recuerden que los primeros que salieron en el último temblor fuimos los NINIS y los jóvenes, todos, armados con palas y picos, pero sobre todo con pasión y amor al proyecto de una vida mejor con solidaridad, sin buscar reflectores ni publicidad como lo pretendían hacer los marinos con su perrita, para dar una idea de que el gobierno apoyaba cuando se hacían pentontos solos…’

Pero le comentaba que yo creía que se perdían en la desinformación de las redes y ella me explicaba que solamente se desinformaban los que no querían informarse y ver la realidad, el nuevo tiempo exige una nueva tecnología que para los viejos nos resulta complicada, a veces, de entender y de operar, pero ellos crecieron en ella y la dominan y están atentos a los cambios tecnológicos y de las plataformas y conocen otros idiomas o los saben traducir y su marco de referencia es mucho mayor, a lo mejor por su juventud no podrían explicar muchas cosas, pero la realidad es que lo hacen con eficiencia y sus tareas no solamente son bajar y copiar, también se van informado y resulta impactante para un viejo como yo, a los 74 años, enterarme de cosas que ni siquiera pasaban por mi mente y de conocer avances tecnológicos que me han logrado eficientar mi trabajo y dejar un testimonio de todo ello y, el lograr comunicarme con mis amigos en un dos por tres, es cómo manejar magia y, para los jóvenes, es lo normal y se burlan y se ríen, nos comentan que somos muy duchos para interpretar, pero seríamos mejores y más eficientes si usáramos las tecnologías y somos cobardes porque no les entendemos y si pensábamos que los jóvenes no leen, estamos equivocados, porque hace unos días, hablando con mi hijo Sócrates Gabriel, le preguntaba sobre lo que hacía y me dijo que estaba leyendo todas las obras de Harry Potter y que había leído otros libros por las noches en su teléfono y se había interconectado con otros amigos que estaban en lo mismo intercambiando opiniones y me dio una seria interpretación sobre ese tema y la información de todo lo que ocurría con la película ROMA y de sus personajes y me hablaba a de la vida de una familia de Tlaxiaco que él conoció de muy pequeño cuando participó en una Calenda y es cuando uno piensa que estamos equivocados, vemos la realidad pero no observamos el entorno con nuestros hijos y esa es la mejor realidad, ahí están con todo lo nuevo y lo que realmente importa para el presente y el futuro…hay fe y hay esperanza…

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor