Postigo

Lozano, el imberbe

José García Sánchez

Lozano, el imberbe

Temas clave / Columnistas

Política

Mayo 21, 2018 17:01 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
José García Sánchez › diarioalmomento.com

433 vistas

Cuando un político debe ofrecer disculpas por algo que hizo premeditadamente, es que ya no sirve para político o nunca lo ha sido. La víscera lo rebasó y el tiempo que vive lo superó.

Este es el caso del porro de la política mexicana Javier Lozano Alarcón, quien no sólo demuestra que la división entre los mexicanos, incuso de la Humanidad, debe basarse en lo viejo y en lo moderno, en lo pasado y en el presente. Posición que acusa un grave desconocimiento de la historia, es lamentable que un egresado de la Escuela Libre de Derecho adolezca de estas lagunas históricas y entonces habrá que responsabilizar a esa institución educativa de arrojar al mercado de trabajo a ’profesionales’ como lozano. Pero seguramente este personaje, con una obcecada necedad permanente, olvidó mucho de lo que en esa escuela le enseñaron, sobre todo historia.

Lozano lanzó un video con clara alusión a la edad del candidato de Morena, donde se decía que no podía manejar un automóvil y con una leyenda que no debería manejar al país. Reagan, Churchill, Mandela, George Bush, Francois Mitterrand, llegaron a dirigir los destinos de sus países después de los 65 años. Hay muchos otros, desde luego.

No lo sabía y si lo sabía no se acordaba el joven Lozano Alarcón.

Este poblano que no abandona la esperanza de convertirse en gobernador de Puebla, tampoco la idea de querer ser un político. La necesidad de dividir a los mexicanos es propio de la derecha, tendencia a la que corresponden las ideas en los dos partidos políticos para los que ha trabajado, y que seguramente luego de unas semanas, o menos, seguirá buscando porque desde su llegada a la campaña de Meade sólo le ha acarreado problemas. De hecho no es una persona de la que alguien pueda sentirse orgulloso de conocer.

Dentro y fuera del PRI, hay voces que exigen que lo saquen del equipo de Meade, de por sí castigado por el rechazo contundente y la indiferencia crónica de los electores, y con lastres de esta especie, peor. Porque cuando se anunció que en la víspera del segundo debate algo sucedería respecto al candidato del PRI que lo llevaría al primer lugar en las encuestas más de uno pensó que Lozano iba a matar a matar a Andrés Manuel y a Ricardo Anaya. Es capaz.

Lozano es considerado un porro de la administración pública, no puede decirse de la política porque todavía no llega tan lejos, a pesar de que en los partidos donde ha cobrado lo han hecho senador, por el PAN, cargo que abandonará el 31 de agosto próximo.

Lo mejor que podría hacer Meade y su equipo es sacar de ese grupo al chamaco Lozano, cuyas ideas están más en el pasado que la mayoría de los funcionarios públicos del país y del propio equipo de Meade que de por sí es muy conservador.

Si el país vive en el atraso, si está rebasado del resto del mundo, no es por su población, sino por los dirigentes que ha padecido, hay que rescatar el pasado al campo, a la educación con todo y su remedo de reforma, hay que sacar de la barbarie a los senadores que viven en la edad de piedra.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor