¡Qué conste... son reflexiones!

La negociación de 1968 y la traición presidencial

Sócrates A. Campos Lemus

La negociación de 1968 y la traición presidencial

Política

Agosto 07, 2018 18:33 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
Sócrates A. Campos Lemus › diarioalmomento.com

7,389 vistas

De vez en cuando hay que entender algunas experiencias de la vida, acabo de recibir un escrito que está firmado por una señora de 90 años, Regina Brett, diciendo que esto lo escribe como las lecciones que le ha brindado la vida: ’La vida no es justa, pero así y todo es buena. La vida es demasiado corta para perder el tiempo lamentándose. Tu trabajo no te cuidará cuando estés enfermo. Tus amigos y familia sí. No pierdas el contacto. No has de ganar cada discusión. Has de estar de acuerdo con no estar de acuerdo. Llora con alguien. Ayuda más que llorar solo. Cuando se trata de chocolate, la resistencia es inútil. Haz las paces con tu pasado para que no te arruine el presente. No compartes tu vida con la de otros. No tienes ni idea de cómo es su travesía. Respira profundamente. Eso calma la mente. Elimina todo lo que no sea útil, bonito o alegre. Nunca es demasiado tarde para tener una infancia feliz. Pero la segunda solo depende de ti. Cuando se trata de perseguir lo que quieres de la vida, no aceptes un ’no’ por respuesta. Enciende las luces, utiliza las sábanas bonitas, ponte los vestidos caros. No los guardes para una ocasión especial. Hoy es ese día especial. Se excéntrico ahora. No esperes a estar viejo. El órgano sexual más importante es el cerebro. Nadie es responsable de tu felicidad, sólo tú. Enmarca todo supuesto ’desastre’ con éstas palabras: ’Dentro de cinco años, eso importará?’. Perdona todo a todos. Que no te afecte lo que otros piensan de ti. Ni te preocupes por eso. El tiempo lo cura todo. Por más buena o mala que sea la situación…algún día cambiará!!!. No cuestiones la vida. Solo vívela y aprovéchala al máximo hoy. Llegar a viejo es mejor que la alternativa: ’Morir joven’. Todo lo que realmente importa al final es que hayas amado. Sal cada día. Los milagros se esperan por todas partes. Si juntásemos nuestros problemas y viésemos los de otros, querríamos los nuestros. La envidia es una pérdida de tiempo. Tú ya tienes todo lo que necesitas. Lo mejor está aún por llegar… ten fe y adelante. No importa cómo te sientes… arréglate y preséntate. Cede. La vida no está envuelta con un lazo pero sigue siendo un regalo. Los amigos son la familia que nosotros mismos escogimos.’

En éstos tiempos, cuando se hacen las reflexiones, eventos, entrevistas y recuentos del Movimiento Estudiantil Popular de 1968, me han obligado a tener una revisión de mi vida, cada momento de esos cincuenta años atrás, y si me dijeran o dieran la oportunidad de cambiarla les diría que de ninguna manera, he sido un hombre afortunado de estar en todos los eventos de mi vida y sortear los conflictos más grandes y duros, he pasado ya la experiencia de la denostación y la enorme fuerza y poder del gobierno y sus políticos para machacarnos y tratar de eliminarnos en la vida y, después de cincuenta años, les digo, con mucho orgullo: Pues me la …. y, aquí estoy.

Por supuesto que he logrado entender lo sucedido y, ahora, lo estamos además escribiendo para un libro que será lo último sobre este tema de mi parte, y además, acabamos de terminar la grabación de un video que se subirá a las redes sociales que realiza Jaime Velázquez y su hijo Jaime, con un profesional equipo, cuando se encuentre terminado les diremos dónde y por qué medios lo podrán consultar.

Hoy en día, todos los festejos y comentarios están destinados a mostrar la fuerza de un grupo de universitarios que supieron resistir el embate en contra de la autonomía, pero han dejado a un lado la resistencia que tuvimos que realizar los estudiantes del Politécnico al lado de los Normalistas que fue donde más se cebaron los odios y la violencia de parte de los políticos y del gobierno en ese momento. Ahí, se dio la resistencia con resorteras y mentadas de madre y puños y tanates y valor y coraje de miles de jóvenes que son los olvidados, y solamente, ahora, llevan a un grupito de oportunistas, muchos de ellos, y de algunos que se han colocado en las capillitas de la adoración de los líderes, cuando nadie tenía un liderazgo, sino, todos, teníamos una representación, y algunos de esos actuales ’líderes’ fueron los que venían con los mensajes del regente Corona del Rosal o de Gobernación con la intención de comprarnos y llevarnos individualmente a negociar con ellos, y es cuando entiendo que, ante las negativas de mi parte, me convertí en el malo de la película y se pretendió mostrarme como un traidor, cuando no había nada en el movimiento estudiantil, abierto y directo donde todos nos conocíamos, para traicionar, no era un movimiento clandestino, o que yo provoque la represión, cuando la represión la venía generando día a día el presidente y amenazado y llevando a cabo las acciones violentas y de represión, hasta llegar a la celada y traición, después de negociar con los representantes que envió y con los representantes del CNH la negociación y el acuerdo de terminación del movimiento y el inicio del diálogo para resolver los seis puntos del pliego petitorio, y yo no creo que nuestros representantes nos hayan mentido de que ya se había logrado el acuerdo de la paz y el diálogo, por ello, ahora, entendemos que como el gobierno no aceptaba el diálogo, solamente nos engañó para cazarnos en Tlatelolco ese dos de Octubre y ordena al Estado Mayor que, con las policías del Departamento del DF y gobernación, se provoque la matanza y la detención de los representantes estudiantiles que nos encontrábamos ahí, confiados en que ya se tenía un acuerdo que fue violentado para hacer su traición… pero de eso seguiremos hablando y dando muchos datos más. En 68, Vivimos, quieran o no aceptarlo, la traición, la violencia y matanza ordenada por el mismo presidente… es la verdad y la realidad.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor