Muchos retos, muchas pruebas y una certeza: el país tiene que cambiar


"... AMLO sabe que hay quienes viven ’de’ la política y quienes viven ’para’ la política, también que se necesita la misma energía para odiar que para amar y por lo tanto no se debe perder tiempo, dinero y esfuerzo en veleidades como la venganza".

| Arturo Trejo Villafuerte* | Desde todotexcoco.com
Muchos retos, muchas pruebas y una certeza: el país tiene que cambiar

Política

Noviembre 30, 2018 12:56 hrs.
Política Nacional › México Estado de México
Arturo Trejo Villafuerte* › todotexcoco.com

1,099 vistas

UNO. Ya llegó la fecha y a partir de este primero de diciembre, todo deberá pintar de otro color. AMLO asume la Presidencia de la República con un amplio apoyo popular y haciendo las cosas de otra manera, lo que desconcierta a muchos, ya que muchos no están acostumbrados a ello.
Por lo pronto, ya como presidente envestido, ha hecho lo que muchos de sus antecesores desde hace casi 40 años no realizaban: política. Como egresado de la FCPyS de la UNAM, como buen lector de Max Weber, Maquiavelo, Buda y otros grandes pensadores y autores de las ciencias sociales y humanas, sabe que hay quienes viven ’de’ la política y quienes viven ’para’ la política, también que se necesita la misma energía para odiar que para amar y por lo tanto no se debe perder tiempo, dinero y esfuerzo en veleidades como la venganza.
Bueno, al menos él no lo hará, pero el Poder Legislativo sí puede hacer uso de su presencia como autoridad moral, para exigir y pedir castigo para varios fulanos que, hasta el momento y por las palabras de AMLO, se sientes impunes.
Pero repito: una cosa es lo que dice el Ejecutivo y otra cosa muy distinta, muy diferente, lo que hará el Legislativo.
AMLO como presidente no tiene por qué amarrar navajas, hay muchos retos por resolver, muchas pruebas que le pondrán sus adversarios y enemigos -que él sí tiene-, hay mucho trabajo por hacer sobre todo con el país en ruinas que nos han dejado estos nefastos y pésimos gobiernos panistas y priistas.
Y decimos que está haciendo política porque se fue a sentar con los barones del dinero, con el pueblo armado -Ejército y Marina-, con el duopolio televisivo -Teve Azteca y Televisa- y con quien halla sido necesario, para alcanzar algunos acuerdos y llegar en sana paz a esta transición que es muy importante.
Los jilgueros del sistema que comienza a morir, no se están quietos y le exigen cosas y cuestiones que durante cuarenta años no les pidieron a los aberrantes políticos que ocuparon los puestos de primera línea en las pasadas administraciones, ni mucho menos al presidente de la República.
Ahora ya se han vuelto periodistas críticos, juiciosos, serios, lo que significa que el país ya está cambiando para bien y ojalá estos chayoteros sigan así de críticos con todo y con todos. Muchas felicidades.
Por lo pronto, este primero de diciembre esperamos un mensaje político para todos los mexicanos, el cual no ha salido desde esa tribuna y por un presidente desde hace muchos años. Todas las esperanzas de un pueblo que ya ha sufrido demasiado, están puesta en este nuevo gobierno y con la fe de que el país tiene qué cambiar por el bien de todos y, claro, por los pobres primero.
En la máxima tribuna de la Nación hemos visto ridiculeces e impertinencias, como los saludos del presidente alto y vacío a su familia antes que a las autoridades de mayor investidura de la Patria; a Felipe de Jesús Calderón entrando por la puerta de atrás, como sirviente de pueblo, sabiendo que su triunfo no fue claro ni rotundo; a Peña Nieto como figurín de pastel de boda pero sin ninguna actitud clara hacia sus gobernantes y muchos menos con un mensaje político sensato.
Por eso ahora esperamos otra actitud. Por lo pronto AMLO ha sido claro: no será rehén de nadie ni tampoco estará pintado, será precisamente un Ejecutivo y, claro, seguirá haciendo consultas cuando lo amerite el asunto, porque esa es una forma de gobernar y mandar obedeciendo. Y aunque muchos chayoteros lo duden, el pueblo sabe y vota en consecuencia.
DOS. Los que de verdad no entienden y no entienden que no entienden, el el que dice que nos gobernó, EPN y su Secretario de Relaciones Exteriores (sic), el tal Videgaray.
El primero, cada que tiene ocasión y cada que puede, habla de sus grandes ’logros’ en este sexenio, los cuales sólo el ve y nadie más; y el otro -más bien ambos-, otorgándole ’El Águila Azteca’ al yerno de Trump, lo que sencillamente es una aberración más de este gobierno que por fortuna ya se va. Tantos científicos, antropólogos, historiadores y académicos que han hecho muchas cosas por nuestro país y ahora nos salen con esto.
De verdad empezaron muy mal y terminan peor.
TRES. Ya hemos mencionado que los capitalinos parecemos mexicanos de segunda y los que manejamos auto con placas del DF, somos como de tercera. Siguen llegando infracciones sin ton ni son, mal redactadas, sin sentido y cuando quiere uno pagarlas no se puede obtener una línea de captura. Veo como desobedecen las señales y el reglamento de tránsito decenas de automovilistas con placas del Estado de México y, claro, no les pasa nada, pero los que traemos placas citadinas, somos clientes asiduos de la Tesorería. Y la verdad eso debe de cambiar.
Otra cuestión es que la ciudad es un hervidero de baches, topes y hoyos por donde quiera, esperemos que ahora las flamantes alcaldía tomen cartas en el asunto.
Igual se pediría muchas mejores en la seguridad pública, y sobre todo mejorando la imagen de los policías, porque de pronto el pueblo toma partido por los ladrones y asesinos, pero casi nunca por los guardianes del orden, lo que habla muy mal de las autoridades de hasta arriba, quienes no han tomado cartas serias en el asunto.
CUATRO. Todos a ver la unción de AMLO como presidente de la República y a poner atención a sus mensajes. El país debe cambiar y hoy es ese momento histórico que empezamos a vivir. ¡Viva México! ¡Viva el pueblo!

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

* Arturo Trejo Villafuerte nació en Ixmiquilpan, Hgo., en 1953. Es egresado de la FCPyS de la UNAM. Ha ocupado diversos cargos en instituciones culturales y ha sido editor de varias colecciones y revistas literarias. Sus más recientes títulos publicados son: De Neza York a Nueva York. From Neza York to New York. Una antología de poesía de la Ciudad de México y la Ciudad de Nueva York. A bilingual anthology of the poetry of Mexico City and New York City (antología, Ed. Cofradía de Coyotes, México, 2015. 220 pp), Escobas de fuego. Historias de brujas, (antología, Ed. Cofradía de Coyotes, México, 2016. 126 pp.), Amores chapingueros (antología, Ed. Cofradía de Coyotes, México, 2016. 126 pp.), Respirando por la herida (Ed. Cofradía de Coyotes, México, 2017. 94 pp.), Ret(r)azos (Cuadernos de Pasto verde, Orizaba, 2017. 34 pp.), incluido en La medusa dual. Antología bilingüe español portugués (Selección poética de Fernando Reyes Trinidad y traducción al portugués de Leo Goncalves (Ed. Cisnegro, México, 2017. 112 pp.), Balbuceos (Cuadernos de Pasto Verde, Orizaba, 2018. 34 pp.), Dieciocho inútiles poemas de amor para ti, para ella o para nadie (Ed. Cofradía de Coyotes-Villafuerte, México, 2018. 30 pp. Serie Folletín Dorado No. 4) e incluido en el volumen colectivo Chapingo recvuerda. A 50 años del Movimiento Estudiantil en México 1968 (Ed. STAUCh, México, 2018. 174 pp.). Actualmente es profesor investigador de la Universidad Autónoma Chapingo y miembro del IISEHMER de la misma institución. Colaborador asiduo de la revista Molino de Letras y todotexcoco.com.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor