1

5,576 vistas

Enero 18, 2019 20:39 hrs.

Sócrates A. Campos Lemus › diarioalmomento.com

Política Nacional › México Ciudad de México


La verdad, comentaba con algunos de mis amigos que al cumplir para el 13 de septiembre de este año los 75 años, he pensado, cuando menos, reunirme con un grupo de ellos en mi casa, con una comida normalita, con chupe de mezcal y algunas botellas de ron y cerveza y aguas frescas y no porque en realidad le haga al ’embozado’ ni porque tenga conciencia de que estamos en una etapa de ahorro, finalmente, en mi caso, siempre he estado en esa etapa porque no soy un hombre que persiguió la riqueza ni me llenó la ambición por las cosas materiales, mi equilibrio en la vida ha sido la medianía de cualquier mexicano trabajador, así que estoy dispuesto a hacer la celebración para los 75 años en Oaxaca y puedo invitar a mis amigos a que lleguen a esa celebración modesta pero amigable y fraterna donde me doy cuenta que al final de cuentas, las velas costarán mucho más que el pastel, pero ese es el pasar de los años, a lo mejor no llegan muchos de los amigos que ya no tienen fuerza ni humor para este tipo de reuniones, pero estarán en el corazón y en los recuerdos buenos, así que me voy preparando y ahorrando para poder festejarme por vez primera después de muchos pero muchos años de no hacerlo…y otra aclaración: ya estamos muy viejos para perder amigos por pendejadas…

A lo largo de mi vida he tenido la alegría de conocer a mujeres fuertes, valientes, talentosas, humanas, nobles, sencillas, humildes y grandes, la vida me permitió conocerlas de fondo y de forma y, no hay duda que he recibido de ellas grandes lecciones que me han permitido salir adelante y, sobre todo, conocerme interiormente, porque si algo tienen las mujeres es que nos dan lecciones de amor, de paciencia y de constancia y es así que mi madre, Clementina, jugó un gran papel en ello, mi abuela Rosalía, sin duda, nos dejó grandes lecciones de serenidad, de amor y valentía para sobrevivir en condiciones nada fáciles

Y lo que es la vida, también el día miércoles, tenía que participar en un programa de televisión que se llama : LOCUTORES EN ACCIÓN y es el programa de la ASOCIACIÓN NACIONAL DE LOCUTORES DE MÉXICO, QUE DIRIGE LA DRA Rosalía Buaúm Sánchez Y, EN ESTE PROGRMA, EN LA SECCIÓN CONDUCIDA POR MI ESTIMADO AMIGO Y COMPAÑERO, Julio Jiménez, tuvimos la oportunidad de sostener una charla maravillosa con Adriana Gallardo, una empresaria del ramo de seguros y motivadora social de Los Ángeles California, EUA, salió de Mexicali a los 18 años y superando idioma, discriminación, presiones, intereses económicos, culturales y sociales, logra imponerse gracias, nos comenta, a que jamás dejó de creer en sus sueños ni se doblegó ante los conflictos y problemas de la vida, nos dijo: ’como mi madre me aconsejó: Llegué porque quiero y porque quiero puedo’, con una gran confianza interior, explicando que ella no combate los miedos sino que los enfrenta porque es la forma de superarse. Adriana Gallardo, viene a México, su tierra y sus raíces que le dieron fuerza y alas de libertad para recibir un doctorado Honoris Causa y con profunda alegría nos dice que ella jamás ha dejado de creer y de sostenerse con su familia, que su familia está por encima de todo y es la cimentación de su vida y de su éxito y por eso, sus tres hijos, han recibido el español como lengua materna y el inglés, sin dejar de profundizarles en la historia de México y en el respeto de sus tradiciones, porque ahora, está empeñada en brindar a las mujeres mexicanas las experiencias de vida que le han servido para superarse moral, social y económicamente en un país que le abrió los brazos y al que tiene gran agradecimiento, sin dejar de apoyar y servir a los migrantes que llegan a EUA para orientarles y brindarles apoyo y conocimientos para que puedan resolver los avatares de la vida en un pueblo de cultura distinta, de alimentación diferentes, de discriminación en algunos lados, de marginación, y para superar eso, hay que forjarse con valores y los valores le dan los conocimiento de vida que les permitirán avanzar en sus sueños y lograrlos, porque el éxito se mide por los hechos, no por las palabras….Como sostenía Benito Juárez: Júzgueseme por mis hechos, no por mis dichos, mis dichos son hechos…’

Seguramente, en una sociedad ’machista’, no es sencillo imponerse en igualdad de condiciones, miles de años han mostrado de una u otra forma el que las mujeres han sido vitales para el desarrollo personal y para la humanidad, la familia ha sido importante en este camino y debe ser muy difícil para las mujeres el atender casa, familia y trabajar cuando no cuentan con los apoyos de los demás miembros de la familia, por ello, en mi caso personal, doy gracias a Doña Clementina, mi madre, el que nos haya educado para también participar en las labores de casa, limpiar, cocinar, atender, en fin, los cambios que vemos hoy en día en nuestro país tienen una base moral y ética y esto implica, primeramente, el respeto a nosotros y a los demás y en ello va implícito el respeto a las mujeres y el entender que ahora, también, ellas participan en el proceso económico y que requiere del esfuerzo común de la familia; buenas lecciones de vida y, por ello, las que dieron la estabilidad a la sociedad son las mujeres y descubren la agricultura para el bien de todos, hay que agradecerles mucho con respeto y amor…

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor