1

385 vistas

Mayo 01, 2019 11:03 hrs.

Sócrates A. Campos Lemus › diarioalmomento.com

Política Nacional › México Ciudad de México


NO es que utilice los autobuses para movilizarme por la ciudad, no, no podría con los problemas que cargo en la locomoción y por razones de edad, la realidad es que me gustaban los camiones allá en mis años mozos, cuando tomaba el que salía por la calle de Cuba hasta Tacuba y viajaba a las calles de Mar Mediterráneo, frente al plan Sexenal, donde estaba la escuela pre vocacional tres, cerca del Colegio Militar y de la Escuela Normal Superior, por ahí, de pronto, para ahorrar lo del camión me regresaba caminando para poder llegar a un sitio por San Cosme donde vendía unos cocteles de camarones que me encantaban, después, desde la primaria, me gustaba vender chicles de esos de cajita que se vendían a tres por veinte centavos y se ganaba uno un promedio de un peso cincuenta centavos por cada caja de cien, pero, además, en subidas y bajadas en los camiones uno llegaba a su destino sin pagar el pasaje, por esa razón tuve mucha comunicación con los choferes a los que conocía y platicábamos, así me enteraba que de pronto se subían al camión varios sujetos que eran los ladrones y carteristas, los dedos de seda, los que ’te roban los calcetines sin quitarte los zapatos’ y muchos de ellos no amenazaban a los choferes, simplemente, incluso, al termino de las jornadas les participaban algo de sus botines, ahora, las cosas son distintas, la violencia es clara en los asaltos en los vehículos de pasaje con una violencia increíble, innecesaria, brutal, y hoy en día, también, esos grupos de lacras, organizados y protegidos por los mismos policías exigen a los choferes y a sus dueños el famoso ’pago de piso’ o, les dan piso, les agreden o los amenazan y así ellos además de lo que tienen que desembolsar en pagos y multas y mordidas, hoy, tienen que sacar dinero para dar a los lacras y rateros y es tal el nivel que en muchas rutas se habla ya de llegar a los paros como ahora lo hacen en Monterrey, y esto generaría un enorme conflicto, porque el transporte, además de ineficiente, caro y lento, de tener por el paro sería un gran golpe al transporte de los jodidos, los ricos andan en carros privados y su mayor riesgo es que les roben partes cuando se estacionan en calles o de vez en cuando los robos directos en horas pico donde el tránsito es muy pero muy lento y congestionado.

Todos los días se contabilizan cuando menos más de cincuenta asaltos en las calles de la capital, pero en realidad, por cada uno que denuncia o se queja, pues hay cuando menos otros diez que no lo hace y el resentimiento es brutal, de tal suerte que en muchas calles existen los grupos de defensa contra la delincuencia y se llega a detener a los malandrines y cuando menos les golpean cuando la intención es matarles, lincharles, en una reunión de amigos alguno de ellos señalaba que lo que sucedía es que no hay valores ni educación y uno se pregunta valores si hay, pero no se aplican, y educación también, pero de nada sirve ser educado cuando a uno lo asaltan y roban con total impunidad, el asunto es que nos reímos cuando conocemos que en las líneas el metro van varios policías noqueados por los ’vagoneros’ que no solamente venden productos sino que, en muchos casos, son parte de los grupos de carteristas o de rateros que operan en las horas pico y si los que nos ’protegerán’ son noqueados, pues ya nos imaginamos que la fuerza bruta solamente la usan cuando no tienen rivales enfrente y la aplican contra ciudadanos inocentes y apendejados a los que amenazan y ellos, también, vestidos de policías, agreden y roban, así que existe ya una deformación de base, los policías son miles pero sin preparación ni capacitación y prueba de ello es que cualquier malandrín de barrio les ofrece grandes golpizas por cualquier cosa.

Si la capital y la zona conurbada será lastimada por un paro del transporte exigiendo que las autoridades garantícenla seguridad de los pasajeros y de los choferes y vehículos del transporte, tendremos un gran caos y las consecuencias podrían llegar a la violencia, a los saqueos y a mantener una situación de emergentica en la capital y para ello, no servirían de nada los cientos o miles de ’guardias nacionales’, porque al iniciar operativos la realidad es que ni siquiera tienen los protocolos de acción y esto provocaría demandas en Derechos Humanos y aceleraría las respuestas de la gente en su contra, imaginemos realmente que la gente no apoyaría a los agentes del ’orden’ sino que, más bien, se pondrían en su contra, porque los daños han sido brutales y diarios y el resentimiento social es enorme y hay que desquitarse y, cuando estos sucede, el mismo resentimiento social obliga a la gente a pelear contra la autoridad, no para apoyarla… esa es la realidad.

Hace algunos años policías y autoridades municipales y federales pretendieron ingresar a un grupo de vecindades en Tepito para decomisar los artículos de contrabando y robados o clonados que se distribuían en esa zona, hay fueron armados y claro, la organización de los tepiteños terminó por imponerse y los sacaron a golpes en medio del desprestigio generado en la acción donde perdieron las batallas, para remediar las cosas, se tuvo que pedir la mediación de grupos políticos que controlaban al zona y solicitarles que dejaran ingresar a las fuerzas de la policía y del orden para que se diera la información de que lo lograron y no fueran el hazme reír de la gente, así se hizo y se logró ingresar, sin confrontaciones, pero la realidad es que solamente era una forma de evitar mayores escándalos en contra de las policías y su incapacidad e ineficiencia.

Ante la amenaza del paro de transportes para exigir que se garantice la seguridad de los viajeros y eliminar al cobro de piso de los grupos criminales hay que actuar, no sé si la jefe de gobierno tienen contemplado la acción y tiene un programa para resolver el caos, a lo mejor algún iluminado dirá que hay que cambiar de choferes y colocar en su lugar a los patrulleros esos días para eliminar la amenaza de los malandrines en contra de los choferes y bueno, pegaría momentáneamente, mientras toman las fotos para promocionar el acto y la respuesta oficial, pero, después de eso, todo seguirá igual, los ciudadanos de a pie seguirán siendo robados, extorsionados, secuestrados y están al desamparo de la ley y al amparo de lo que dicten los mafiosos, así que pues, por ese lado, creo que ya perdimos la guerra de antemano, a menos que se aplique la fuerza y no se hagan los llamados a que e porten bien y a que las madrecitas les supliquen a sus hijos que se porten bien… pues eso es inocencia y, de inocentes, está lleno el infierno o viven en el mismo.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor