1

2,293 vistas

Septiembre 19, 2019 21:02 hrs.

Jesús Yáñez Orozco › diarioalmomento.com

Deportes Estados › México Ciudad de México


+’Fue un homenaje sincero, no una ocurrencia’, argumenta

+Vestimenta del púgil británico causó malestar en redes sociales

Ciudad de México, (BALÓN CUADRADO).- Septiembre es considerado mes patrio por los mexicanos. Y en Las Vegas, Nevada, se convierte, durante una tradicional función boxística, en sede alterna para celebrar las fiestas dieron inicio a la Independencia con el grito libertador de Miguel Hidalgo en 1810. Pero esta vez la velada del pasado 14 no la protagonizaba un boxeador mexicano, como suele ocurrir, sino británico y en una división en la que rara vez se ve a un púgil tricolor. Y que causó agria polémica.

Tyson Fury, el Rey Gitano, no dejó pasar el simbolismo de la fiesta para transfigurarse en mexicano por una noche. Subió al cuadrilátero con impensable atuendo que se decantaba en sorna: enfundado en un jorongo con la bandera mexicana, con todo y escudo; de fondo la inmortal canción de José Alfredo Jiménez, El rey, interpretada por un mariachi.

Antes de la pelea en la que venció por decisión unánime, en una sangrienta carnicería al sueco Otto Wallin, el británico aludió a la cultura popular mexicana portando, además, máscaras de luchadores. Primero Místico, después Rey Mysterio.

Al desprenderse del jorongo bandera, dejó al descubierto su calzoncillo, blanco, flanqueado de verde y rojo, y en el reverso, el escudo nacional de México. Gesto para celebrar la Independencia de México que fue criticado con severidad en las redes sociales por llevar el escudo nacional –águila devorando la serpiente sobre un nopal– en el trasero.

’Esa reacción es exagerada’, justifica Mauricio Sulaimán, presidente del Consejo Mundial de Boxeo, organismo que entregó al peleador inglés el cinturón maya conmemorativo al británico tras la victoria.

Según Sulaiman, ’lo hizo como un sincero homenaje a México, un país por el que siente una verdadera devoción’.

No fue, argumenta, ’una ocurrencia por la fecha de nuestras fiestas patrias, sino porque siempre ha mostrado una pasión por nuestro país y le un gran impulso en una función importante en Las Vegas’.

Es una tradición en el boxeo celebrar las fiestas patrias con una función en Las Vegas. Era previsible que el protagonista sería la estrella mexicana Saúl Canelo Álvarez –famoso por sus tongos sobre el ring– pero la estafeta la recibió el grandulón Fury y no dejó pasar la oportunidad para simpatizar al público mexicano.

’Es un gesto que se agradece. Porque coloca a nuestro país en el sitio más alto ante el mundo’, agrega Sulaimán, quien invitó a quienes se ’sintieron ofendidos que reflexionen sobre los motivos que tiene un peleador de otro país para dedicar su noche de triunfo a México’.

Sulaimán –cuyo padre dirigió el CMB casi cuatro décadas–, reconoció también la entrega del peleador británico, quien a pesar de un par de cortes escalofriantes, uno en el párpado y otro, centímetros más arriba, terminó la batalla y logró salir con el triunfo.

’Le costó trabajo, pero lo consiguió con coraje; después de lo que vimos ahí y de la derrota de Anthony Joshua ante Andy Ruiz, queda claro que el verdadero rival a vencer en la división de los pesos pesados es el campeón del CMB, Deontay Wilder’, considera Sulaimán, quien adelantó que es probable que Fury visite nuestro país para la convención del organismo en octubre, en Cancún.

’Cuando le entregamos el cinturón maya del CMB, Fury estaba feliz. Dijo que lo colocaría por encima de todos las fajas que le ganó a Wladimir Klitschko. No cabe duda de que Fury es un digno merecedor de un premio que representa lo más grandioso de la cultura mexicana’, concluye Sulaimán

(Con información del diario La Jornada)

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor