1

2,406 vistas

Febrero 20, 2019 22:09 hrs.

Carlos Ravelo Galindo › diarioalmomento.com

Entretenimiento Nacional › México Ciudad de México


Ahora que está en boca de todos la seguramente nueva central obrera de Napito, vale la pena leer el artículo del colega y maestro Héctor Murillo.
Explica cómo la iglesia configuró sindicatos.
En su texto ironiza sobre el estado de cosas, puesto que cambiaron los antiguos nombres de cofradías y congregaciones por el flamante de sindicatos.
Pero en la lucha de clases, creó la necesidad de esos organismos obreros como el medio más próximo para la defensa de los débiles.
’Los sindicatos católicos tienen como arma principal la resignación’…
’Ocurre a veces que debe optarse entre dos libros de temas parecidos como es el caso de La Cruz sobre el Cetro.-La política de la Iglesia en México, de Francisco Gómezjara y Arturo Gillemaud, o México y el Vaticano.-Breve reseña Histórica, editado por la Cámara de Diputados, cuando el Presidente del Comité de Asuntos Editoriales, era encabezado por el sólido historiador y diputado Vicente Fuentes Díaz, de la LVII Legislatura, quien lo imprimió en los Talleres Gráficos de la institución.
Ahora bien, una vez establecidas las relaciones entre nuestro país y el Vaticano, se hizo necesaria una reforma constitucional, y entonces destacó un trabajo del ideólogo José Francisco Ruiz Massieu, asesinado cuando ocupaba la secretaría General del PRI y padre que fue de la actual presidenta, Claudia Ruiz-Massieu.
Él hizo la remembranza de las etapas: Colonial, caracterizada por el debate sobre el Real Patronato de Indias, la oposición de ambas esferas en la etapa liberal juarista; luego la lucha sobre la soberanía del Estado, y la franca confrontación de la jerarquía religiosa a la Carta de Querétaro de 1917, propuesta por Venustiano Carranza y modificada por los diputados Constituyentes; y finalmente a ’un entendimiento de facto que desactivó la querella –que había llegado (antes) a la cristiada- pero conculcó la Constitución.’ (Revolucionaria de 1917).
Correspondió al presidente Carlos Salinas de Gortari realizar los cambios que habrían de dar nueva fisonomía a los vínculos Estado-Iglesia.
La transformación era indispensable. La situación del divorcio estatal-confesional no podía continuar indefinidamente.
También el tomo de Fuentes Díaz incluye otro ensayo histórico de Joaquín Ramírez Cabañas, publicado antes por la Secretaría de Relaciones Exteriores: ’Las relaciones entre México y el Vaticano.
craveloygalindo@gmail.com

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor