1

1,758 vistas

Octubre 01, 2019 13:23 hrs.

Sócrates A. Campos Lemus › diarioalmomento.com

Universitarias Nacional › México Ciudad de México


Entre el día uno y dos de octubre los recuerdos se agolpan, se reviven las heridas y los golpes, los interrogatorios, los terrores y horrores que vivimos en la traición que nos hicieron para llegar a Tlatelolco, muchos años, cincuenta, fuimos armando día a día los acontecimientos, vimos cómo se tejían las intrigas y las traiciones de los que después se pusieron los ropones de dirigentes y honestos, cuando en la realidad ellos fueron los que hicieron el juego a los políticos del gobierno y llevaron sus ambiciones hasta pensar que serían empleados, como ahora lo son, de altos vuelos y pedorrajes, en fin, así son los tiempos y las circunstancias que nos tocaron vivir y fuimos descubriendo, al paso de muchos años, que este movimiento que pensamos era nacido de las circunstancias de un momento, en realidad era el resultado de una técnica norteamericana que se compartía con los altos funcionarios y políticos mexicanos que trabajaban para la CIA e incluso teñían claves como las de Litempo uno, dos, tres, etc.

Un buen día, platicando entre José García con quién hemos escrito varios libros sobre el 68: 68 A LOS 68; LA DICTADURA DE LA MEMORIA; LA TRAICIÓN SE VOLVIÓ GOBIERNO Y EL ÚLTIMO: LAS VOCES DEL SILENCIO POLITÉCNICO y, como los libros son el resultado de preguntas y respuestas grabadas en el momento, en esas estábamos cuando un amigo que fuera alto funcionario de las policías y que estaba en retiro nos dijo: ’Pues andan bien equivocados. En los indios de 1968 fuimos convocados muchos jóvenes que trabajábamos en diferentes corporaciones para integrarnos con gentes del Estado Mayor y coordinados desde el Departamento del Distrito Federal, manipulado por el General y Licenciado, Corona del Rosal, para que con comandante Cuauhtémoc cárdenas, el Junior y otros agentes de alto nivel de aquellos años, nos contrataran y nos tuvieran con sueldos de tres mil pesos al mes, con todos los gastos pagados en hoteles, viáticos y comidas, cuyo requisito era el de ser jóvenes y nos fueron entrenando en lo que posteriormente se conocería como Batallón Olimpia y, nuestra obligación era incrustarnos entre las escuelas para que de ahí generáramos broncas y que diéramos el pretexto para que intervinieran las policías y los granaderos, pero además, el objetivo era localizar a los posibles líderes de las escuelas que pudiera encabezar las protestas, era lo que se conocía como las Guerras controladas, con el fin de sacar a los dirigentes de sus escondites y, todo esto, era supervisado por miembros de la CIA’, así se inicia en realidad el famoso pleito entre la escuela Isaac Ochoterena y la Vocacional cinco en el IPN, donde cayeron en la maniobra los jóvenes y entonces entraron los granaderos a reprimir violentamente para despertar la indignación en las escuelas. La realidad es que esto se quedó solamente entre esas escuelas y es por ello que se movieron con dinero e instrucciones políticas a varios incrustados en las escuelas que se operaban por medio de la FENET o de las FEUS o FUSAS o los grupos de entonces manipulados por los partidos políticos, con el fin de encabezar, con permiso de las autoridades, manifestaciones en las calles con la protesta por la represión y exigiendo la destitución de los jefes de la policía, varios días hicieron esas marchas hasta coincidir el día 26 de julio con la manifestación que normalmente organizaban las izquierdas con motivo de la Revolución Cubana el día 26 de julio, por ello, entraron algunos reconocidos provocadores que incluso trabajaban en las oficinas de Turismo que operaba Miguel Alemán y la DFS, como los hermanos Guardado y los García Reyes, y ellos fueron los que motivaron para que las marcha de los jóvenes del IPN se liaran con los manifestantes que estaban en el Hemiciclo a Juárez al grito de Zócalo Zócalo y ahí, se genera el descontrol, porque muchos jóvenes cayeron en esa provocación y se dirigieron hacia el Zócalo donde las fuerzas de la policía y los granaderos los esperaban para apalearlos y ponerle más leña al fuego, por ello, es que en los botes de basura colocados desde días antes por los trabajadores de limpia del DDF se encontraban llenos de piedras y varillas para que al caer los jóvenes tuvieron material para la respuesta contra las policías y con ello se pudiera mostrar por medio de la manipulación de prensa que los ’comunistas’ tenían preparado la represión y los ataques a los policías y así justificar la represión, sobre todo la posible detención como se realizara de muchos miembros del PCM sobre todo de los jóvenes idealistas para detenerlos antes de iniciar las Olimpiadas, por medio de la concepción de la guerra controlada operada por los funcionarios mexicanos que trabajaban para la CIA.

Así, cuando en la Escuela Superior de Economía en asamblea general determinamos que en vez de acudir a la famosa marcha de la Revolución Cubana, manipulada por los ’turistas revolucionarios’ que así justificaban sus viajes a la Isla, decidimos hacer un festival político musical para dar este homenaje a la Revolución Cubana con el apoyo de la maestra Rosario Castellanos, por ello, cuando estábamos en el festival, comenzaron a llegar muchos jóvenes heridos y contaron la represión, sin saber todavía la represión que sin ningún pretexto ejercieron en la zona de las preparatorias uno y dos en el centro de la capital para incendiar los ánimos de la UNAM, su plan funcionaba y así pretendían tener a los jóvenes en sus mazmorras, pero entonces, al poner punto final al festival y constituirnos en Asamblea General se determina en la ESE, crear un COMITÉ DE LUCHA, cuyos representantes serían electos en la Asamblea y solamente a ella darían respuestas y conocimiento de lo que se hiciera, esto generó en muchas escuelas la eliminación de los grupos políticos y de las agrupaciones tradicionales estudiantiles, los comités ejecutivos de las sociedades de alumnos y, por supuesto, la eliminación de los dirigentes charros del estudiantado, por ello, las mismas autoridades tuvieron un enrome descontrol porque ya no sabían ni quién era el dirigente, porque jamás entendieron que no los había, sino que los que estábamos éramos representantes y solamente respondíamos a la Asamblea General, por ello, el primer gran triunfo del Movimiento Estudiantil fue el de generar la democracia interna entre los estudiantes al integrarse en COMITÉS DE LUCHA y representantes estudiantiles que podían ser removidos por la misma asamblea que los nombraba si no respondían a los intereses de la mayoría y esto evitaba que se Vendieran los representantes o se vendiera al movimiento…pero, al final, pues nos traicionaron…



VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor