Meade promete ’terminar’ un acueducto que no existe en Tixtla, Guerrero


’Vamos a hacer las inversiones necesarias para abastecer de agua potable a Taxco y vamos a hacer lo mismo en Tixtla, terminaremos la presa y el acueducto’, dijo José Antonio Meade; lo cierto es que la presa ni siquiera ha sido proyectado oficialmente, el acueducto no existe y tampoco hay planes para construirlo.

| Irene Larraz / #Verificado2018 | Desde Emmanuel Ameth Noticias
Meade promete ’terminar’ un acueducto que no existe en Tixtla, Guerrero


Política

Abril 20, 2018 10:41 hrs.
Política Nacional › México Guerrero
Irene Larraz / #Verificado2018 › Emmanuel Ameth Noticias

494 vistas

Al hablar en un evento de campaña en Guerrero, el pasado 11 de abril, el candidato de la coalición Todos por México, José Antonio Meade, ofreció: ’Vamos a hacer las inversiones necesarias para abastecer de agua potable a Taxco y vamos a hacer lo mismo en Tixtla, terminaremos la presa y el acueducto’.

Lo cierto es que la presa ni siquiera ha sido proyectado oficialmente y el acueducto no existe y tampoco hay planes para construirlo.

El presidente municipal de Tixtla, Hossein Nabor Guillén, confirmó a Verificado 2018 que no hay ningún acueducto y que la presa a la que hace referencia el candidato todavía no cuenta siquiera con un proyecto de obra.

Esta presa se acordó en 2017. Ante la declaratoria de emergencia por la falta de abastecimiento de agua que se aprobó desde 2016, tanto la Comisión Nacional del Agua (Conagua) como la Comisión de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento del Estado de Guerrero (Capaseg), proyectaron construir una nueva presa en Tixtla, que permitiría mejorar la distribución y almacenamiento de agua potable para el municipio.

La presa existente, construida en 1977 para abastecer a 10 mil habitantes, no es suficiente para suministrar agua a los 33 mil habitantes actuales. Además, existe un azolve natural en la presa que ha reducido su capacidad en un 30% o 35%.

Nabor Guillén precisó que ’ya se están haciendo algunos pozos que mitigan el problema, pero no lo resuelven’, y añadió que ’la alternativa más viable para solucionar el desabastecimiento de agua potable es la construcción de una nueva presa. Tenemos un estudio de factibilidad que nos dice que cuesta 190 millones de pesos, aunque todavía no hay un proyecto, porque sólo el proyecto cuesta cinco millones de pesos’.

La Comisión de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento del Estado de Guerrero detalló que cuenta con un estudio de ingeniería básica que está en trámite de registro de cartera ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, para contar con presupuesto. La nueva presa sería un complemento a los pozos y a la que ya existe, no un reemplazo.

Se trata, según informó el presidente municipal, de un proyecto integral que permitiría también mejorar la red distribución del agua, donde existen fugas constantes, y acortar los plazos de suministro, que actualmente se realiza por tandeos cada 20 días. ’Son redes de distribución del agua que se mejorarían y se ampliarían, pero en ningún caso la infraestructura a construir sería un acueducto’, señaló.

En contraste con lo que dijo en su discurso en Guerrero, en los compromisos de campaña, Meade incluye que debe construirse —no concluirse— una presa en la región. E incluso habla de construir un acueducto, aunque las autoridades locales han dicho que no es necesario.

Más problemas con el agua

Nabor Guillén señala que el otro problema grave con el agua en el municipio son los desbordamientos de la Laguna de Tixtla que, aunados a fenómenos meteorológicos, han generado inundaciones.

En 2013, con el huracán Ingrid y la tormenta tropical Manuel, los resumideros que daban salida al agua pluvial de Tixtla colapsaron, provocando que se inundara una tercera parte de la ciudad. En ese momento, Conagua verificó varias alternativas para sacar el agua: la primera, desazolvar del vaso de la laguna; la segunda, cárcamos de bombeo, un pozo para succionar y dar salida al agua en las zonas sur y norte de la ciudad; y tercero, un túnel-canal que daría una solución a largo plazo.

La solución inmediata que escogieron fue la segunda: desfogar la inundación a través de dos vías artificiales con cárcamos de bombeo, que tienen la capacidad de dar salida a mil 200 litros de agua por segundo.

’Ya existen cárcamos de bombeo, pero tampoco es un acueducto como dijo el candidato. Lo que Tixtla necesita para solucionar a fondo el problema de la laguna es el túnel canal’, explica Nabor Guillén. ’Los cárcamos de bombeo funcionan, pero no son suficientes para lluvias atípicas. Meade hizo un buen intento de hablar del tema, pero lo hizo equivocadamente, no lo asesoraron bien’, añade.

El proyecto integral de un túnel de desagüe para la cuenca de Tixtla pretende resolver de manera definitiva el problema de inundaciones de la laguna, que al ubicarse en una cuenca cerrada que no tiene salida, se desborda.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor