1

3,186 vistas

Abril 27, 2019 12:41 hrs.

Hernando Rocha - Espacio Web › espacioweb

Cultura Internacional › Colombia


Por decisión del Tribunal de Barranquilla los tesoros que transportaba el galeón español San José cuando se hundió en aguas del Mar Caribe, en cuyo lecho aun permanece, se mantendrán en condición de embargo, determinación con la que le dio un no al pedido del Gobierno colombiano en el sentido de que la medida cautelar adoptaba por el mismo despacho judicial, fuera eliminada.

El nuevo fallo fue adoptado por la Sala Octava de Decisión Civil de dicho tribunal de Barranquilla, ciudad ubicada a 700 kilómetros al norte de Bogotá, y donde se ratificó el de los tesoros que permanecen en el interior del galeón, siguen embargados.

La decisión se tomó en respuesta al pedido efectuado por el Ministerio de Cultura y la Agencia de Defensa Jurídica del Estado, despachos que a nombre del Gobierno de Colombia interpusieron una medida con el objeto de dejar sin efecto la medida cautelar proferida por el mismo tribunal el pasado 29 de marzo.

En su nuevo pronunciamiento, el Tribunal denegó la solicitud de aclaración y/o adición del pasado auto elevada por el Procurador 13 Judicial II para Asuntos Civiles de Barranquilla.

En la decisión proferida el 29 de marzo, el Tribunal de Barranquilla había ratificado a la firma norteamericana Sea Search Armada (SSA) como propietaria del 50% de los tesoros del galeón San José.

Esta vez, la decisión fue tomada por el magistrado Abdón Sierra Gutiérrez y sería la segunda en menos de un mes que toma el Tribunal de Barranquilla sobre este tema de interés nacional.
’Eso no es más que la garantía del cumplimiento de la sentencia de la Corte Suprema’, había dicho en su momento el abogado de la firma, Danilo Deivis Pereira.

En marzo pasado, el Tribunal de Barranquilla emitió una medida cautelar y en la que ratifica que la firma norteamericana Sea Search Armada (SSA) es propietaria del 50% de los tesoros que se encuentren dentro del galeón.

El pronunciamiento del Tribunal se dio en respuesta a una apelación presentada por dicha firma y en la que reclama sus derechos sobre la mitad del tesoro del galeón San José.

"Eso es no más que la garantía del cumplimiento de la sentencia de la Corte Suprema", dijo Danilo Deivis Pereira, abogado de la firma.

Manifestó que además el Tribunal Superior de Barranquilla asegura la satisfacción física o práctica de ese derecho en referencia al 50% de los tesoros en el galeón San José.

Con la vigencia de la medida cautelar de embargo el Gobierno no podrá celebrar ningún tipo de contrato para la recuperación de los tesoros que se encuentran en el fondo del mar, y de hacerlo la acción se considerará como un objeto ilícito ya que se estaría desconociendo la medida judicial emitida por el Tribunal de Barranquilla.

En el acto del Tribunal de Barranquilla se lee que ’siendo así, el mantener la medida cautelar de secuestro en esta situación particular es razonable, proporcional, necesaria y adecuada, dado que busca un objetivo legítimo’.

El secuestro de los tesoros fue decretado inicialmente el 12 de octubre de 1994,después de la sentencia de primera instancia, pero fue levantado el 31 de octubre de 2017 por el Juez Tercero Civil del Circuito de Barranquilla

El pasado 5 de julio de 2007, la Corte Suprema de Justicia había declarado a Sea Search Armada (SSA) propietaria del 50% de los tesoros transportados en el galeón hundido.

Con la determinación del Tribunal de Barranquilla, el Gobierno de Colombia sufrió un nuevo revés ante los tribunales locales en relación con el litigio que tiene con la firma norteamericana la cual reclama la mitad del tesoro del Galeón San José.

Aunque el lugar exacto donde se encuentra posado el galeón San José no se ha dado a conocer, informaciones de historiadores e investigadores lo ubican a una nueve millas o un poco más de la Bahía de Cartagena y a unos 600 metros de profundidad.

El tesoro que transportaba dicha embarcación de bandera española es de varios miles de millones de dólares y dicho naufragio es catalogado como uno de los más valiosos de la historia de la marina universal.

De acuerdo con el director del centro de pensamiento sobre mares y océanos de la Universidad Nacional, Antonio José Rengifo, ’la pelea por un galeón es cosa seria y puede durar años’ y manifestó que ’rescatar el San José en estos momentos es un problema tremendo para Colombia’.

El histórico naufragio del galeón San José que ocurrió en 1708 en un territorio desconocido, ubicado probablemente entre las Islas del Rosario y Barú. Su posible rescate ha desatado innumerables cuestionamientos en la opinión pública y política sobre los derechos internacionalizados que pueden tener sobre él.

Este ’bien internacionalizado’, como lo llama Rengifo en declaraciones hechas a la emisora Blu Radio, donde condensó unos periodos históricos en la época colonial de navegación marítima, los cuales fueron liderados por los españoles.

En 1982, la Sea Search Armada dijo que tenía la posibilidad de conocer la ubicación del galeón. Desde ese momento, en varios gobiernos colombianos, como el de Belisario Betancur y de Juan Manuel Santos, se presentaron diferentes conflictos jurídicos; uno con el Gobierno de España y otro con la empresa Sea Search Armada (SSA), además de los reclamos que podrían hacer los gobiernos de Bolivia y Perú.

El San José, hundido en un combate por navíos ingleses, era un barco insignia de la Armada española del siglo XVIII, que llevaba en su bodega varias toneladas de doblones, barras de oro y de plata, así como toneladas de joyas y piedras preciosas.

Enfrentamiento diplomático

La ubicación del lugar donde se encuentra el galeón San José, en cercanías de la costa de Cartagena de Indias, ha provocado de nuevo un leve enfrentamiento diplomático entre España y Colombia.

Hace unos meses ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, anunciaba que ambos países habían llegado a un principio de acuerdo para excavar la nave hallada en 2015. Sin embargo pocas horas después salió a los medios de comunicación Marta Lucía Ramírez, vicepresidenta de Colombia, quien desvirtuó esa aseveración y dijo: "Nada ha cambiado. El proceso se halla suspendido".

Uno de los deseos del gobierno español y que aspira a que se cumpla en realidad es el de que la operación de rescate del Galeón lo realicen conjuntamente las dos naciones, apoyados en la tecnología submarina española. No desea que esas labores las ejecute una empresa privada.

De acuerdo con documentos del Ministerio de Cultura de Colombia, se cree que el valor del tesoro del Galeón San José, hallado frente a las costas de Cartagena, podría llegar a unos 10.000 millones de dólares.

Fallo norteamericano

Una corte de Washington desestimó, en el 2011, las pretensiones de la empresa Sea Search Armada (SSA) y le dio la razón a Colombia, cuyo Gobierno argumentaba la prescripción del caso y la improcedencia de la acción judicial.

En 1979 Sea Search Armada SSA y la Dirección General Marítima (Dimar), en representación del gobierno de Colombia, firmaron un convenio para que la empresa norteamericana se encargará de buscar la embarcación española en las aguas colombianas. En el se estipuló que de ser encontrado su carga y tesoro se dividiría por mitad.

Tres años después la empresa estadounidense anunció que había encontrado la embarcación cerca de Cartagena. Sin embargó en el entonces presidente Belisario Betancur determinó que la parte correspondiente a la compañía sería del 5%.

Betancur argumento en ese momento de que Dimar no estaba autorizada para suscribir convenios sobre patrimonio nacional.


Especificaciones

El San José fue un galeón del Imperio español, construido en 1698 por el duque Arístides Eslava y la familia Eslava, en el astillero de Mapil en Aginaga, Guipúzcoa, España, con las especificaciones de Francisco Antonio Garrote por Pedro de Aróstegui.

Tenía tres puentes, dos cubiertas y estaba armado con 62 cañones. Pesaba alrededor de 1,6 toneladas, Contaba con 200 metros cúbicos de espacio para la carga. Al momento de su hundimiento por el disparo de un cañonazo de un barco británico el galeón español transportaba lingotes de oro, barras de plata, esmeraldas y otras joyas de contrabando.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor