1

2,447 vistas

Agosto 12, 2019 00:01 hrs.

Emmanuel Ameth › Emmanuel Ameth Noticias

Política Nacional › México Hidalgo


La contundente victoria de Alejandro Moreno ’Alito’ y Carolina Viggiano en fórmula para encabezar el PRI Nacional moverá nuevamente los cimientos tricolores en la entidad.

Porque ahora más que nunca, cuando llegue el momento de la sucesión gubernamental, podría ser finalmente Viggiano quien encabece la fórmula priista.

Es cierto. Actualmente todo en el tricolor gira en torno al control de daños padecido en julio de 2018 y a menos que el panorama cambie radicalmente a como es en la actualidad, muy poco probable aunque posible, la sucesión está cantada en torno a la alternancia.

Sin embargo aún faltan las elecciones municipales, que es donde vendrá la verdadera guerra por parte de todos los partidos políticos, pues la presencia territorial será clave para conseguir sus respectivos objetivos.

Para nadie es secreto que Vigiano creció de la mano de Murillo Karam… pero que luego se deslindó de este y es identificada más con el grupo de Moreira.

En la jugada por el control político de Hidalgo, Osorio Chong hace lo que puede para retomar el poder -si bien está más preocupado por el actuar de la FGR- y Omar Fayad, como primer priista, tampoco querrá ceder terreno.

El actual mandatario hidalguense ha venido planchando el camino para su salida y ante la inminente alternancia que se vendrá con su salida, mueve los hilos para hacer una transición pacífica que aún les guarde espacios.

Serán tres corrientes entonces las que peleen por la designación de candidatos tricolores y su eventual victoria, cada una con su propia agenda y su propio proceder.

Porque seguramente Viggiano pidió una sola cosa a Alito para ser parte de su fórmula: que le fuera legado el control sobre Hidalgo. Veamos qué tienen qué decir al respecto Osorio Chong -cuya coordinación de bancada en la Cámara Alta ya tambalea con la cercanía de Alito con AMLO- y Omar Fayad, pues es un juego donde sumando dos vencen al que quede fuera, pese a que las diferencias entre los tres parecen irreconciliables.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor