Juegos de poder

Maldito maniqueísmo

Leo Zuckermann

Maldito maniqueísmo

Periodismo

Junio 07, 2018 23:06 hrs.
Periodismo Nacional › México Ciudad de México
Leo Zuckermann › guerrerohabla.com

1,446 vistas

AMLO es el candidato con más probabilidades de ganar hoy. Pues resulta que eso no le gusta al mundo antiAMLO y, por tanto, me critican de vendido, chayotero y traidor
Una cosa ya ganó en este proceso electoral: El maniqueísmo. Comenzó con el discurso maniqueo de López Obrador: O se estaba con él o se estaba en contra de él. O se era parte del ’noble pueblo’ o de la ’mafia del poder’. Lo bueno en contra de lo malo. El yin y yang de la política. Un mundo en blanco y negro. Nada de grises. Prohibidos los matices. Nada de sofisticaciones. Paradójicamente, sus adversarios le siguieron el juego. Ellos se autoconvirtieron en los antiLópez Obrador. La elección, luego entonces, se volvió una entre AMLO y no-AMLO.

Lo he vivido en carne propia.

Ideológicamente, estoy en contra de López Obrador. No me gusta ni su diagnóstico simplista de la realidad ni sus recetas para componerla. Lo considero como el candidato menos liberal que aparecerá en la boleta. Es el más estatista en todos los temas. En lo económico, ni se diga. Pero también en los temas de derechos, como el de las mujeres a interrumpir un embarazo, de las parejas homosexuales a casarse y adoptar hijos y el de las personas a consumir las drogas que les plazca. AMLO no cree ni en los beneficios del libre mercado ni en los derechos de los individuos a decidir con toda libertad qué hacer con sus cuerpos y espíritus. Por el contrario, tiene una fe ciega, inquebrantable, en el Estado como instrumento para intervenir activamente en las vidas privadas de los individuos, para decirnos qué sí podemos hacer y qué no.

Está en su derecho, como yo estoy en el mío de diferir ideológicamente de esta perspectiva. El problema es que, para sus seguidores, yo soy, entonces, parte del mundo antiAMLO, es decir, de la ’mafia del poder’, del mal planetario que tiene postrado a este país. Su fanaticada, por tanto, me considera como un vendido, chayotero y hasta traidor. Así me lo hacen saber cotidianamente.

Del otro lado no cantan mal las rancheras. Últimamente, he sido objeto de críticas contrarias, es decir, que ya soy parte del mundo AMLO. ¿Por qué? Pues por andar diciendo que es el candidato que tiene más posibilidades de ganar la Presidencia.

En noviembre, un grupo de cuatro socios fundamos oraculus.mx, sitio especializado en elecciones en México. Entre otras cosas, nos dimos a la tarea de compilar todas las encuestas serias que se publicaban en el país: Encuestas de vivienda que siguen las regulaciones del Instituto Nacional Electoral. Desde entonces, hemos compilado un total de 48. En todas y cada una de ellas, aparece López Obrador en primer lugar. En las más recientes, con un margen de victoria muy amplio.

A partir de estas encuestas, nuestro socio, Javier Márquez, desarrolló un sofisticado modelo bayesiano de Poll of Polls. Lógicamente, como utiliza los datos de las encuestas, desde noviembre AMLO ha estado arriba en las preferencias calculadas. Más recientemente, mucho más. De hecho, Márquez también elaboró un pronóstico con probabilidades asociadas de cada candidato a ganar. Si el día de hoy fueran las elecciones, López Obrador tendría un 95% de probabilidad de quedar en el primer lugar (no me voy a cansar de repetir, hasta el último día de la elección, que una probabilidad baja, en este caso de 5% de perder de AMLO, no es una probabilidad nula).

Eso dicen las encuestas, eso dice el Modelo Poll of Polls, eso dice el pronóstico. Y eso dice Leo Zuckermann en sus programas y conferencias con base en la evidencia empírica. Sí: Que AMLO es el candidato con más probabilidades de ganar hoy. Pues resulta que eso no le gusta al mundo antiAMLO y, por tanto, me critican de vendido, chayotero y traidor. Exactamente igual que los lopezobradoristas.

Entonces, si entiendo bien, lo que tendría que hacer es mentirle al mundo AMLO y esconder mis preferencias ideológicas, y mentirle al mundo antiAMLO y esconder lo que dicen las encuestas y modelos de predicción. Un momento. Pero si hago eso, entonces ambos me van a acusar de ser lopezobradorista y antilopezobradorista. Por lo que veo, la solución es escoger un lado, el Yin o el Yang, y ver el mundo con lentes de un solo color. Ser, como la publicidad de el Palacio de Hierro, totalmente López o totalmente antiLópez.

Lo que no se vale es tener visiones diferentes. Decir que, ideológicamente, no me convence AMLO y afirmar que es el candidato con más probabilidades de ganar. Eso parece contradictorio. Eso, en la perspectiva maniquea que domina hoy en día, es un anatema. La maldición de un mundo polarizado, dividido, donde cada bando quiere escuchar lo que le gusta o, de lo contrario, el otro es un vendido, chayotero o traidor.

Twitter: @leozuckermann

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor