1

1,727 vistas

Mayo 11, 2019 12:40 hrs.

Carolina Veiga › Megaopinion

Salud Internacional › USA


Una joven de 24 años originaria de Noruega falleció esta semana después de ser infectada de rabia por una mordida de su perro rescatado en Filipinas.

Birgitte Kallestad estaba de vacaciones junto a amigos en Filipinas el pasado febrero, y encontrando al perrito abandonado en una carretera durante un paseo de moto, se conmovió y decidió llevarlo.

Ella puso al perito en una cesta y lo llevó a su casa, lo baño, lo curó de las heridas que tenía hasta que se recuperó por completo. Pero no pensó primeramente en las vacunas esenciales.

Meses más tarde, con el perrito poco más grande, empezó a mordisquear todo como todos los cachorros lo hacen, y en eso también jugando le mordía los dedos.

Durante su regreso a casa en Noruega se sintió mal y tuvo que ser llevada a un hospital para cuidados intensivos. Pero no resistió y se murió el último lunes por la noche según informes de su familia.

La enfermedad les cuesta la vida cada año a 59 mil personas en todo el mundo se acuerdo con la Organización Mundial de la Salud.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor