1

1,510 vistas

Enero 29, 2019 12:54 hrs.

Arturo Zárate Vite › diarioalmomento.com

Política Nacional › México Ciudad de México


Antes de las elecciones intermedias de 2021, en las que se renovará la Cámara de Diputados, no se tocará la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales. Es evidente que no es un tema prioritario para el Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), el partido que está en el poder gracias a 30 millones de votos.
¿Por qué y para qué estaría interesado en reformarla? Las reglas de la competencia han demostrado que funcionan, de otra manera la alternancia no sería una realidad y mucho menos Morena hubiera arrasado como lo hizo, por amplio margen en el país.
Morena, ahora, no tiene la menor duda de la equidad e imparcialidad de la ley. Le consta.
En ese contexto, cuando las reglas y sus seguidores le han dado los resultados que todos conocemos, se explica que Horacio Duarte Olivares haya dejado la Cámara de Diputados para ocuparse de la subsecretaría del Empleo, apuntalando la responsabilidad que tiene la joven secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde. De otra manera, Horacio seguiría en la cámara. Si alguien domina el tema electoral entre los morenistas es Horacio.
Duarte Olivares conoce las leyes e instituciones electorales, representó primero al PRD en el IFE y siguió con Morena en el INE. Es un tipo serio y cuidadoso, agudo en su crítica. Lo he visto participar en el consejo del organismo que se encarga de organizar las elecciones. Estuvo como representante perredista ante el instituto en las discutidas elecciones de 2006. Logró poner en jaque el desempeño de Luis Carlos Ugalde, entonces consejero presidente del IFE.
Morena no va a promover la modificación o reforma de reglas electorales, porque con esas ganó y ganó como nadie se lo imaginaba. Hizo chiquitos a sus adversarios. Controla los poderes Ejecutivo y Legislativo, como alguna vez lo hizo el PRI, con aplastante mayoría.
Hacer cambios, significarían riesgos innecesarios para Morena. Es indiscutible que la ley electoral funciona, gana el que obtiene más votos y el fantasma del fraude prácticamente se ha esfumado a nivel nacional. Ya se acostumbrará el partido en el poder a que no se pueden tener todas las canicas. Hay plazas, ciudades o estados, que no aceptan el proyecto de la nueva mayoría.
Además, tampoco Lorenzo Córdova, consejero presidente del Instituto Nacional Electoral, empuja o tiene especial interés en este momento por ajustar la ley electoral. Lo que tiene preocupado al consejero es el presupuesto que le aprobaron los diputados al organismo, porque advierte que no le alcanza para las actividades que realizará en este año.
Por lo tanto, en un hecho que no tiene prioridad tocar la ley electoral. Tampoco está en los planes deshacerse de los Organismos Públicos Electorales Locales (OPLES) que operan en los estados.
En vez ocuparse en modificar reglas del juego, lo que hace Morena es cuidar y mantener su clientela electoral.
Vite10@hotmail.com
@zarateaz1








VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor