Hay perversos intereses para repetir la masacre estudiantil del 68


*Conspiración contra la UNAM

| Por: Víctor S. Serrano | Desde guerrerohabla.com
Hay perversos intereses para repetir la masacre estudiantil del 68

Temas clave / POLITICA

Periodismo

Septiembre 07, 2018 20:23 hrs.
Periodismo Nacional › México Ciudad de México
Por: Víctor S. Serrano › guerrerohabla.com

20,446 vistas


*Este 2 de octubre se cumplirán 50 años del movimiento estudiantil de 1968, uno de los más sangrientos del siglo pasado.


Este 2 de octubre se cumplirán 50 años del movimiento estudiantil de 1968, uno de los más sangrientos del siglo pasado. Ese día miles estudiantes y trabajadores, se reunieron en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco para manifestarse en contra de la opresión por parte del gobierno.
Durante el desarrollo de esa manifestación el grupo paramilitar ’Batallón Olimpia’, la Dirección Federal de Seguridad, llamada ’Policía Secreta’ y elementos del Estado Mayor Presidencial, otros dicen que del Ejército, dispararon en contra de los manifestantes. Aunque no hay una cifra exacta, se habla de 150 a 500 muertos en esa masacre, más de mil personas detenidas, así como más de mil heridos.
A partir de ese lamentable suceso, han cambiado muchas cosas en la UNAM. Por ejemplo ha sido reconocida como una de las mejores universidades a nivel internacional y, ha crecido considerablemente en su infraestructura.
La UNAM es un gran baluarte de la educación en México y Ciudad Universitaria es el corazón de ese universo. Pero el desarrollo ha originado situaciones adversas a la academia como la inseguridad, la venta de droga, las cuotas de poder, y las revueltas ocasionadas por los denominados porros o grupos anarquistas.
Prueba de ello, lo ocurrido el pasado 3 de septiembre, cuando un grupo de porros atacaron a estudiantes del CCH Azcapotzalco al momento de manifestarse en la explanada de la Torre de Rectoría en Ciudad Universitaria por la falta de maestros y la presencia de porros en su plantel.
Los atacantes usaron piedras, palos y artefactos explosivos, ocasionando graves lesiones a varios estudiantes, como es el caso de Joel Sebastián Meza, quien estuvo en riesgo de perder uno de sus riñones y una oreja.
Con motivo de esos acontecimientos se declaró un paro de 48 horas solo en los planteles de universitarios ubicados en la Ciudad de México hasta el día 5 de septiembre, pero aún no debemos cantar victoria sobre el cese del movimiento.
Hay preguntas que enseguida deben plantearse:
¿Esto fue algún acto de provocación para revivir lo de hace 50 años?
¿Hay personas atrás de éstos eventos que se beneficiaron o se beneficiarán?
¿Quiénes están atrás? y
¿Se hará algo contundente para erradicar a los porros?
Vale la pena señalar que los porros han existido desde de la década de los cuarenta y a la fecha se encuentran constituidos más 40 grupos porriles con presencia en diversos planteles y facultades de la UNAM.
El porro es aquel integrante de una organización que persigue distintos intereses, ya sean políticos o económicos, a través de la violencia.
Realizan o rompen huelgas estudiantiles, se infiltran en organizaciones estudiantiles, llevan a cabo protestas sociales, utilizan los anónimos de muchas organizaciones no para infiltrarse, sino para hacerse pasar por ellas cuando estalla la violencia en las manifestaciones, entre muchos otros hechos delictivos.
Por tales acciones se han expulsado a 18 alumnos, y de acuerdo con la Gaceta de la UNAM fueron expulsados entre otras cosas por generar desorden en el campus de CU, por agredir físicamente a un grupo de estudiantes que realizaban manifestaciones pacíficas y por portación de arma punzocortante e impedir el libre tránsito de alumnos.
Además, merecen una sanción penal por la comisión de dichas conductas, y cualquiera que sea la Procuraduría que investigue los hechos delictivos, en los Códigos Penales se encuentran previstas y sancionadas las conductas cometidas por los porros como lesiones graves que ponen en peligro la vida o el intento de homicidio, por mencionar algunos.
También se deben buscar, perseguir y sancionar a todos aquellos que estén detrás de estas personas, y no solamente a los que participaron directamente en estos hechos tan lamentables.
Es el momento de tomar con seriedad la situación para evitar que se vuelvan a cometer esas conductas. Algo de lo que estoy convencido es que se deben sancionar a aquellos que están atrás de todos estos porros, y es necesario hacer reformas en los Códigos Penales para agregar el delito de ’Conspiración’ para cometer un delito.
Este delito se comete aún cuando los actos planeados nunca hayan sido consumados, y permitiría sancionar no solo a los que participaron de manera directa en la comisión del delito, también aquellas personas que están atrás de todo, incluso de los autores intelectuales; en este caso por ejemplo, se podría sancionar a los que pagan el transporte para los porros, el que les paga por el evento, y que también los mantiene amotinados en varios espacios de los planteles de todo la Universidad, por mencionar algunos, y que no nos sorprendería que todos esos recursos provengan del erario público.
¿Qué pasará con este movimiento?... solo el tiempo nos permitirá saberlo, pero a mi parecer no se debería manchar o ensuciar la imagen de la UNAM y, mucho menos, utilizando como estandarte la historia sangrienta del 68, por el interés y el oportunismo de unos cuantos y, menos aún utilizar a los verdaderos estudiantes como carne de cañón para satisfacer intereses políticos y económicos de algunos.
Debemos exigir y buscar un cambio hacia el progreso no hacia el retroceso, hay países en donde sus universidades están creando y haciendo experimentos para lograr conquistar el universo, intentar cambiar y mejorar su futuro como nación; ¿porque nosotros no?
México y la UNAM cuentan con grandes profesionistas y alumnos, lo sé porque me enorgullezco de formar parte del claustro de maestros. ¿Porque no alcanzar y mejorar esas expectativas?
Hay que enaltecer y trabajar todos los días por defender y alcanzar la verdadera razón por la que la UNAM existe, crear grandes profesionistas que ayuden al desarrollo de nuestro país y el mundo, que seamos la línea divisoria del conocimiento para que con los estudios científicos se pueda mejorar la calidad de vida de las personas a nivel nacional e internacional.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor