Postigo

Puebla, la duda

José García Sánchez

Puebla, la duda

Temas clave / Opinión

Política

Diciembre 09, 2018 18:03 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
José García Sánchez › diarioalmomento.com

2,009 vistas

Si hay limpieza en las elecciones de Puebla que arrojan como resultado la victoria de la esposa de Rafael Moreno Valle, nunca lo pareció.


Desde que el Hotel M y M fue inaugurado se supo que el verdadero propietario era el gobernador, hotelito erigido con los ahorros del funcionario público. Ahí el 4 de julio encontraron a una centena de personas con paquetes electorales, actas, y papelería electoral que nada tenía que hacer en el lugar. Algunos de los implicados huyeron con boletas y algo más, nunca se sabrá qué era.


Este simple hecho debió obligar a repetir la elección, además de castigar a los culpables, pero no se hizo ni una cosa ni otra. De tal suerte que se daba por entendido que cualquier persona puede llevarse a su casa la papelería electoral días después de la jornada y no hay delito qué perseguir.


Eran los días de la complicidad evidente del INE con el PRI y otros partidos. No hubo problema alguno. La PGR determinó que los implicados en el suceso debían estar libres y sin mayor problema se le dio el triunfo a la coalición que encabezaba la esposa del ex gobernador.


Cualquier interpretación de estos hechos arroja como resultado la duda sobre el triunfo de Martha Alonso; sin embargo, una vez que Morena está en el poder es lógico pensar también que el Tribunal Electoral se ve presionado por el poder y debe dar una oportunidad más a Miguel Barbosa, candidato de Morena a la gubernatura de Puebla.


Lo cierto es que las dudas surgen de la población y se multiplican como hongos, partiendo de nuevo las opiniones en dos. El respeto a la práctica democrática queda atrás ante la pasión que provoca estar a favor o en contra de Morena, de López Obrador de la Cuarta Transformación. Palabras que dividen a más de 120 millones de habitantes, que tienen una preferencia política más allá de las simpatías físicas de los contendientes. Más allá de lo que los medios electrónicos traten de inducir como bueno o malo.


Si la elección en Puebla se repite fue porque Morena se impuso ante el tribunal; pero si no se repite la vieja política se impuso sobre la decisión del tribunal y deja las cosas como están.


La crisis de credibilidad no sólo se mantiene sino que crece. Los mexicanos se volvieron incrédulos de todo lo que tenga que ver con la administración pública. No creen en nada, y cuando creen no falta un acomedido que trata de especular sobre lo que puede pasar si sucediera tal o cual cosa.


Porque la especulación de los mal intencionados va dirigida a acrecentar la desconfianza de los poco informados. Porque la poca información, la alteración de los dichos y los hechos fue una labor propia de los regímenes anteriores emanada sobre todo de los enemigos políticos. Guerras contra correligionarios, contra los del otro partido, contra el funcionario enemigo. En esas batallas intestinas los medios fueron un arsenal importante, lo siguen siendo, pero cada día con menor penetración e influencia.


De tal suerte que si las elecciones se repiten en Puebla, y hay limpieza, quedará claro quién gana. Si no se repiten habrá dudas.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor