Cronolíneas de México

EVOCACIÓN DE MARTÍN LUIS GUZMÁN

Héctor Murillo Cruz

EVOCACIÓN DE MARTÍN LUIS GUZMÁN

Temas clave / POLITICA

Cultura

Septiembre 27, 2018 13:59 hrs.
Cultura Nacional › México Ciudad de México
Héctor Murillo Cruz › Club Primera Plana

3,081 vistas

Cuando participaba en las lides estudiantiles y cursaba la Preparatoria, era el director de la revista Ruta Universitaria. En aquel entonces José Sol Silva Villalobos (qepd) dirigía el periódico El Clarín, también de la ENP, quien me invitó a publicar una plana sobre las ideologías de izquierda y derecha de los estudiantes de la Facultad de Derecho, que me había agenciado por la vía de autoridades de la UNAM, entre ellos Henrique González Casanova.
El tema fue del interés del director de la revista nacional Tiempo, cuyo Director-fundador fue nada menos que Martín Luis Guzmán, un militante de la Revolución Mexicana, cuya filiación priista nunca negó.
Parte de su amistad personal hacia mí, quizás se originó por nuestro origen común preparatoriano, y el hecho de que muy joven publicó en Veracruz la hoja quincenal Juventud.
En su obra La Querella de México, apunta un asunto que desde entonces atosiga a la nación: ’El insigne Justo Sierra, espíritu generoso, y maestro no tan soñador como lo quiere su fama, nos insinuaba a menudo que sí era muy importante el problema económico de México, no lo era menos nuestro problema educativo.’
Subsiste en Martin Luis Guzmán, mi recordado amigo, una postura acorde con sus características criollas: ’Unos cuantos frailes bondadosos y venerables, los que llegaron con las primeras naves a la Nueva España, cogieron al indígena, lo bautizaron apresuradamente y lo abandonaron después, idólatra aún, en los umbrales del cristianismo.’
Una parte de la obra de M.L. Guzmán está dedicada al comentario profundo de libros de actualidad política, entre ellos el del energúmeno Francisco Bulnes –un instrumento al servicio del Partido Republicano de EU-, Alfonso Reyes, Manuel Calero, sobre las relaciones de México con el presidente Wilson, etcétera.
Abundan las revelaciones de nuestro autor, ahora analizando la vinculación de ’México y los Estados Unidos’: ’Quien haya visto de cerca a los emigrados mexicanos que pueblan el sur de los Estados Unidos –emigrados que suelen formar allá hasta villas y ciudades totalmente mexicanas-, quizás se hayan asombrado de cómo la ley impera. La acción de un ambiente diverso, el saber que allí la justicia humana se impone al fin, como que devuelve a nuestros compatriotas otro modo social de ser, un modo liberado de nuestros vicios.’ (Martín Luis Guzmán, Obras Completas I, Col. Letras Mexicanas, Fondo de Cultura Económica).
Por el contrario, nuestro país es amenazado por el presidente Trump, probable culpable de colusión en un asunto para beneficiar a un país extranjero, sea este Ucrania o Rusia. Ya pisa los talones ejecutivos el Fiscal Especial Robert Mueller y alega Trump cacería de brujas en plena Casa Blanca, lugar donde no tiene ninguna seguridad el candidato conservador a miembro de la Suprema Corte, Brett Kavanaugh.
Para complicar más, sigue creciendo la embestida contra los latinoamericanos, pues hasta julio de 2018, se han acumulado en las Cortes de inmigración cerca de 155 mil 923 casos. Gente relevante como el Premio Nobel de Economía, Paul Krugman, califica tales hechos también contrarios a los estadounidenses.
CADAVÉRES INSEPULTOS EN JALISCO
Los jaliscienses, como sociedad, nos sentimos ahora más avergonzados y denigrados que nunca a causa del increíble suceso provocado negligentemente por las autoridades del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses y la Fiscalía General del Estado, al mantener ’almacenados’ literalmente más de 150 cadáveres no identificados en una caja de tráiler, al no contar con suficiente espacio en refrigeradores del IJCF, donde ya tienen resguardados por lo menos doscientos cuerpos más que no han reclamado sus familiares.
Ya lo habíamos comentado anteriormente en este mismo espacio. La mayoría de cadáveres resguardados por meses en ese lúgubre, pero indispensable lugar, son producto en su mayoría de la encarnizada guerra entre bandas del crimen organizado según estadística judicial. Sin embargo, la torpe e inhumana acción señalada ha dejado en claro el poco interés y la inadecuada vigilancia en el manejo de tan delicada labor forense. Y aun cuando Aristóteles Sandoval Díaz, gobernador jalisciense cesó al titular del IJCF y al Fiscal General, haciéndoles responsables de la criticada maniobra de manejo de cuerpos, tendremos que preguntarnos: ¿bastará con destituir a funcionarios para que las cosas mejoren?. Creemos que no; ahí seguirán los cientos de cadáveres en espera de identificación o de ser inhumados en fosas comunes al término legal.
Lo acontecido en Jalisco marca un lamentable hecho, pero también para preguntar a la autoridad competente del resto de entidades del país sí el manejo y resguardo de cuerpos es adecuado, porque recordemos que en las mismas circunstancias se encuentra miles en espera de un resguardo y sepelio digno. (Ricardo Alcalá, Corresponsal en Jalisco).
GRUPOS DE CHOQUE EN LA UNAM
Los grupos de choque siempre han existido en la Universidad Nacional. El profesor Hugo Sánchez Gudiño, autor de Génesis, desarrollo y consolidación de los grupos estudiantiles de choque en la UNAM, señala que operaban ya en la década de 1920. Quizá el primero fue el de Los Gorilas reclutado por el rector Alfonso Pruneda para mantener la disciplina. En los treinta otro grupo se llamaba Los Pistolos. O Los Pistoleros de la Rectoría, porque iban armados. Según Salvador Novo, Aurelio Ballados, El Fóforo, recibía un sueldo como investigador para trabajar como cabeza de este grupo de choque. (Sergio Sarmiento, Reforma)
CLAUDIA SHEINBAUM
El gobierno de la Ciudad de México está diseñado en algunos de sus principales ’servicios’, para robar a los ciudadanos de manera legal. Se exacciona con reglamentos, abusivos a cual más, y por falta de espacio para algunos, como los de construcción por ejemplo, veamos ahora el caso de los parquímetros.
La operación privada de estos aparatos, por medio de los cuales la vía pública se convierte en un negocio cuyas utilidades jamás son explicadas con claridad, permite, junto con las grúas y el pase de lista en la Policía o los reclusorios, que existan oscuras minas, de las cuales sólo tiene conocimiento el Jefe en turno.
Claudia Sheinbaum lo sabe y quizá por eso le atribuya a la agónica administración, (sin mirar para Tlalpan; porque como dijo José Alfredo Jiménez: ahí la hiere el recuerdo), una historia de corrupción inevitable mientras subsistan reglamentos hechos para confiscar y compensar una errática y mendaz política fiscal cuyo jamás cumplido fundamento es la inmovilidad de los gravámenes, mientras se piensa meterle el diente hasta a las herencias o inventar la progresividad recaudatoria por zonas o lograr el impuesto a la plusvalía. Todas esas son formas disimuladas de robo. (Rafael Cardona, La Crónica)
ENRIQUE PEÑA NIETO
¿Qué es lo que no entendió el señor presidente? Hoy parece que nada. En la edición de ¡Hola! que está circulando, la portada está dedicada a Paulina Peña Pretelini, cuyo encabezado para atraer lectores dice: ’Así ha sido mi vida en Los Pinos’. La revista asegura que ’en un excepcional reportaje exclusivo excepcional y en realidad no analiza nada de lo que ofrece la portada de la revista, sino comenta, sin entrar en ningún detalle, algunos de los momentos que pasó en Los Pinos. Pero en realidad eso no importa, porque no se trata de ella, que abrió sus sentimientos a ¡Hola!, sino el hecho mismo que, en estos días donde agoniza el sexenio durante el cual su padre se volvió en escarnio nacional, vuelva a sentarse el presidente en un barril lleno de dinamita con la mecha encendida, al permitir este encuentro, cuyo fin era ser el tema de portada. (Raymundo Riva Palacio, El Financiero)

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor