1

2,159 vistas

Septiembre 24, 2019 09:15 hrs.

Sócrates A. Campos Lemus › diarioalmomento.com

Política Nacional › México Ciudad de México


Los tiempos pasan y cambian las visiones y las misiones de los hombres, anteriormente, se comentaba, en plan de broma y en algunos casos en serio, muy en serio, con los periodistas del FIFOCHA: Fideicomiso para el Fomento del Chayote que: ’político no definido aparecía en página de nota roja, y ahora dicen que: delincuente no definido parece en página de política o de sociales.’ No es ajena la cultura del chayo, sin duda, uno de sus máximos exponentes lo fue Carlos Denegri y otros muchos que aún viven y que por supuesto sería peligroso hablar de ellos, solamente los mecanismos del gobierno pueden ponerles distancia y aun así, pues los vemos aparecer en medio internacionales y generando conflictos, problemas o bien definiendo lo que sucede con el jefe de jefes, no se crea que cualquiera tiene el valor de explicar lo que son las reacciones del mero mero petatero, no, hay costos y no todos los podemos pagar, los que hemos estado al filo de la muerte o encarcelados o en el exilio pues como que andamos más curtiditos y pues si no es así, pues cuando menos ya no nos espantan con el petate del muerto y para ello pues tiene uno que contar con un medio de comunicación serio y valiente que sostenga los dichos y las investigaciones de los que ahí colaboran y así, pues tienen el peligro no de que les corten los subsidios o los chayos o no les den publicidad, sino que les hagan la vida pesada y lleguen al cierre, porque al irse cerrando los espacios lo que en realidad se puede esperar es la muerte a manos de los sicarios oficiales o de los delincuentes que tienen ligas y compromisos con los políticos y empresarios o con los funcionarios y así pues, las cosas, se ponen del color de hormiga…

En los tiempos actuales se mata a los comunicadores por esos mecanismos o bien, por los accidentes o de hambre y, esto, es verdad, sucedió que en los tiempos del liberalismo se pagaba para que se callara, es decir, los medios de comunicación tenían como misión no sacar los grandes escándalos que pudieran complicar la vida política en el país o bien involucrar a los políticos, funcionarios, empresarios o financieros y es que, en la inmensa mayoría de los casos, los dueños de los medios de comunicación tenían una relación personal y directa con los grandes hombres del poder y no les importaba, en muchos casos, los medios y el valor de los mismos, ni su veracidad ni su circulación, ellos, los dueños, los utilizaban como llaves que les daban el acceso a las puertas de los negocios, de muchos negocios, y en tales casos, los recursos que fluían a los medios solamente se dedicaban si es que eso sucedía, a medio pagar a los comunicadores y así les dieron acceso al chayo, porque pagándoles mal era una forma de compensarles el sueldo y así vimos crecer a muchos ’periodistas’ que ahora son magnates en los medios, esto destruyó la credibilidad y la confianza en los medios de comunicación y un país, sin el elemento claro de los medios y su fuerza en las denuncias y el análisis que pudiera mantener una visión clara de los ciudadanos, pues es un país que fracasa a la corta o la larga, esa falta de confianza y de veracidad que la gente ya no tenía en los medios fue aprovechada por partidos y organizaciones políticas o sociales que fueron llenando los espacios porque, cuando menos, tenían o gozaban de confianza y mantenían credibilidad que los grandes medios ya no mantenían, por ello, el fenómeno político que vivimos en el pasado proceso electoral es bien importante y, ahora, siguen los políticos, los partidos, las organizaciones y los empresarios y financieros con las mismas pendejadas, es decir, en vez de hacer un análisis de lo que sucedió para cambiar, no, hacen lo mismo que antes y demuestran que solamente son viscerales y no conocen los caminos de la vida política ni el sentir de las masas y así, pues están perdidos independientemente de lo que gasten en algunos merolicos chayoteros…dinero perdido.

Durante la guerra de Vietnam, en los años sesentas, el control y las mentiras generadas y manipuladas por el gobierno norteamericano para mantener la guerra generó, al final de cuentas, la desconfianza en los medios de comunicación y esto influyó en los medios y así, cuando comenzaron las protestas políticas de los jóvenes por la paz y por la integración racial el mismo presidente vino a mostrar que ya no gozaba de la confianza ni tenía credibilidad de tal suerte que el mismo gobierno tuvo que generar la maniobra para que, filtrando nuevos escándalos que involucraban al presidente, el congreso reaccionara y solicitara su destitución y encarcelamiento, esto provocó, nuevamente, la confianza de la ciudadanía a los medios de comunicación tan necesarios para el buen gobierno de un país y demostraba que los diputados y senadores veían antes los intereses populares y se generó una nueva confianza en las acciones del gobierno, no se dejó que se llegara a la tragedia política que hubiera costado mucho a los norteamericanos y así salvaron la crisis, aumentando la confianza en los medios de comunicación y en sus políticos, salvado al mismo sistema presidencialista. Mao Tse Tung se dio cuenta de la maniobra y entendió que Nixon tuvo el valor de auto sacrificarse para salvan las bases del sistema, la comunicación y la política, y es por ello que después, recibe a Nixon como un héroe nacional. En México se han pretendido hacer muchas maniobras similares, pero como nuestros políticos son perversos y mensos, corruptos y cobardes, pues todo lo que hacen fracasa y así vemos, ahora, los escándalos del expresidente Peña que enloquecido y enamorado anda haciendo los ridículos en varias partes del mundo y es que cuando andan enamorados pues hacen toda clase de pendejadas, no piensan correctamente, con la cabeza, sino con la pasión, como en el cuento de la ranitas que cruzaban las vías y al pasar el tren a una de ellas le corta las nalguitas y ella, desesperada por sus nalguitas regresa a recogerlas y, al volver, pasa otro tren y le corta la cabeza, dejando como experiencia que: no hay que perder la cabeza por unas nalguitas y así, no sería malo que el presidente también entendiera que no se mata a la prensa con hambre y a los comunicadores con el olvido y la miseria, esto puede tener muchas y graves consecuencias que ahora, en la euforia del poder, no se ven, sino cuando andan de capa caída… y, entonces, se comienzan a hacer los desfiguros, como dicen las abuelas…

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor