1

2,118 vistas

Septiembre 06, 2019 11:59 hrs.

Gregorio Almazán H. › diarioalmomento.com

Derechos Humanos Nacional › México Ciudad de México


El Instituto Nacional de las Mujeres condena y lamenta las misóginas y discriminatorias declaraciones del Doctor José Manuel Mireles Valverde, subdelegado médico del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) en Michoacán. Dichas expresiones hacia las mujeres usuarias de los servicios de salud fomentan la desigualdad en el acceso a los servicios de atención médica, mismos que el Estado está obligado a brindar, bajo los principios de igualdad entre mujeres y hombres, inclusión, no discriminación y respeto a la diversidad.

Las expresiones del Doctor Mireles, además de limitar el derecho básico de las mujeres a la salud, también significan un grave retroceso a la lucha feminista y sindical de las trabajadoras para obtener el acceso a la seguridad social con todas las prestaciones del Estado mexicano. No basta con una disculpa que trate de enmendar el error. Para acabar con la violencia contra las mujeres es necesario un profundo compromiso que garantice que todos los servicios de salud se brinden con perspectiva de género, y que el funcionariado a cargo cumpla con la normatividad vigente.

En este sentido, desde el INMUJERES hacemos un llamado a todas las servidoras y servidores públicos a garantizar el acceso a los servicios sin discriminación y en igualdad de oportunidades conforme a lo estipulado en el Código Ética de las Personas Servidoras Públicas del Gobierno Federal.

Asimismo, reiteramos la urgencia de construir un cambio cultural que reconozca a las mujeres como sujetas de derechos en el sentido más amplio, elimine el machismo y la violencia institucional. Para ello es necesario continuar fortaleciendo desde las instituciones la eliminación de estereotipos y prejuicios que estén basados en la idea de inferioridad o superioridad de cualquiera de los sexos.

En el INMUJERES continuaremos trabajando para que funcionarios y funcionarias públicas conozcan de su responsabilidad y la obligación que tienen en el impulso para construir una sociedad igualitaria y respetuosa de los derechos humanos de las mujeres.



VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor