Concatenaciones

Fernando Irala


Navidad en México

Navidad en México




3,263 vistas

Diciembre 24, 2018 15:42 hrs.
Seguridad Nacional › México Ciudad de México
Fernando Irala › diarioalmomento.com

Finalmente llegamos a la Navidad.
Es la etapa postrera de un año en el que se produjeron cambios profundos en la vida de México, antesala de otros más que vendrán, y que ya enfrentan resistencias y dificultades.
A estas alturas, nadie sabe con exactitud lo que ocurrirá en los futuros meses y años, y lo mismo tenemos optimistas que piensan que es el inicio de una nueva era de justicia y felicidad, que quienes alarmados suponen que nos espera una dictadura conculcadora de libertades y empobrecedora de clases medias y altas.
Por lo pronto, llegó la Navidad.
Cada vez son más raras las tradicionales festividades de estas fechas, las posadas con sus peregrinos, piñatas, bebidas típicas y convivencia familiar y vecinal. El mundo actual las ha sustituido por las fiestas de oficina, generalmente encuentros alcoholizados, de intercambio de regalos, baile y fingida armonía laboral.
Y la Navidad, desde hace mucho, no es ya la espera del advenimiento divino, sino época de consumismo patrocinado, festividad de comerciantes en venganza de su expulsión bíblica del Templo.
Es también culmen de excesos de todo tipo, sobre todo de bebidas y comida. De subida de peso y de reto a la vida. Qué tanto es tantito, cuando se trata de los niveles de colesterol, la hipertensión, los triglicéridos, la glucosa. Mañana será otro día, y en unos días un año nuevo.
Pero ya estamos en Navidad.
Para muchos, es época de nostalgia y de recuerdo de amores y afectos perdidos: los que murieron –se nos adelantaron, se dice siempre con eufemismo--, los que nos abandonaron, o los que se encuentran lejos, en otra ciudad, en otro país, en otro continente.
Para algunos es momento de reflexión, de contrición, de promesa de ser mejores. Pronto vendrán los propósitos de año nuevo, las metas de lo que queremos y podemos ser. Y la incógnita posterior de si en realidad no queríamos o no podíamos.
Por lo pronto es Navidad.
Felicidades para usted y para los suyos.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor