Manga y K-Pop se apoderan de la juventud mexicana


La energía del manga y el K-pop está acumulándose en México ¿Bastará para combatir nuestra dependencia comercial con Estados Unidos?

| Daniela DIB / FORTUNE | Desde Emmanuel Ameth Noticias
Manga y K-Pop se apoderan de la juventud mexicana


Entretenimiento

Septiembre 07, 2018 10:44 hrs.
Entretenimiento Nacional › México Ciudad de México
Daniela DIB / FORTUNE › Emmanuel Ameth Noticias

2,829 vistas

Es viernes a mediodía. Congregados alrededor de una mesa decorada con imágenes de anime japonés –se distingue claramente a Totoro y Saint Seiya–, un grupo de adolescentes observa a un par que revuelve mazos de cartas plastificadas. Los dos jóvenes, concentrados en la batalla que enfrentan, están ofreciendo un espectáculo sobre cómo se juega Yu-Gi-Oh!.’Este tipo de juegos de estrategia han tomado muchísima fuerza’, dice Carlos Alberto Lucas, explicándome la escena.


’De hecho, el próximo sábado es el día internacional de Yu- Gi-Oh!. Deberías darte una vuelta por aquí para que veas cuánta gente llega’.La escena que se acaba de describir sucedió en la Frikiplaza más grande de las 26 que existen en el país, donde Lucas funge como director de mercadotecnia. ¿Algo más? El sótano y los cuatro pisos del edificio están repletos.Los concurridos torneos de Yu-Gi-Oh!, Magic, Pokémon y otros juegos de estrategia son sólo algunos de los atractivos que hacen de esta Frikiplaza la más popular con ese nombre en México. Tiene competencias de videojuegos en el cuarto piso, equipado con pantallas de plasma, visores de realidad virtual e incluso, piezas de arcades clásicas como Atari y Street Fighter.


Alberga a distribuidores de pop surcoreano (K-pop) original, que además de memorabilia de grupos como BTS, Twice y Super Junior, venden su cotizado material discográfico. En conjunto con organizaciones como la Asociación México Japonesa A.C. y con patrocinios de marcas como Microsoft, aquí se realizan eventos de teatro kabuki o ceremonias de té.

La especialización tan particular de las Frikiplazas no encaja con la noción general de una plaza comercial en México.

El recinto también ofrece incontables productos para coleccionistas y amantes del anime de Studio Ghibli o de Caballeros del Zodíaco; manga o historietas que inspiraron estas series; artículos para cosplay –o la práctica de disfrazarse– que les hace honor; el imaginario de ternura conocido como kawaii (del cual Hello Kitty y el mundo de Sanrio son los exponentes más viejos); y por supuesto, una nutrida oferta de alimentos. En el área de comida rápida del tercer piso no se ven los arcos dorados de McDonald’s ni huele a las pizzas casi instantáneas de Domino’s.



Ningún vaso de Starbucks está a la vista. Ni siquiera la ubicua cadena de Subway tiene un espacio aquí. En su lugar, hay varios locales originales que ofrecen platillos como marquesitas de matcha, panes al vapor en forma de animales o bubble tea de horchata. Hay un local de ramen con salchichas y otro de pizzas rellenas de hamburguesas. ’El ‘friki’ que nos visita no viene por las cosas populares’, explica Lucas, refiriéndose al término con el que se autodescriben los visitantes. ’Viene precisamente porque aquí hay cosas raras, frikis, incluyendo comida.’

La especialización tan particular de las Frikiplazas no encaja con la noción general de una plaza comercial en México. No tiene estacionamiento propio, tiendas departamentales ancla o anuncios gigantes de marcas como Apple o Forever 21; aunque sí cuenta con seguridad privada, aire acondicionado y espectaculares de los fideos Nissin y computadoras Lenovo.

Las Frikiplazas no están particularmente producidas –a cada una la adornan grafitis de personajes de cómics o de anime, que son elegidos al gusto de cada administración–, pero sí son sumamente populares. Lucas asegura que durante un fin de semana cualquiera llegan entre 12,000 y 15,000 visitantes a esta Frikiplaza nada más, ubicada sobre Eje Central Lázaro Cárdenas, a escasos metros del Palacio de Bellas Artes y de la Torre Latinoamericana, en la Ciudad de México.






Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor