1

5,653 vistas

Octubre 22, 2019 08:10 hrs.

Sócrates A. Campos Lemus › diarioalmomento.com

Política Nacional › México Ciudad de México


Siempre he escuchado eso de que: ’EL PODER SE USA, NO SE COMPARTE’ y este es o era el esquema de manejo de los instrumentos del poder que cualquier presidente usaba para imponer sus condiciones o desarrollar sus políticas, y en tales condiciones, pues es lógico que veamos muchos malos resultados, porque no todos los presidente han sido hombres de visión al futuro ni hombres que dejan sus intereses y sus ambiciones en el ejercicio del poder. Se puede decir que el General Lázaro Cárdenas del Río, supo usar todos esos instrumentos de poder para poner una política diferente a la de anteriores mandatarios que no dudarían ni un segundo en eliminarle del poder o asesinarlo, si es que él no usaba todos esos elementos para controlarlos y mantener un orden nacional, y estoy convencido de que lo pudo lograr, por la sencilla razón, que era el primer presidente de la Revolución que se apoyó firmemente en las bases populares y les cumplía las promesas, por ello, incluso, pudo cambiar de nombre al partido y hacer el reparto agrario y la expropiación petrolera.

El fenómeno de Andrés Manuel López Obrador, es similar, cuenta con todos los elementos del poder, incluso los legales y los generados en las cámaras de diputados y senadores que mantienen mayoría, pero cuenta con que los demás grupos y partidos políticos, en la realidad, no existen como tales, los arrasaron y destruyeron en el proceso electoral, y es sin duda el presidente que no solamente goza de una alta aprobación, sino que cuenta con masas que él y solamente él, puede movilizar, incluso, en contra o favor de su propia organización política, y mientras no entendamos esto y pensamos como algunos que estamos ante una modificación del priismo o que se le imita en todo, estamos partiendo de un pésimo análisis, y por ello, las políticas generadas con el fin de limitar tal poder se van, mucho, allá, donde está su rancho en Palenque: ’la Chingada’.

El presidente Lázaro Cárdenas del Río tuvo que cambiar las formas y los fondos, estableció, y no le dieron importancia en el momento, porque pensaron que simplemente era una publicidad de campaña política, y que después, todo seguiría igual, cuando publicó el Plan Sexenal, y después, apoyándose en el ejército y los maestros, lograba establecer las ligas con las masas que siempre habían sido engañadas y con promesas incumplidas sometidas al control, por ello, cuando comienzan las movilizaciones, incluyendo las movilizaciones obreras de los sindicatos y la formación de las grandes centrales de lucha obrera, se tiene la seguridad de controlar las masas, y puede dar un giro total a la peligrosa política de las promesas incumplidas que generaban la posibilidad de nuevas movilizaciones populares con violencia, y nuevos movimientos desestabilizadores en el país, así se eliminó esa posibilidad, y al igual que con AMLO, al llegar al poder y comenzar a ejercer el poder, convence a las masas, y ahora, le toca el tema de su organización política.

El asunto es que en este caso, la enorme votación se genera al margen de la política y organización de MORENA y se concentra en la figura personal de AMLO, con la condición de que los demás partidos se eliminan, y en la realidad política, no existen más que como siglas pero no como organización. Las masas encabronadas y desilusionadas de los anteriores manejos, se fueron, en masa, en favor de AMLO, y este fenómeno genera lo que ahora conocemos como el Tsunami AMLO, que destruyó a toda la política nacional, pero deja en su lugar a muchos oportunistas que le ’atinaron’ al pasarse en su apoyo a MORENA, no por convicción, sino por interés y oportunismo, por ello, el Movimiento se debe convertir en partido, y en tales momentos, salen a relucir ese tipo de conflictos y problemas, porque al final de cuentas, muchos de sus actuales militantes y seguidores de AMLO, vienen del PRI, PAN, PRD y algunas organizaciones menores incluyendo, en su nivel de poder, a diputados y senadores y algunos y algunas figuras de ornato que ahora, toman fuerza y creen poder controlar, porque se les brindó entrada, porque sus familiares eran hombres de mucho poder económico o venían recomendados y recomendadas por los ’intelectuales orgánicos del morenismo’, pero, fundamentalmente, porque se les recomendó por sus dotes económicos, y esa parte era importante para convencer a muchos de que, AMLO, no traía intenciones comunistas ni venezolanas, sino que podía convivir con el capitalismo, siempre y cuando, no se denomina neoliberalismo, y para cambiar de nombre, pues a los grandes capitalistas les vale, siempre y cuando no les cambien las reglas del juego, y ellos, sigan teniendo enormes negocios al amparo del poder y con el poder, cosa que sigue siendo en la actualidad.

Sin duda, para cambiar la organización política, se deben cambiar organizaciones ’institucionales’, por ello, ahora, están enfocadas en las organizaciones sindicales, las cuales tienen control pero no prestigio ni confianza de sus agremiados, pero tienen las siglas y el reconocimiento legal, por ell, la mejor forma es de eliminarles del control y del poder es por medio de la movilización de sus bases, de tal suerte que no se llegue a los extremos y la violencia y confrontación. Si hay que votar y llevar a los obreros a que voten en secreto y en libertad por sus dirigentes, y en esto tendrán que establecer escuelas de cuadros de alto nivel que logren convencer a las masas para mostrar que son otros tiempos y otras condiciones, que les pueden beneficiar, si no hay eso de los beneficios económicos, las masas obreras, como otras cualquiera que no tengan instrucción ideológica, se van para otros lados, así que, ahora, son los tiempos del cambio pero de la organización del partido MORENA y de las nuevas instituciones de control obrero y campesinas, y por supuesto, las de la clase media que son las más renuentes a aceptar las nuevas condiciones en el país… AMLO tiene el amor y la confianza de los muy ricos y de los jodidos del país. Pero sin duda tiene poder y movilización de masas y enemigos poderosos incrustados en su organización y fuera de ella que se convierten en peligrosas por su capacidad letal para defender sus intereses y ambiciones.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor