1

5,740 vistas

Julio 07, 2017 00:29 hrs.

Gabriela Vázquez Ornelas › tabloiderevista.com

Salud Nacional › México Ciudad de México


Hace poco tiempo me propusieron escribir el motivo por el cual inicie a correr, ¿me preguntaba qué tan importante podría ser? No lo sé, siempre hay algo nuevo por aprender y compartir.
Las situaciones en que la vida me ha puesto no son nada fáciles y mucho menos agradables, desde hace ya 14 años después de someterme a una laparoscopia exploratoria en el Hospital de la Mujer aquí en la ciudad de México, (mi segundo hogar) por el doctor Antonio Miranda con especialidad en ginecología, obstetricia, esterilidad, infertilidad y reproducción asistida, para corroborar el diagnostico de Endometriosis Severa: enfermedad benigna de origen hormonal donde el endometrio crece fuera de la cavidad del útero, produciendo dolor abdominal de moderado a intolerable, fiebre, cansancio, nauseas, estreñimiento, dolor de cabeza, inflamación en abdomen y piernas hasta infertilidad, son los síntomas de esta enfermedad, misma que venía padeciendo sin saberlo desde años atrás.
Para entonces no solo era el diagnostico de Endometriosis severa, sino también la presencia de un endometrioma (tumoración de tejido endometrial) alojado en ovario.
A partir de ese momento junto con el doctor Miranda comencé una lucha que parece no tener fin; tratamientos costos, una inseminación fallida, una laparoscopia, 6 laparatomias y una histerectomía abdominal completa; en las cuales los riesgos y secuelas iban en aumento hasta ponerme entre la vida y la muerte; por la gravedad y el inexplicable comportamiento de esta enfermedad el doctor Oscar Ibañez, oncólogo especialista en cáncer de mamá, toma mi caso ya que a pesar de ser benigna esta enfermedad se comporta como un cáncer realizándome la más riesgosa, dolorosa y complicada antepenúltima cirugía, gracias a su habilidad, vocación y conocimiento hoy puedo compartir este padecer.

Sin embargo hace dos años nuevamente aparece otro endometrioma en abdomen que no es recomendable operar y tejido endometrial en vejiga, inmediatamente me puse en manos del doctor J. Antonio Miranda, doctor Oscar Ibáñez, quienes después de analizar nuevamente el caso me propusieron como tratamiento alternativo la radioterapia, misma que acepte , en noviembre del 2016 me realizaron 10 sesiones de radiación; el resultado obtenido fue del 30%; como todo tratamiento sabemos que los resultados son inciertos así como las consecuencias que pueden traer los mismos. Sin embargo la lucha no es nada más con la Endometriosis y sus consecuencias, sino con uno mismo ya que se pierde las ganas de vivir, en mi caso he tenido que sobrevivir a las consecuencias irreversibles de cada cirugía e infertilidad, así como el dolor, inflamación, depresión, inseguridad y tristeza; sin darme cuenta ya me hacía en un lugar lúgubre, muchas lágrimas, desesperación, la mirada de una pequeña queriendo jugar diciendo: ’patina como un ave, siéntete libre’ son una de los motivos que han hecho me ponga nuevamente de pie.

Ya no quería sentirme mal por enfrentarme nuevamente a esta enfermedad; decidí levantarme temprano e ir a correr, actividad que me gusta desde hace años y que por problemas pulmonares y laborales he tenido que dejar; ahora empiezo a adaptar y
controlar mi respiración al mismo tiempo que mi mente se despeja sintiendo como el vientos se lleva las lágrimas y me impulsa a dar un paso más hasta sentirme sana y fuerte, motivo que me lleva a cuidar mi salud.

Para mí, aparte de un reto es una esperanza y una terapia de sanación completa ya que cada días es iniciar un nuevo día en donde el viento es una suave caricia al mismo tiempo se lleva todo el dolor y tristeza contenido dentro de mí y es darme cuenta que debo continuar, que siempre he estado sola y la lucha es mía, que mi vida sólo me pertenece a mí y que nada ni nadie le va a dar sentido ni rumbo más que yo, así de esa forma las lágrimas se van secando poco a poco y al culminar el entrenamiento sé que puedo terminar el día sin esfuerzo.

Lo que inicio como intento de olvido inicia a dar resultados y son los avances obtenidos; inicié en febrero a correr 2.5kmts, ahora corro ya 10kmts, he participado en 3 carreras, dos de 5kmts., y una de 10kmts.; algo que no creí poder hacer; la esperanza y la bondad de Dios continúan conmigo para no derrotarme, no es nada fácil continuar sin embargo no imposible.

Aún no tengo un plan concreto ya que no sé exactamente por donde debo caminar para no caer, sólo sé que no puedo darme por vencida, después de tantas batallas, hoy debo luchar por restaurar mi alma y espíritu y ser libre como un ave extendiendo sus alas con la cabeza al frente y en alto para inicial el vuelo teniendo como aliado el viento y compañero a Dios.
Gabriela Vázquez Ornelas.

VER NOTA COMPLETA