El Enjuiciado

La independencia de México

Por Yareli Arzeta

La independencia de México

Temas clave / Articulistas

Periodismo

Septiembre 14, 2018 22:44 hrs.
Periodismo Estados › México Guerrero
Por Yareli Arzeta › guerrerohabla.com

5,158 vistas

El periodo de nuestra historia conocido como la Guerra de Independencia comienza (estrictamente hablando) la madrugada del 16 de septiembre de 1810, cuando el padre Miguel Hidalgo y Costilla da el llamado ’Grito de Dolores’ y termina el 27 de septiembre de 1821 (11 años después) con la entrada triunfal del Ejercito Trigarante, encabezado por Agustín de Iturbide y Vicente Guerrero, a una jubilosa Ciudad de México. El objetivo principal de este movimiento (armado y social) era librar a nuestro territorio del yugo español, y que en cada rincón de la Colonia se olvidase por completo el concepto de virreinato.

De acuerdo con especialistas, el estudio del desarrollo de la historia de este importante movimiento revolucionario se puede entender mejor si se revisan, detenidamente, los siguientes cuatro momentos o etapas más trascendentales:

Primera etapa

Abarca desde el Grito de Dolores el 16 de septiembre de 1810 en la ciudad de Dolores, hoy llamada Dolores Hidalgo, cerca de Guanajuato en México, hasta la batalla de Puente de Calderón (en el actual municipio de Zapotlanejo, Jalisco, el 17 de enero de 1811). Cuando la muchedumbre dirigida por el padre Hidalgo con su famoso estandarte guadalupano en mano- pelaba con más pasión y arrojo que estrategia. En este momento, cuando el cura Dolores llegó a su cita con la historia en el Puente, sus fuerzas se calculaban alrededor de cien mil hombres (entre ellos criollos, indios, mestizos y gente de las castas). Por su parte, los realistas, soldados leales al virrey y a la corona española, debian rondar entre los 50 mil efectivos.

Segunda etapa

En este periodo entra en escena José María Morelos y Pavón. Éste va desde principios de 1811 hasta la toma del Fuerte de San Diego en Acapulco en agosto de 1813. Durante este tiempo, los insurgentes se anotaron varios triunfos siendo los mas sonados los obtenidos en las regiones del centro, en Cuautla, Morelos, donde llegaron a romper un importante cerco y en el sur, en las ciudades de Acapulco y Chilpancingo, Guerrero, donde se gestiono el primer Congreso de Anáhuac de la República Mexicana


Tercera etapa

Ésta se caracteriza por un gran desorden. Con la muerte del ’Siervo de la Nación’ fusilado en Ecatepec, en el Estado de México, el cual creo un gran vacío en el mando del grupo insurgente y los realistas, aprovechando esta situación, al mando del temible General Félix María Calleja logran rehacerse y recuperar la ofensiva. En esta etapa se rinde el ultimo reducto importante insurgente y técnicamente, los leales a la corona han ganado la guerra. Solo unas cuantas partidas, como la que comandaba Vicente Guerrero en el sur, surgieron en pie de lucha hasta febrero de 1821 con la firma trascendental del Plan de Iguala.

Cuarta Etapa

Esta transcurre del 24 de febrero de 1821 hasta el 27 de septiembre de ese mismo año cuando el Ejercito Trigarante al mando del ex realista, Agustín Iturbide, entra triunfal, junto con Vicente Guerrero, a la ciudad de México. El contingente, compuesto por los soldados del General Iturbide (ya convertidos) los insurgentes que aun quedaban, avanzo por la actual calle de Madero en el centro Histórico de la CDMX hasta alcanzar la popular plancha del Zócalo.



Con este pequeño resumen de nuestra independencia, y dejando aun lado el formalismo, quisiera externar mi sentir respecto a estas fechas; desde nuestra primera etapa de formación en la educación preescolar, nos enseñan a respetar a nuestro símbolo patrio, nuestro himno nacional, a sentirnos orgullosos de la independencia de México, a que el Ejercito Mexicano es un orgullo, y comienzas a verlos también a ellos como héroes, entre otras fechas importantes claro, aunque en esta etapa de formación no estamos realmente conscientes de lo que paso en aquellas fechas entre 1811 y 1821.

Cuando ascendemos a la educación primaria, nos comienzan a contar una historia de sucesos que nos dejan impactados, el como un Sacerdote que el estandarte de la Virgen de Guadalupe unió a toda una multitud para luchar por la libertad, y comienzas a sentir orgullo de tu lábaro patrio, de tu himno nacional, de la historia de tu país. En lo particular siempre me gusto la historia y hacia muchas preguntas respecto al tema, me sentía orgullosa de ser mexicana, de ir cada 15 de septiembre a la plaza Primer Congreso de Anáhuac, y gritar a todo pulmón ¡Viva México! En compañía de mi familia y personas que estaban ahí también.

Cuando escalamos al nivel secundaria, nos siguen inculcando que cada lunes, se tiene que rendir honores a la bandera, efemérides, que el 15 de septiembre es un día especial para los mexicanos, y no precisamente por tanta sangre derramada, como lo ven algunos, sino porque gracias a la valentía de esos hombres, de esos ’héroes’ de independencia, nosotros dejamos de ser esclavos durante cierto tiempo etc, no los siguen inculcando y nosotros seguimos sintiéndonos orgullosos de lo que fue la independencia, y nos emociona mas que llegue el 15 de septiembre, por diferentes aspectos, tal vez, nos emociona, el que haya suspensión de labores, el que hagamos una noche o una mañanita mexicana, pero ya estamos muy conscientes de porque lo hacemos.

Cuando entras a nivel medio superior, la historia cambia, el hacer honores a la bandera, ya no es todos los lunes, ya no te enseñan que los hombres que hicieron posible la independencia lucharon por un bien común, si no que fue en algunos casos fue por beneficio propio tal vez, y te vas haciendo a la idea de que esos hombres, no son héroes. El hacer honores a nuestro lábaro patrio se te vuelve tedioso, y no porque el himno sea aburrido, o no te guste, si no porque vamos dejando de lado todo eso que nos dijeron desde pequeños de nuestros ’héroes’ de independencia

Comienzas a crear tu propio criterio sobre los acotamientos en el país, en algunas ocasiones erróneo y comienzas a darte cuenta de que todo lo que lucharon en aquellos tiempos esos hombres, ya no existe, ya no hay un México independiente al cien por ciento y volvimos a caer en un terrible sistema, en el cual, el que tiene más poder puede hacer cenizas a quien no lo tiene.



Tal vez nuestro país, necesita otra lucha, otra independencia de este sistema que ha caído lamentablemente en la barbarie, pero eso no es motivo suficiente, para dejar de estar orgullosos, porque lo que hicieron aquellos héroes de independencia, no es motivo suficiente para burlarse de las personas que creen un México justo, en un México libre, no hay razón alguna, para que se rían de las personas que aun se les eriza la piel al escuchar el himno nacional, el himno a Guerrero, al ver a nuestro Ejercito México marchar cada 16 de septiembre, nada justifica el hecho de que los jóvenes a los que les llaman milenias, hagan ’memes’ en forma de burla a nuestra parte de historia como lo es la independencia de México.

Tenemos que seguir sintiéndonos orgullosos de lo que lograron aquellos hombres en ese siglo, porque tal vez, no tengamos libertad al cien, pero tenemos algo mas grande y del cual nos deberíamos de sentir orgullosos, ya que gracias a ellos tenemos los sentimientos de la nación, los cuales son prácticamente la base de nuestra constitución de los estados unidos mexicanos, pero, sobre todo, tenemos identidad.

Y tal vez este 15 de septiembre muchos no puedan gritar ¡Viva México! Porque el México de hoy, a quitado vidas injustamente, a lastimado al pueblo, pero algo que jamás debemos de dejar de sentir es el orgullo de haber tenido aquellos hombres que marcaron nuestra historia para bien y debemos siempre respetar su lucha, y hacer honor de ella, y decir con orgullo que son y serán nuestros Héroes de Independencia.

’La guerra terminó. Entraremos en el dulce periodo en el que todos están de acuerdo en no repetir los horrores recientes. Por supuesto, somos seres débiles y estúpidos con mala memoria y un gran talento para la autodestrucción.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor