Excolaborador rompe el silencio y narra cómo Francisco Olvera desvió y lavó 2.7 mil millones de pesos


Francisco Olvera Ruíz, exgobernador del estado de Hidalgo, solicitó a Pablo Pérez Martínez desviar alrededor de 2.7 mil millones de pesos en 5 años de transacciones, además de otras tantas no cuantificadas en un total de 20 años

| María Idalia Gómez, Luis León, Jonathan Nácar y Oscar Santillán / EJE CENTRAL | Desde Emmanuel Ameth Noticias
Excolaborador rompe el silencio y narra cómo Francisco Olvera desvió y lavó 2.7 mil millones de pesos

Temas clave / POLITICA

Política

Mayo 03, 2018 12:17 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
María Idalia Gómez, Luis León, Jonathan Nácar y Oscar Santillán / EJE CENTRAL › Emmanuel Ameth Noticias

1,043 vistas

(Versión editada. Ver completa en http://www.ejecentral.com.mx/desvio-olvera-2-7-mmdp-la-fortuna-que-hizo-pellizcos/)

¿Imagina Usted la vida que llevaría de cobrar cada semana 11.2 millones de pesos y que esa rachita se extendiera durante 5 años? pues ese es el equivalente al dinero que el exgobernador de Hidalgo Francisco Olvera desvió del erario.

Le decían ’pellizcar’. Pellizcar de aquí, pellizcar de allá, de todos los programas federales que fuera posible sacar dinero. El secreto estaba en hacer parecer que los recursos públicos sí se entregaban a la población, pero en realidad esos miles de millones de pesos tenían otro destino: campañas federales y estatales y los bolsillos del gobernador en turno, en este caso de José Francisco Olvera Ruiz y del pequeño grupo de sus colaboradores más cercanos.

Se trata de un mecanismo que funcionó a partir de una red de funcionarios al interior de las secretarías, especialmente la de Educación y de Salud, porque son las que reciben la mayor cantidad de recursos públicos. Se consuma mediante operaciones que prácticamente no dejan huella por la forma en que se registran contablemente y los retiros se hacen en efectivo.

Sólo a partir del testimonio y documentos oficiales de un personaje que es pieza clave de este entramado, EJE CENTRAL puede mostrar cómo en las últimas dos décadas, Olvera Ruiz utilizó recursos que no sólo le permitieron incrementar su patrimonio, que puso a nombre de varios testaferros, sino para financiar operaciones políticas en el estado y la Federación. Este tejido de complicidades lo usó el priista desde la coordinación general jurídica del gobierno de Manuel Ángel Núñez Soto, su mentor político.

En exclusiva, en la propia voz de Pablo Pérez Martínez, quien se desempeñó como encargado de las finanzas para Francisco Olvera desde sus inicios en el servicio público, narró a este periódico cómo fue que, desde su posición en el área jurídica del gobierno y luego como subsecretario de Finanzas y Administración de la Secretaría de Educación Pública (SEPH), año con año fue ’pellizcando’ el gasto público. Pero cuando fue gobernador, el uso de recursos aumentó y solicitaba, asegura, no menos de 20 millones de pesos en cada petición. En cinco años desvió dos mil 700 millones de pesos, sólo de la Secretaría de Educación de la entidad, lo que corrobora las transferencias y cheques que revisó Eje Central.

Sólo una parte muy pequeña de este caso se conoció en enero de 2017, cuando fue detenido el exdirector de Recursos Financieros de la SEPH, José Antonio Turrubiarte Delgadillo, quien junto con el tesorero de la SEP hidalguense, Juan Jorge López Reyes –a la fecha aún en libertad–, eran los dos firmantes de los cheques que se usaron para consumar el desvío de recursos.

Sin embargo, en esa acusación no se registra todo el dinero desviado, y pareciera que fueron los integrantes del área de finanzas de la secretaría quienes se beneficiaron, porque las investigaciones, hasta ahora, no han involucrado al exgobernador; a pesar de que Pérez Martínez ha ofrecido declarar y presentar pruebas sobre cómo el dinero fue entregado al Olvera Ruiz.

Es por eso que el exsubsecretario de Finanzas y Administración de la SEPH permitió la entrevista con EJE CENTRAL y en ella ofrece detalles de las órdenes que daba el entonces gobernador y cómo éste recibía los recursos en efectivo, dentro de cajas de archivo muerto de las propias instituciones e incluso hasta en algunas ocasiones tuvieron que hacer uso de los servicios de empresas de transporte de valores, por la cantidad de billetes que representaba.

Para Pablo Pérez no hay duda, el destino del dinero desviado fue a parar a Suiza en cuentas del exgobernador, al igual que en gasolineras y desarrollos inmobiliarios.

Incluso, relató el contador, Olvera Ruiz compró un edificio que se ubica a la entrada de Pachuca y que era un antro, pero que para apoderarse de él, simuló la renta del mismo por parte de la Secretaría de Educación y hasta la remodelación corrió a cargo de la dependencia.

Como parte del andamiaje que construyó Olvera, para su protección, contaba con una oficina de espionaje que le permitía vigilar, asegura el contador, a quienes consideraba sus adversarios.

JUGOSAS BECAS

Pablo Pérez Martínez estudió Contaduría en la Universidad Autónoma de Hidalgo y allí conoció a Olvera Ruiz, quien estudiaba Leyes, pero era el líder de la Federación, que controlaba la vida académica de la institución.

Cuando en 1999 Olvera Ruiz fue designado director jurídico del gobierno estatal, llamó a Pablo Pérez para que le llevara las finanzas y allí aprendió cómo ’pellizcar’ las partidas presupuestarias por órdenes de su jefe, sin que se notara. Y es que esa área maneja bastantes recursos extraordinarios y aportados por la federación, porque recibe ingresos, por ejemplo, del Registro Público de la Propiedad, notarías, la Junta local de Conciliación y Arbitraje y las prisiones estatales.

Pero la esencia, lo importante, lo que a él le interesaba (Francisco Olvera) es que ahí manejábamos los recursos de apoyo que se le daban a los Ceresos. Ahí manejábamos y había un recurso muy importante, a los dos se les pellizcaba: al estatal y al federal. El federal haga de cuenta que nos llegaban 250 mil pesos, pero todo era una gran masa de corrupción. Ahí el director iba y se mochaba con Francisco Olvera, ellos ya sabían cómo lo tenían que hacer, que era lo que pedían, no daban todo el recurso, el recurso que se les da es para alimento no lo aplicaban todo en el alimento’, relató Pérez Martínez.

En esa época, asegura, ’se lo puedo decir con toda la seguridad, de lo que yo le fui dando se compró su primera casa en San Javier, una zona de alto nivel allá en Pachuca. Él vivía en una casa sino de interés social, una casa muy muy muy sencilla antes de entrar ahí. Era variable, pero yo recuerdo que en aquel tiempo creo que le daba más o menos 350 (mil) mensual’.

En 2001, Olvera Ruiz deja la dirección jurídica y se lanza como candidato a diputado. Sin embargo, deja a su amigo contador en la dirección jurídica para que desde allí le envíe dinero para su campaña.

El hecho de que yo me haya quedado era para seguir pellizcando cosas, para seguirle ayudando a los gastos de campaña. Entonces agarra y me dice, ‘oye no hay algo de lo que les podamos pellizcar ahí’, le digo sí hay un programa, se llamaba este programa Regularización de la Tenencia de la Tierra. ¿Qué hacía este programa?, si usted tenía su ejido no lo había regularizado esta oficina le regularizaba todo eso, pero no era un importe muy elevado el que le cobraba pero sí eso ayudaba para ir formando un fondo con el que se mantenía la nómina y los gastos de esa misma oficina’, relató el contador.

Después de explicarle que sacar dinero de ese programa no se notaría y podría justificarse en libros, Pérez Martínez le pide al candidato Francisco Olvera que hable con el director de finanzas de la Dirección Jurídica, Rodolfo Picazo Molina.

‘A ver prepárate los pagarés yo ahorita hablo con él’ (le pidió Olvera). Saqué creo 2 millones de pesos o un millón y medio, bajé, en ese tiempo estaba Rodolfo Picazo Molina como secretario de Finanzas, le digo, ‘pues me dice Paco que ya habló contigo’, este Rodolfo me dice sí, sí. Me lo autorizó (el retiro) y me dieron el millón, los dos millones de pesos.

Al rato me llama (Olvera) me dice: ‘¿qué pasó, ya los tienes?’. Le digo: ya. Me dice: ‘te espero en mi casa a las 5 de la tarde’. Uno como contador siempre lleva de alguna manera el orden, qué es lo que tenía pendiente y dije pues con esto la va a librar este cuate se va ir sin ningún problema. Ya llego con él, no me pasa como debería de ser por la puerta principal, me pasa por la cochera, me mete por ahí y me lleva a un despachito que tenía.

‘A ver, ¿cómo estamos?’ (le pregunta Olvera). Estas son las cuentas, todavía tenemos esto pendiente, pero con lo que traigo con esto a ver. Ya empiezo a ponerle todos los montones de billetes. Dice ‘no, no, no a ver de aquí, dale nada más tanto de aquí tanto’. Y digo: ‘oye, pero pues al rato no vas (a deber dinero). Dice: ‘no, ya yo le veré’ porque dice ‘yo ya gasté mucho en la campaña’, realmente no gastó nada. Atrás de él tenía una caja fuerte la abrió y empezó a meter los montones de billetes’, relató.

Extracto del reportaje originalmente publicado en Eje Central http://www.ejecentral.com.mx/desvio-olvera-2-7-mmdp-la-fortuna-que-hizo-pellizcos/

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor