Concatenaciones

Espejismos

De la redacción

Espejismos

Temas clave / Columnas

Seguridad

Noviembre 19, 2018 00:13 hrs.
Seguridad Nacional › México Ciudad de México
De la redacción › tabloiderevista.com

3,323 vistas

Un largo fin de consumismo se vive en el país, escape del enrarecido ambiente político y de las advertencias de las calificadoras y demás instituciones de expertos y observadores de la economía nacional.
El "buen fin" lleva menos de una década desde que lo inventaron los empresarios y convencieron al entonces presidente Felipe Calderón de su apoyo para echarlo a andar, en imitación del "Día de gracias" que celebran los vecinos del norte. Ahora ya camina por sí solo y parece enraizado en las costumbres populares mexicanas.
Diversos factores lo han hecho particularmente exitoso este año. Entre ellos, el pago adelantado del aguinaldo completo en el sector público, práctica de los recientes fines de sexenio, luego de que el arribo de un despistado Vicente Fox en el lejano año 2000 amenazó con dejar sin gratificación a la burocracia.
El aguinaldo burocrático se pagó en una sola exhibición en los pasados días y eso generó en un numeroso sector la sensación de abundancia que es combustible indispensable para estas prácticas comerciales.
En ese mismo sector, la amenaza de bajar los sueldos de los altos mandos moverá a algunos a la prudencia, a ahorrar ingresos que por lo pronto no volverán. Pero a muchos otros la repentina liquidez descrita tal vez los motive a hacerse de los bienes que probablemente después ya no puedan, o encuentren más difícil adquirir.
A la inmensa mayoría, les resulta atractiva la vieja práctica de los abonos, que ahora los bancos llaman "meses sin intereses", sumada a reales o engañosos descuentos sobre mercancías que parecen superfluas pero que se sienten indispensables.
Todo ello suma para el inenarrable espectáculo de muchedumbres concitadas a medianoche esperando el inicio de la vigencia de las ofertas, los descuentos y el "lleve ahora y pague después".
Se llenan así los vacíos que tenemos. o al menos, eso creemos.
Así llegarán, en breve, los tiempos de Navidad, convertido en el otro gran espejismo consumista.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor