1

4,749 vistas

Noviembre 23, 2019 21:19 hrs.

Jorge Herrera Valenzuela › diarioalmomento.com

Política Nacional › México Ciudad de México


Al iniciar su segundo período como Rector de la Universidad Nacional de México, el doctor Enrique Luis Graue Wiechers, confronta una etapa compleja que exige la participación de profesores y estudiantes, así como de las autoridades gubernamentales, para restaurarle la paz, la seguridad y la tranquilidad que han sido interrumpidas por hordas de salvajes encapuchados, vestidos con prendas negras.
Nuestra Máxima Casa de Estudios ha logrado ser reconocida, mundialmente, entre las mejores 200. El nivel académico está colocado entre los mejores en muchas de las especialidades, así como positivamente evaluada la tarea de científicos e investigadores. Por ello es censurable actos como el más reciente, en que mujeres y hombres, se supone que son jóvenes, destruyeron parte del edificio de Rectoría, agredieron a estudiantes, grafitearon el mural heredado por el maestro David Alfaro Siqueiros y siguen gozando de impunidad.
Estamos frente a sucesos, desde septiembre pasado, que sin ninguna justificación alteran la vida en la Ciudad Universitaria y en la periferia de esa amplia zona. Falso que las autoridades policíacas, ministeriales y judiciales no puedan entrar a terreno universitario, porque se viola la autonomía. El doctor Graue en noviembre de 2015 fue muy categórico y declaró que en el campus universitario no hay extraterritorialidad geográfica ni jurídica. La verdad es que el gobierno no quiere enfrentamientos con los estudiantes.
Bueno, pues la inquietud reporteril me llevó a conocer sobre los antecedentes relacionados con incidentes en que se involucra directamente a los Rectores y paralelamente surgió la interrogante sobre quiénes han sido los distinguidos mexicanos que a lo largo de 109 años han dirigido los destinos de la Universidad más importante de América Latina.
13 RECTORES EN DOCE AÑOS
’El Maestro de América’, el ilustre campechano Justo Sierra Méndez desde finales del Siglo XIX fue el más apasionado promotor para dar vida a la Universidad Nacional de México y sus esfuerzos se vieron coronados precisamente cuando se gestaba el derrocamiento de Porfirio Díaz. Un mes antes del estallido revolucionario en la casa de los Hermanos Serdán, en la Ciudad de Puebla, se abrían las puertas de los recintos universitarios.
Se cumplió el deseo del siempre recordado Don Justo Sierra. El jueves 22 de septiembre de 1910, un ilustre jurista de 77 años de edad y nacido en el Distrito Federal, Joaquín Eguía Lis, toma posesión como primer Rector de la Universidad Nacional de México y permanecería en el cargo hasta 1917. Le correspondió participar en la organización administrativa y jurídica de la institución.
Dos años después de iniciado su rectorado el abogado Eguía, en julio del 12, tuvo el primer problema de consecuencias. Un grupo de estudiantes de la Escuela Nacional de Jurisprudencia se inconformaron con las disposición internas y se declararon en huelga. El estudiante guerrerense Ezequiel Padilla Peñaloza encabezó el movimiento que dio origen al establecimiento de la Escuela Libre de Derecho. Así, en forma sintetizada, el comentario sobre el suceso.
Entre 1917 y el segundo semestre de 1929 fueron sucesivamente Rectores: Ezequiel Adeodato Chávez Lavista, Valentín Gama y Cruz, José Natividad Nacías Castorena, Miguel E. Schulz, José N. Macías, Antonio Caso Andrade, Balbino Dávalos Balkin, José Vasconcelos Calderón, Mariano Silva y Aceves, Antonio Caso A., Ezequiel A. Chávez, Alfonso Pruneda García y Antonio Castro Leal. ’El Maestro de la Juventud’, el oaxaqueño Vasconcelos, fue el autor del lema ’Por Mi Raza Hablará el Espíritu’ y diseñador del vigente escudo de la Universidad. El ilustre Antonio Caso en su primer mandato solo estuvo del 7 al 11 de mayo de 1920, en el siguiente fue de diciembre de 1921 a agosto de 1923.
El maestro Castro Leal fue el último Rector de la primera etapa., en la que, como comenté en el párrafo anterior, hubo ¡13 Rectores en sólo 12 años!
A PARTIR DE LA AUTONOMÍA
El segundo movimiento estudiantil que cambió la vida universitaria se empezó a gestar en mayo de 1929 y culminó en julio del mismo año, cuando el presidente Emilio Portes Gil otorgó la autonomía a la Universidad Nacional de México; este capítulo es motivo de comentario aparte. Huelga, disturbios callejeros, choques con la policía y bomberos, renuncias de funcionarios. Ese fue el movimiento en que participaron, entre otros, los estudiantes Ricardo García Villalobos, Salvador Azuela, Alejandro Gómez Arias, Julio Serrano Castro y Carlos Zapata Vela.
Un joven cardenista, abogado de 32 años de edad y originario de Guanajuato, Ignacio García Téllez, fue el primer Rector de la UNAM del 11 de julio al 1 de agosto de 1929, lo relevó (durante 32 días) otro guanajuatense, también abogado, José López Lira y García Téllez retornó para entregar la rectoría en septiembre de 1932 al Químico Farmacéutico veracruzano Roberto Medellín Ostos que, por cierto, en 1937 fue el segundo director del Instituto Politécnico Nacional.
Medellín Ostos se vio obligado a dejar la rectoría universitaria, el 15 de octubre de 1933, porque el alumnado rechazó un proyecto educativo de reforma socialista. El presidente Abelardo L. Rodríguez decretó una Ley Orgánica por medio de la cual el gobierno se desligaba de la UNAM, incluyendo no otorgarle apoyo pecuniario. Este fue el primer movimiento estudiantil para derrocar a un rector.
RENUNCIAS OBLIGADAS
Otros 3 de los 30 rectores que tuvieron que renunciar, siempre por movimientos estudiantiles fueron: Rodulfo Brito Foucher, Salvador Zubirán Anchondo e Ignacio Chávez Sánchez. Estos dos últimos no sólo dieron prestigio a la UNAM sino al mundo de la medicina y sus nombres fueron impuestos al Instituto Nacional de Nutrición y al Instituto Nacional de Cardiología, respectivamente. El de Nutrición hoy se denomina Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición.
En julio de 1944 grupos de estudiantes se manifestaron en contra de los nombramientos de unos directores y de otros que fueron reelegidos. Los enfrentamientos entre universitarios y policías dejó como saldo un muerto. Eso fue suficiente para que el tabasqueño Brito Foucher saliera del cargo y ello derivó en una gran confusión, inclusive el presidente Manuel Ávila Camacho intervino para designar rector al abogado y arqueólogo Alfonso Caso Andrade.
A tal grado llegaron las cosas que hubo tres rectores en ese breve período. Los médicos Samuel Ramírez Moreno y José Aguilar Álvarez entre el 27 de julio y el 7 de agosto, tuvieron el nombramiento. Por su parte un Consejo Universitario Constituyente nombró al campechano Manuel Gual Vidal, quien no aparece en la relación oficial de rectores. El presidente pidió la renuncia a Aguilar Álvarez y Gual Vidal dimitió ante el Consejo de Exrectores.
En el caso del doctor Zubirán Anchondo solo pude saber que su separación de la rectoría obedeció a un movimiento promovido por el licenciado Rogerio de la Selva, secretario particular del presidente Miguel Alemán Valdés, en 1948. Al eminente cardiólogo Ignacio Chávez lo vejaron soezmente un grupo de estudiantes que se opuso a la reforma del rector, en 1966, consistente en eliminar el pase automático a los preparatorianos, al aumento de 2 a 3 años de Prepa y a un programa de 220 días de clases en lugar de 200. Se implantaron los tres años de estudios preparatorianos.
Un dato más para quienes gustan de las estadísticas. Antes de la reelección, para un segundo período, del doctor Graue Wiechers, los que han concluido sus ocho años de rectorado son: Nabor Carrillo Flores, Guillermo Soberón Acevedo, José Sarukhán Kermez, Juan Ramón de la Fuente Ramírez y José Ramón Narro Robles.
Quedo en deuda con ustedes, estimados lectores, para una próxima entrega sobre los rectores de la UNAM en cuanto a su lugar de origen, profesión, duración en la encomienda y otros datos interesantes que ahora omito por falta de espacio.
P.D. El pasado 16 de este revolucionario Noviembre la agenda registró el nacimiento de un gran poeta y columnista político y el fallecimiento en 1968 del mexicano más culto del Siglo XX….Renato Leduc López llegó a este mundo tres años antes de que terminara el Siglo XIX. Nació en Tlalpan, D.F., vivió muchos años en París y pasó algún tiempo en Nueva York. Telegrafista en el puerto de Veracruz cuando la invasión norteamericana de 1914. Después fue uno de los más respetados columnistas políticos en Excélsior. Guardo muchos recuerdos de nuestra amistad que duró muchos….Del maestro Vicente Lombardo Toledano mucho se ha escrito y aún falta más. Hombre polémico, fundador de la CTM, del Partido Popular Socialista, de la Universidad Obrera. Perteneció al grupo llamado Los Siete Sabios de México y lea quiénes eran sus compañeros: Alfonso Caso Andrade, Manuel Gómez Morín, Antonio Vázquez del Mercado, Teófilo Olea y Leva, Jesús Moreno Vaca y Antonio Castro Leal. Entre ellos, tres rectores de la UNAM.
jherrerav@live.com.mx


VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor