En las Nubes

Mejor poemas que política

Carlos Ravelo Galindo

Mejor poemas que política

Temas clave / Columnas

Entretenimiento

Diciembre 20, 2018 22:13 hrs.
Entretenimiento Nacional › México Ciudad de México
Carlos Ravelo Galindo › diarioalmomento.com

4,770 vistas

El poeta Carlos Macgregor, campechano por adopción, nació en un barco anclado en Tabasco, nos invita a disfrutar el amanecer de Colima, desde una terraza de su hija Rusia.
Son poemas, a los que llamó policromías. Y escribió en 1946.

1. LAS MAÑANITAS.
’ESTAS son las mañanitas’. Se desgrana
la voz sin tono de un tenor barato,
y el gendarme de guardia, da al silbato
un sonido de seis de la mañana.

La música de cuerdas, se engalana
con canciones rancheras, por un rato,
para luego volverse garabato
de danzones al pie de la ventana.

En tanto que la banda sopla y grita,
suena el nombre de alguna rancherita…
Y en la boca de un hombre que de nada

se asusta si hay tequila y habanero,
se oyen frases que dicen ’yo te quiero’
y hay olor de limón y madrugada.

2. EL HUAPANGO.

Las COPLAS ofensivas se provocan
en los labios nerviosos de rancheros,
que en segundos, en bajos y en primeros,
cantan al son que las guitarras tocan.

Hay miradas que viéndose, dislocan
el rubor de la luz de los mecheros
de petróleo, que enciende sus luceros
como potros de sol que se desbocan.

’Y hasta el amor bebo en jarro’. Por fuera;
cuando escucha las coplas, la ranchera,
brinda al aire el doblez de su rebozo…

Y se pierde una música de ensueño,
que al son del ’pajarillo barranqueño’
gritó con las guitarras su alborozo.

3. EL SARAPE.

SARAPES de Saltillo. – Nacionales
colores vivos de algodón caliente -,
que en la franca alegría del ambiente
ponen sus hilos como pompas reales.

Sus tejidos engarzan los rituales
de una vieja inquietud, - canción demente -,
que estalla en las gargantas de mi gente
como un trueno de barro y de cristales.

Es iris de sus rayas, la alegría
que marcha paralela en la poesía
de sus varios colores y su brillo,

si a la mujer que se adoró sin tregua,
se le rapta en el lomo de una yegua
envuelta en un Sarape de Saltillo.

4. EL CIRCO.

El CIRCO nos llegó de madrugada.
Y el domingo, debuta el trapecista
con la guapa mujer contorsionista
y una pantera por la voz domada.

Los carteles del circo en algarada
de colores, se miran en la arista
de la esquina, con un equilibrista,
anunciando la próxima jornada.

Al circo iremos…Y como antes,
miraremos leopardos y elefantes,
escuchando algún chiste que no alienta

al payaso que a Bell tiene olvidado…
¡Y de nuevo pondrán en el tablado
la pantomima de la Cenicienta…!

Carlos Macgregor fue honrado por el gobierno de Campeche por su vasto repertorio poético, del cual poseemos una copia, merced a la colega periodista, escritora y también poeta, Rusia Macgregor. Su hija.
craveloygalindo@gmail.com


Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor