1

3,592 vistas

Septiembre 11, 2019 22:01 hrs.

Carlos Ravelo Galindo › diarioalmomento.com

Entretenimiento Nacional › México Ciudad de México


Por ello la felicidad, claro que tiene muchos costos.
Desde muy pequeños súfren . Veamos.
Comienzan las clases y al niño en llanto le dice el profesor:
- Qué te pasa pequeño.
- Se me perdió el compás y mi mamá me va a matar.
- Tranquilo no es para tanto, no estés tan preocupado, agrega el maestro.
- Cómo no voy a estar preocupado. Mi hermana perdió la regla y la echaron de casa.
Nos quieren vender la idea que la inteligencia artificial será una maravilla.
Y tal parece que lo consiguen con las máquinas inteligentes, que vendrán a remplazarnos
Nos olvidamos que somos el mamífero que evolucionó dentro de la especie. Somos racionales y espirituales.
Nos emocionarnos con el amor, la empatía, la capacidad de tomar decisiones y llorar ante las pérdidas.
Desde la revolución industrial hasta el presente, el de la era digital, en México, se vuelven esclavos del trabajo.
Gastan más de lo que ganan, el salario no es suficiente para pagar las modernidades, hasta cinco años para pagar un carro y treinta para ser propietarios de una casa.
Por el incremento del trabajo productivo se agotan los recursos no renovables de la naturaleza.
Lo vimos hace unos días en el pueblo de San Gabriel Jalisco, el desbordamiento del río que inundó al pueblo por la irresponsabilidad de los que han comprado las tierras para sembrar aguacate, el oro verde en nuestro país.
La felicidad tiene muchos costos sostiene la doctora y escritora Rosa Chávez Cárdenas.
Añade que el materialismo domina a la espiritualidad, de manera que se trabaja arduamente para cubrir las necesidades de la cultura consumista en la que estamos inmersos.
El estrés laboral es la causa principal de enfermedades, en las grandes ciudades los obreros pierden horas para trasladarse al lugar de trabajo, laboran bajo presión, regularmente con bajos salarios.
De acuerdo con el Inegi de los 15 millones 500 mil jóvenes que tienen empleo en México, 80 por ciento no perciben el salario suficiente para mantener a una familia y el 50 por ciento carece de seguridad social.
Las condiciones de trabajo para los jóvenes se ubican entre las peores de OCDE. En cuanto a los hispanos que trabajan en Estados Unidos, también son explotados por no contar con residencia.
En cuanto al perfil de los que trabajan, un sector se conforma con tener un salario, prestaciones y antigüedad para una pensión.
En el otro grupo predomina el trabajo como búsqueda de eficacia, deseo de crecimiento económico y necesidad de reconocimiento.
Los empresarios, no se conforman con un salario, corren el riesgo para cumplir sus objetivos y su sueño, cuentan con varias aptitudes: deseo de superación, don de liderazgo, esfuerzo y motivación para sortear los obstáculos.
El emprendedor, no necesita estudios universitarios, aprenden en la práctica, se rodean de un buen equipo de especialistas en diferentes áreas.
Las historias de los grandes empresarios es una lucha de esfuerzo y deseos de superación, emprenden con una idea de negocio revolucionaria, innovadora, cuentan con ADN especial: ambición, perseverancia, sentido común y humildad para reconocer las fallas, no todo es perfecto.
El narcisista, el que se siente perfecto, no revisa sus errores, pierde el negocio o no crece.
Para que una empresa se vuelva líder se necesita, una idea innovadora.
Un ejemplo es Mark Zuckerberg, un buen programador que tomó la idea de sus compañeros en Harvard, al ver el negocio, se apropió de la idea, hoy se considera el creador y fundador de Facebook, y es uno de los hombres más ricos del mundo.
No podemos negar que el consumismo se volvió una dictadura y todos de una u otra manera estamos atrapados en sus redes: ya no se trabaja para vivir, sino para comprar.
El trabajo ya no se relaciona con la naturaleza, la granjita sustentable de las otras generaciones. La mayoría trabaja como esclavo, mentalmente, conectada y sometida a la lógica de las máquinas y las computadoras.
Para tener, dicen los que laboran en territorio norteamericano, todo lo compran a crédito.
En el disfrute de la vida, vale la pena reflexionar, dividir el tiempo: para dormir, aprovechar el tiempo libre y el placer de la intimidad con la pareja. Tomemos consciencia, podemos disfrutar los alimentos, construir el mundo a partir de lazos afectivos y responsabilizarnos por los problemas que aquejan a nuestro país y al mundo.
craveloygalindo@gmail.com

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor