1

647 vistas

Agosto 14, 2019 15:16 hrs.

Maullidos Urbanos › El Informador Analítico

Economía Nacional › México Estado de México


El sábado se registró un conflicto en el sistema bancario a nivel nacional por la caída del servicio de transacciones electrónicas Prosa, ya que por problemas internos se suspendió por varias horas el servicio electrónico de pago con tarjetas de crédito y débito, a lo largo y ancho del país, desperfecto que afectó a la gran mayoría de instituciones bancarias estuvieron sin poder autorizar transacciones.

Fueron múltiples los problemas. En el Estado de México, sufrieron los padres de familia que pretendían comprar los útiles y materiales escolares para este regreso a clases; en destinos turísticos, vacacionistas varados por no poder liquidar sus cuentas de hospedaje tuvieron que perder horas en espera del restablecimiento del sistema de pago; en Chihuahua, se cayeron las ventas en tiendas departamentales y los establecimientos permanecieron casi vacíos, ante los pocos clientes que pagaron con efectivo y sistema de vales,

​Los automovilistas sufrieron porque confiados en su crédito en algunos puntos del país no pudieron cargar combustible por falta de efectivo para pagar la gasolina de sus automotores; en general eran rechazadas todas las tarjetas de debido y crédito, lo cual generó frustración y enojo en los tarjetahabientes por no poder realizar sus compras normalmente.

​Algunos afortunados pudieron hacer retiros en cajeros electrónicos para cubrir los pagos más indispensables, pero no todos pudieron hacer los retiros suficientes para cumplir los gastos realizados de toda índole.

Ya por la tarde y noche del sábado diferentes instituciones bancarias reportaban que poco a poco se había reanudado el servicio de pago de tarjetas, aunque de forma aislada aún se registraban problemas menores.

​Pero más allá de los problemas registrados, tanto las instituciones bancarias como la Comisión Nacional Bancarias y de Valores deben prever alternativas para cuando se repita otra situación semejante, quizá reactivar alguna línea telefónica o una página de internet que autorice la transacción solicitada, como sucedía al inicio del uso de las tarjetas, que se comunicaban por teléfono para permitir la venta.

​El problema puede ser mayor ya que la tendencia financiera a mediano y largo plazo es reducir al mínimo el uso de efectivo, para que las transacciones se efectúen por tarjetas de crédito o débito, incluso mediante el uso de teléfonos celulares, pero problemas de este tipo generarían desconfianza en el sistema bancario tanto en usuarios como en comercios.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor