1

1,840 vistas

Septiembre 27, 2019 09:01 hrs.

Sócrates A. Campos Lemus › diarioalmomento.com

Política Nacional › México Ciudad de México


En los gobiernos hay muchas cosas de las que no se quiere hablar, son temas candentes, preocupantes, se dijeron cosas y salidas en los procesos electorales y a la hora de cumplirlas pues no se puede o no se quiere, pero el caso es que temas como la inseguridad y la economía siguen siendo temas que se tocan poco en el actual gobierno, se le terminó el tiempo donde le podía colocar los defectos y las crisis a los anteriores, se habló de que se terminaba con el neoliberalismo pero se siguen instrumentando políticas neoliberales y de mercado, se afinan las relaciones con los grandes empresarios y financieros y se opera con el ánimo de socializar la riqueza pero en los discursos no en la realidad, se dice que el cambio en cuestiones de seguridad se darán por medio de la conciencia de las madrecitas que pueden regañar a sus hijos y demandarles que se porten bien, mientras en la realidad los malandros siguen secuestrando, asesinando, descuartizando, robando, atracando a todo el que ande cerca de su espacio de ’ trabajo’ y con el cuento de que también son pueblo y de que roban o delinquen por necesidad pues no se les debe de tocar, mientras ellos si sacan las macuarras y acribillan a los ciudadanos inocentes a sus cómplices o enemigos o a los policías o militares que se atraviesen mientras ellos cobran las cuentas, pues siguen extorsionando y cobrando los impuestos de la mafia por medio del cobro de derecho de piso que vine como costumbre de cuando en los tiempos del neoliberalismo los funcionarios de mercados cobraban el derecho de piso dizque por dejarlos trabajar en las calles y no levantarles la mercancía que distribuían y estando protegidos por los dirigentes de comerciantes ambulantes pues no podían hacer nada más que cobrar ese derecho de piso que sustituyó la mafia para cobrar lo suyo…

Me parece que la visión idílica del presidente en cuanto a la inseguridad y su forma de combatirla es de buena fe, pero insisto en que los caminos al Infirmo están empedrados de buenas intenciones y así, a lo mejor, el presidente cuando se habla de los grupos y mafias y pandillas que se introdujeron al país acompañando a los inmigrantes que buscaban pasar a los Estados Unidos no quiere ni hablar porque piensa que se debe arropar a los centroamericanos que llegan al país con el fin de cruzar a los Estados Unidos porque es una obligación moral de los ciudadanos de cualquier parte y pues eso lo entendemos, pero parece que no se dio cuenta de que entre esos miles de hondureños, guatemaltecos, salvadoreños, nicaragüenses se vinieron infiltrando los grupos de la mafia local de cada país y los grupos de pandilleros que tienen incluso una red internacional con la que operan en muchas partes del mundo, así, protegidos por policías corruptos y por sus socios o cómplices nacionales se vinieron a establecer en muchos estados, en sobre todo los estados del Sur, por ello cuando habla uno de lo que sucede en Tapachula o en Chiapas, por ejemplo, el presidente no quiere ni escuchar las historias de horror y de tragedias que viven los mexicanos que están en la zona incluso porque ahora son parte de los extorsionados, secuestrados, robados y asesinados por esos grupos de pandilleros incorporados a la mafia mexicana que tienen su origen en las pandillas y grupos mafiosos de sus países de origen, así que con el cuento de que son indocumentados que pasan por el país pues no se les puede tocar ni detener a pesar de los muchos delitos que vienen generando en todo el territorio nacional.

En Oaxaca, por ejemplo, se ven ahora delitos mayores que son generados por esos grupos y es lógico que las policías no tienen ni idea de donde son y quiénes son y dónde se encuentran, por ello, los delitos van a la alza y los policías pues si no a la baja en la pendeja total, es la realidad. Muchos sistemas de robos a casas habitación, robos a bancos y cuentahabientes, robos callejeros, de vehículos se generalizan además de los secuestros y de las confrontaciones para ocupar sus territorios donde ellos son los amos para la distribución de drogas, tráfico de armas y gentes y ahora el control de bienes inmobiliarios y operaciones financieras e incluso manejo político en algunos lugares y como no hay registros y no se conocen dónde operan, pues los policías solamente dan golpes de ciego y andan mejor en las transas y las complicidades o en los niveles de corrupción totales, el caso es que los ciudadanos están en la indefensión y en el horror y el terror que imponen los nuevos pandilleros centroamericanos en toda la región…Ellos llegaron para quedarse y aliarse con los grupos delictivos nacionales primero como ayudantes y sicarios y ahora, en muchos sitios, como patrones, ellos mandan y ellos controlan e incluso en muchos casos apoyados por las autoridades de migración que les brindaron apoyos en sus primeros momentos, es decir, usamos recursos públicos para que los delincuentes fuereños lleguen y se establezcan en el país y sigan con la inseguridad marcando los tiempos del nuevo gobierno, en muchos sitios hay desconfianza y molestia contra los nuevos operadores de la política de AMLO porque como no conocen pues dejan hacer y dejan pasar o de plano los usan para sus fines políticos y de control y operaciones financieras y de grupos de choque. Por ello creemos que AMLO debe entender que hay cosas que, como no conoce, cuando menos debe preguntar a los que saben para tomar determinaciones y no mantenernos en el limbo con las operaciones abiertas de los mafiosos en todo el territorio nacional, usando a nuevos ayudantes, sicarios y operadores financieros que no son ni conocidos por las autoridades nacionales porque los servicios de inteligencia andan en otros sitios menos en los que en verdad ocupan.

En algunos sitios se comenzarán a ver confrontaciones contra los inmigrantes que están agrupados en sus lugares y con su organización política y delictiva, comienzan las luchas de poder y de control de territorio y de zonas para la explotación de sus ’negocios’, así que las confrontaciones étnicas darán mucho de qué hablar y dejarán muchos muertos en el camino…

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor