Este martes 7 de agosto continúa el Ciclo de cine Visión femenina


En la Sala Lumière, con funciones a las 16:00 y 18:30 horas y boletos a solo diez pesos.

| Genaro Portillo | Desde SN Noticias
Este martes 7 de agosto  continúa el Ciclo de cine Visión femenina


Cultura

Agosto 06, 2018 18:39 hrs.
Cultura Municipios › México Sinaloa / Culiacán
Genaro Portillo › SN Noticias

3,256 vistas

Este martes 7 de agosto, en la Sala Lumière del Instituto Sinaloense de Cultura vuelve el ciclo de cine Visión Femenina con la proyección de los filmes Los momentos eternos de María Larssons (Everlasting moments, de Jan Troell, Suecia, 2008) e Ida (dirección de Pawel Pawlikowsky, Polonia, 2013), con
funciones a las 16:00 y 18:30 horas y boletos a solo diez pesos.

Ello dentro del programa Femenino, preparado para este mes de agosto, y el cual se integra con los ciclos Visión Femenina, de 31 de julio al 12 de agosto, y Mujeres en casa, del 14 de agosto al 2 de septiembre, dentro del proyecto Panorama, que incluye la mesa de análisis Reflexiones, el sábado 1 de
septiembre, a las 18:30 horas, a cargo de Alma Ruby Félix, Eduardo Ávila y Paula Gómez.

El ciclo -iniciado la pasada semana- continua este miércoles 8 con 4 meses, dos semanas, dos días (de Cristian Mungiu, Rumania, 2007) y Un verano con Mónica (de Ingmar Bergman, Suecia, 1953), y el jueves 9 con Elena (de Petra Costa, Brasil, 2012) y La teta asustada (de Claudia Llosa, Perú, 2009).

Everlasting moments (Los momentos eternos de María Larssons) se desarrolla en Suecia, 1900. En una época de cambios sociales y pobreza, Maria, una joven trabajadora, gana una cámara fotográfica en un concurso. Empieza entonces a vivir una doble vida, que la lleva a conocer a un fotógrafo que le enseñará a ver el mundo a través de la lente de una cámara.

Ida transcurre en Polonia, 1960. Anna, una novicia huérfana que está a punto de hacerse monja, descubre que tiene un pariente vivo: Una hermana de su madre que no quiso hacerse cargo de ella de niña. La madre superiora obliga a Anna a visitarla antes de tomar los hábitos. La tía, una juez desencantada y alcohólica, cuenta a su sobrina que su verdadero nombre es Ida Lebenstein, que es judía y que el trágico destino de su familia se remonta a la terrible época de la ocupación nazi.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor