1

1,404 vistas

Febrero 03, 2020 09:45 hrs.

Mario Andrés Campa Landeros › diarioalmomento.com

Cultura Nacional › México Ciudad de México


Sería bueno buscar una solución
Provinciana para una megalópolis

¡Urge control sanitario para más de 15 mil mujeres!
En 1865 existió el primer registro de prostitutas en México, y aunque eran sólo 468, el programa fracasó. Posteriormente en 1867 se trabajó con un reglamento que, reformado en 1872, permitió que las autoridades a través de los visitadores de burdeles, Emilio Trinidad Gamboa e Ignacio Bravo y Alegre, pudieran conocer hasta los estados de cuenta de las casas de asignación.
Sería interesante saber cómo el gobierno de la Ciudad de México, a través de todas las alcaldías, Cuauhtémoc, Tlalpan, Coyoacán, Benito Juárez, Venustiano Carranza, Gustavo A. Madero, etc., podrín realizar una acción similar en todas las casas de ’citas’, ’departamentos familiares’ y ’penthouse’, ubicadas en varias zonas de esta gran ciudad, que han operado impunemente durante mucho tiempo sin control alguno.
Desde la época de la Colonia, la prostitución fue clandestina y en el siglo XV cuando se toleró y aprovechó la existencia de casas de mancebía, incluso la corona española autorizó que se construyera un burdel para lo cual el Ayuntamiento de la Nueva España proveyó un terreno que estaba junto al mercado El Volador; en lo que ahora es la Suprema Corte de Justicia de la Nación…
Sin embargo, la población femenina avanzó, y para el siglo XVIII ya había más de 3.5 mujeres para cada hombre, lo cual motivó un incremento en los niveles de prostitución, ante la carencia de empleo para las mujeres.
Santa Anna intentó hacer un reglamento en 1855, pero fue 10 años después, cuando Maximiliano obligó a llevar un registro, mismo que actualmente se encuentra en el archivo del Instituto Nacional de Salud, en donde hasta 1867 ya se tenían registradas a 598 prostitutas.
De esta forma, los registros de las prostitutas, a partir de 1865, debería incluir nombre y fotografía, origen, edad y oficio previo, domicilio, categoría, de primera, segunda, tercera y la forma de trabajo, en prostíbulo, independiente o aislada y se les destino el Hospital de San Juan de Dios para su control.
Ahora deambulan miles de prostitutas deambulan por toda la ciudad libremente. Pero las líderes mandan, los ’chulos’ se ponen a mano con la policía y el gran negocio sigue extendiéndose…
¡Cosas Veredes, Chonito!

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor