¡No se vale mano negra!


Muy cuestionable y gris su paso por Hacienda, Desarrollo Social, Relaciones Exteriores y de nuevo Hacienda. No hay un solo hecho o acción que nos diga que tiene los tamaños y arrestos para llevar a cabo un gobierno bueno y eficaz ...

| Arturo Trejo Villafuerte* | Desde todotexcoco.com
¡No se vale mano negra!

Elecciones

Mayo 29, 2018 11:38 hrs.
Elecciones Nacional › México Estado de México
Arturo Trejo Villafuerte* › todotexcoco.com

1,342 vistas

UNO. Puede decir lo que quiera el doctor José Antonio Meade, pero sencillamente el halago en boca propia es vituperio. Después del debate él mismo se señala como el mejor, pero tendríamos que acotar con respecto a qué y por qué. No hay un parámetro válido pero sí muchas cuestiones que quedan pendientes y son fáciles de tijeretear: ¿es el mejor por sus 20 años de servicio público? Yo llevo más de 40 y eso no me hacer mejor ni peor en automático.
Muy cuestionable y gris su paso por Hacienda, Desarrollo Social, Relaciones Exteriores y de nuevo Hacienda. No hay un solo hecho o acción que nos diga que tiene los tamaños y arrestos para llevar a cabo un gobierno bueno y eficaz en plena época de terrible crisis. Y si suponemos que sí es capaz ¿por qué no lo ha hecho nunca antes? ¿Por qué no hay siquiera una actitud gallarda y viril de oponerse a algo o proponer algo al servicio del pueblo?
Sencillamente no hay nada. Y lo que propone a grandes pasos es más de lo mismo que nos ha recetado los gobiernos panistas y priístas de las que ha sido parte.
Imposible verle como una opción viable de gobierno. Un gobierno en ruinas y una nación en ruinas gracias a sus políticas nefastas, no podría ser bien aceptado por un pueblo ofendido, agraviado y humillado, por quienes nos administran y, se supone, buscan el bien común.
Hay muchos asuntos oscuros en su paso por la administración pública: en la SRE el dinero entregado a Josefina Vázquez Mota para apoyar a los migrantes y que nunca se supo qué pasó con el; en SEDESOL la llamada ’Estafa maestra’ y que ingenua o verdaderamente él no supo qué pasó con esos dineros que estaban a su cargo y en los de su antecesora Rosario Robles.
Como en el caso de Margarita Zavala, la peor recomendación posible para Meade son sus más cercanos colaboradores y antecesores: Calderón en el caso de la primera y el peñismo en el caso del segundo. Un gobierno desastroso con una buena cantidad de gobernadores en la cárcel, en espera de juicio o prófugos de la justicia, además de un EPN que no deja de hacer y cometer dislates tanto de hecho como de palabras, como ahora con los minisalarios mínimos congelados.
El que dice que nos gobierna realizó un gobierno dedicado de y para sus cuates; y que está sumamente alejado de sus gobernados, lo que ha propiciado la crispación y el rencor social entre el pueblo.
Ahora Meade se vuelve agresivo y su actitud bravucona e insolente lo hace peor como persona y como político. La política debe de llevar por el camino de la conciliación, no de la confrontación y por lo visto no lo ha entendido. ¿Sería el caso de otro presidente que no entiende que no entiende?
Además no se ayuda nada con pronunciamientos que ni siquiera tienen sostén: ’Nestora Salgado es una secuestradora’, ’Estoy del lado de las víctimas’, ’No estoy en contra de ella sino de López Obrador’. Se vuelve juez y de manera inmediata, uno piensa en los hechos concretos donde ha fallado y sigue fallando el sistema que representa Meade: en Guerrero hay pobreza y marginación, campo propicio para el florecimiento de la delincuencia y ahí surgen las defensas populares, las policías comunitarias, quienes hacen lo que el estado no hace: cuidar a los ciudadanos, protegerlos. Eso hizo Nestora y luego fue tramposamente inculpada y estuvo en prisión durante casi tres años. Un juez declaró improcedentes los cargos y recibió su libertad. El priista, en el debate, ni siquiera tendría el por qué mencionar este caso particular, porque de su lado hay legión de priista que tiene cuentas pendientes, verdaderas, con la justicia, auténticos delincuentes y no luchadores sociales. La diferencia al parecer no la nota el doctor (sic) Meade.
DOS. Ricardo Anaya fue puesto en su lugar por AMLO de manera certera y contundente: cuidado con las carteras. Es falaz y demagogo. Usa las mentiras de manera persistente porque sabe que las mentiras repetidas se vuelven semi verdades, según el saber y entender del encargado de la propaganda de Hitler, el doctor Goebbels. Tiene, pese a su juventud, mucha cola que le pisen y en cualquier momento se lo harán saber y ver, según dependa de sus metidas de pata y sus bravuconerías de chavo de barrio bravo. Por lo pronto, si lo tienen cerca hay que tener mucho cuidado con las carteras.
TRES. Mientras tanto siguen los crímenes por todos lados. La violencia en todo su esplendor y que sigue viento en popa contra todos: estamos peor que en una guerra. En las guerras existe los frentes, donde se libran las batallas, pero en México por todos lados caen muertos y heridos, policías, soldados, marinos, sicarios y sobre todo civiles, mujeres y niños. Violencia desatada acaso por ellos mismos -el sistema, el estado, el gobierno- para invocar la Ley de Seguridad Interior y permitir el uso irrestricto de las fuerzas armadas en las labores de policía, pero también en las de represión contra quienes protesten por el fraude largamente anunciado o por las condiciones terribles en que dejan al país los gobernantes que se van.
Ah, pero eso sí, el que dice que nos gobierna y su ineficiente secretario de Relaciones Exteriores, el canciller que vino a aprender, están muy preocupados por lo que sucede en Venezuela, olvidándose de una máxima de Benito Juárez (’Entre los individuos como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz’) y dejando de lado la Doctrina Estrada que tanto prestigio nos dio como nación soberana y respetuosa de las decisiones de los demás países. Ahora somos los sirvientes de los Estados Unidos y, pese a las maledicencia del presidente Trump, hace causa común con éste para condenar a la hermana República de Venezuela, alegando que sus elecciones no fueron ’libres ni transparentes’, como si las celebradas recientemente en el estado hubieran sido realizadas en esa forma.
Sin ninguna duda el gobierno de EPN es un gran candil de la calle y plena oscuridad de su casa. Pide el que dice que nos gobierna en una reunión de la CoNaGo, que pese a las diferencias partidistas, todos los gobernadores trabajen por el bien de la democracia, aunque él es el primero en no guardar las formas ni los fondos, que son básicos en la política. Obvio que nunca ha leído a Don Jesús Reyes Heroles, ni a otros tantos ideólogos de su partido, que han existido. La ignorancia cuesta mucho y estamos en medio de muchos ignorantes.
CUATRO. Mientras tanto, lo repetimos, EPN sigue cometiendo yerros, exabruptos de todos tipos, tanto orales como en los hechos, y se sigue llenando la boca pidiendo que reconozcan lo que no ha hecho ni logrado: un sexenio oscuro y mediocre, de cuates para cuates, con negocios pingues para los amigos y sufrimiento y desasosiego para el pueblo.
Sus Reformas Estructurales (sic), sólo han causado malestar entre la población, hartazgo y desatado una inflación como hace muchos sexenios no se veía.
Su dedo señaló a José Antonio Meade y ese mismo dedo es la peor recomendación para un candidato ciudadano (sic) que no es del PRI y que finalmente no pinta para ningún color ni lado. Por lo visto lo pusieron para perder, aunque claro que ya echaron a andar la gran maquinaria de la compra de votos a su favor: el dinero y las canonjías corren a raudales y por todos lados.
El grupo en el poder, la mafia no quiere perderlo y está haciendo todo lo posible porque las cosas sigan inalterables, aunque están divididos entre sus dos candidatos: (C) Anaya y Meade, el gris, quienes coinciden plenamente en ofrecernos más de lo mismo ¿alguien en su sano juicio votaría por ellos, cuando el camino por el que nos conducen y ofrecen es ir al auténtico caos?

——————————————————————————


* Arturo Trejo Villafuerte (Ixmiquilpan, Hgo., 1953) es egresado de la FCPyS de la UNAM. Sus más recientes títulos publicados son: De Neza York a Nueva York. From Neza York to New York. Una antología de poesía de la Ciudad de México y la Ciudad de Nueva York. A bilingual anthology of the poetry of Mexico City and New York City (antología, Ed. Cofradía de Coyotes, México, 2015. 220 pp), Escobas de fuego (Historias de brujas), (antología, Ed. Cofradía de Coyotes, México, 2016. 126 pp.), Amores chapingueros (antología, Ed. Cofradía de Coyotes, México, 2016. 126 pp.), Ret(r)azos (Cuadernos de Pasto Verde, Orizaba, 2017. 34 pp.), Respirando por la herida (Ed. Cofradía de Coyotes, México, 2017. 94 pp.), incluido en La medusa dual. Antología bilingüe español portugués (Selección poética de Fernando Reyes Trinidad y traducción al portugués de Leo Goncalves (Ed. Cisnegro, México, 2017. 112 pp.) y Balbuceos (Cuadernos de Pasto Verde, Orizaba, 2018. 34 pp.). Ha ocupado diversos cargos en instituciones culturales y universitarias, además de ser editor de varias colecciones literarias. Actualmente es profesor investigador de la Universidad Autónoma Chapingo y miembro del IISEHMER de la misma institución. Colaborador asiduo de la revista Molino de Letras y todotexcoco.com.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor