1

4,745 vistas

Diciembre 15, 2018 21:10 hrs.

Jaime Septién › guerrerohabla.com

Cultura Nacional › México Michoacán



Dic 15, 2018

Los antiguos moradores del Valle de Anáhuac, la que fuera ’la región más transparente del aire’ (centro-occidente de México) le llamaban ’papalotol’. Según el *Diccionario Breve de Mexicanismos* de Guido Gómez de Silva, la expresión viene del náhuatl y está formada por *papalli *= hoja + *otl* = cosa. Literalmente, ’cosa de hoja’.

Es como los mexicanos llamaban a la mariposa y que ha derivado en *papalote*, la cometa de colores con la que juegan los niños de México. Y México se ha hecho famoso por el patrimonio y reserva de las * papalotl*, las mariposas Monarca.

Cada año, en una estela multicolor de anaranjado y negro, las frágiles *papalotl* Monarca, realizan el mismo recorrido desde los bosques del sur de Canadá y del norte de Estados Unidos –en las Montañas
Rocallosas—bordeando la Sierra Madre Oriental hasta el ’Santuario’ que les ha sido asignado, en los límites del Estado de México y Michoacán.

¿Unas mariposas que recorren entre octubre y noviembre de cada año (sin faltar uno) más de 2.000 kilómetros (otras hasta 4.500) tan solo para hibernar, reproducirse y luego regresar, hacia el mes de marzo del año siguiente a dónde salieron? ¿Es esto posible?


Lo es. Porque en las partes altas del Estado de México y Michoacán, hacia el noroeste de la Ciudad de México, en los extensos bosques de oyamel, a 3.000 metros sobre el nivel del mar, las millones de mariposas Monarca encuentran en invierno tres condiciones ideales para preservar su especie: temperatura fresca; nubes y neblina y arboles que las protegen.

Los principales ’santuarios’ receptores de turismo son El Rosario, Municipio de Ocampo y Sierra Chincua, municipio de Angangueo, región considerada entre las cuatro bellezas naturales reconocidas por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en suelo mexicano.

Su instinto es sabio y han encontrado en la región unas hierbas llamadas ’venenillo’ y ’algodoncillo’ que, además de alimentarlas, hacen que el bosque de pinos y oyameles de la zona también se preserve.

El norte, la muerte y la vida
Por lo demás, los mexicanos las consideran cincuenta por ciento suyas y las han ayudado a reproducirse como un tesoro natural: la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca comprende una superficie total de 56.000 hectáreas.

Con la finalidad de proteger los recursos naturales del área y en especial los fenómenos de hibernación, reproducción y migración de la mariposa Monarca, las actividades de observación popular de las mariposas Monarca, sólo podrá llevarse a cabo en los ’santuarios’ y senderos autorizados por las autoridades de medio ambiente de México.

Ir a verlas en su ’Santuario’, su Casa de Invierno, el ’Santuario Monarca’ es posible solamente a través de los prestadores de servicios turísticos y guías autorizados, quienes son responsables de llevar a ver este espectáculo maravilloso a grupos no mayores a veinte personas cada uno.

Aquí os mostramos este Santuario:

Galería fotográfica
Los ’santuarios’ abiertos al público en el Estado de México son el Parador Turístico El Capulín y Macheros y Parador Turístico La Mesa, mientras que por Michoacán son el Parador Turístico El Rosario; Centro de Cultura para la Conservación Sierra Chincua y el Parador Turístico Senguio.

Hay que subrayar que en el viaje desde Canadá y Estados Unidos, mueren tres generaciones de mariposas, mientras que las que nacen en México regresan a su hábitat de primavera-verano en el norte, concluido el invierno.

Los antiguos pobladores de esas tierras, tanto nahuas como purépechas y otomís tenían (y muchos la siguen teniendo) la creencia de que, cada año en cada mariposa, venía el alma de sus difuntos a visitarlos del norte, es decir, de donde los propios aztecas venían, y el lugar de los muertos.

Quizá porque están de regreso en las inmediaciones del dos de noviembre, Día de Muertos, un día en que las luces naranja y negro resplandecen en todo el país, honrando a las propias *papalotl *Monarca.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor